BOLETÍN INFORMATIVO MARZO 2017

Boletín en formato papel: BOLETÍN INFORMATIVO Nº 32

Boletín digital: pincha aquí.

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 28 de febrero de 2017

Queridos amigos:

Con la confianza de que todos os encontréis bien, llego a mi cita mensual. ¡Muchas felicidades a todos los que somos andaluces en el Día de Andalucía!

Este mes de febrero ha estado cargadito de actividades porque, aparte de lo habitual, hemos tenido algunas nuevas y otras extraordinarias. Una de las nuevas ha sido un Telar Vocacional que hemos comenzado a realizar con jóvenes de la zona. El Telar consiste en encuentros mensuales en los que se invita a profundizar en un tema concreto, sobre el cual se sigue reflexionando a lo largo del mes, hasta el siguiente encuentro. Es algo que llevábamos tiempo queriendo implementar, como Claretianas, a fin de ayudar a los jóvenes a situarse de manera madura en la vida, buscando el querer de Dios y, así, la propia felicidad. Este primer encuentro giró sobre el tema de “El encuentro con uno mismo, con los demás y con Dios”. No pudieron asistir varios jóvenes que estaban interesados y que se van a enganchar en el siguiente, pero, aun así, vinieron 25. ¡No está nada mal! Sobre todo, porque todos quedaron muy contentos, entraron muy bien en la dinámica y quedaron con ganas de más. Confío esta nueva actividad a vuestra oración, para que dé buenos frutos y tenga buenas repercusiones, no sólo en los jóvenes, sino también en los ambientes en los que se mueven. Hoy en día, tal como está todo y dada la superficialidad con la que la sociedad invita a vivir, es fundamental tener oportunidades para descubrirse uno a sí mismo, su verdadero ser, sus inquietudes… y tener herramientas que ayuden a vivir de un modo más auténtico, ¿verdad?39-telar

Por otra parte, en la escuela hemos empezado con las convivencias. Este año, por primera vez, las vamos a realizar con todos los cursos, incluyendo a los de Nivel Inicial, que tienen 3, 4 y 5 añitos. De hecho, la de ellos fue la primera. Esa y la de 1º y 2º las prepararon y dirigieron Aurimar y Gaby, de quienes os hablé en mi anterior carta. Ambas están siendo, con su gran creatividad y disponibilidad, una gran ayuda para la Pastoral. Para los muchachos es una novedad lo de las convivencias porque, hasta ahora, solo la habíamos realizado con un par de cursos. El hecho de salir del “recinto” escolar y de tener actividades diferentes es algo que les motiva mucho. Ahora estoy preparando las de los otros seis cursos, que las tendremos en el mes de marzo. 39-convivencias

En cuanto a la Pastoral de la Salud, la verdad es que este mes, como estoy con algunas cosas de la Congregación que me están llevando mucho tiempo, sólo he podido salir dos días a visitar enfermos. Eso sí, saqué un ratito para ir a ver a alguien muy especial para mí: la viejita Elodia. Quienes me seguís desde el principio la recordaréis. Es una mujer ciega a la que los dos primeros años de estar aquí iba a bañarla y ayudarla en lo que podía. Vivía de prestado en una casa del batey, pero, desgraciadamente, hace algo más de un año se encargó de ella otra gente que vive bastante lejos de aquí y, desde entonces, no había podido verla. Por fin encontré a la señora que la tiene acogida, me explicó cómo llegar a su casa y fui hace un par de semanas. Cuando llegué, Elodia estaba sentada en una silla, dormida. Me acerqué y le di un montón de besitos en la frente, como siempre fue mi costumbre. Se despertó sobresaltada y empezó a tocarme la cara gritando nerviosa: “Luna, ¿eres tú?”. Y es que, como en esta isla la gente tiende a tener apodos, ella hace tiempo que me llama Luna, porque dice que interiormente Dios la hace imaginarme así. 39-con-elodia

Os aseguro que fue un encuentro muy emotivo. Por supuesto, me preguntó por mi madre, por mi padre, por mi hermano, por las hermanas de la comunidad y por cada uno de los misioneros que han pasado por aquí a los que he llevado a conocerla. Es increíble cómo recuerda el nombre de todos. Y creo en sus palabras cuando me dice que sigue orando cada día por todos a los que le he encomendado. Esa viejita me robó el corazón desde el principio, y me quiere con locura. A todo el mundo le dice que soy “su madre”, que es como aquí llaman a la gente que se preocupa por uno. Es gracioso que alguien tan mayor (y no es la única) me diga que soy su madre, pero, más que gracioso, es algo precioso, por el valor intrínseco que hay detrás de sus palabras. Podéis creerme cuando digo que, para mí, es un auténtico regalo de Dios.

39-entrega-documentosPor lo demás, he seguido entregando los documentos haitianos que me han ido dando en la Embajada de Haití, con la correspondiente felicidad que supone para los afortunados. Y a los menos afortunados que siguen viniendo cada semana a ver si ha habido suerte, procuro repartir palabras de consuelo y esperanza. Ciertamente la situación está difícil. Dentro de la misma embajada, hay quienes me dicen que está habiendo problemas para hacer todos los pasaportes y que no se puede asegurar cuándo llegarán. Pero, por otra parte, hay quien me asegura que todos los documentos van a llegar. Se va acercando el tiempo en el que vence la residencia temporal de quienes se inscribieron en el Plan de Regularización y la gente se va poniendo nerviosa porque no llegan los pasaportes. Es complicado. Parece ser que igual se amplía el plazo, por aquello de que no han llegado los documentos y no es culpa de la gente, pero… ya veremos.

Ahora muchos están ansiosos por recibir su pasaporte, no ya para obtener la residencia dominicana, sino para irse a Chile. Es el boom del momento, porque se ve que hay mucho trabajo allí. Ya hay bastantes hombres y mujeres de los que he ayudado que se han ido para allá, con el equipaje cargado de esperanza, en busca de un futuro mejor. Otros, lo harán en cuanto puedan. Ojala tengan suerte y puedan salir adelante, porque el esfuerzo que supone dejar lo poco que tienen y, sobre todo, separarse de sus hijos, es duro.

El proceso de declaraciones de niños que han nacido aquí también sigue adelante. Ya estamos recogiendo los frutos de aquellos que fueron a declarar hace seis meses. No sé si os lo conté, pero los hijos de haitianos nacidos en el país después del 2010, si tienen todos los papeles en regla (son las declaraciones juradas con testigos que hago en la notaria), obtienen su acta dominicana en el momento. Pero los que nacieron antes del 2010 son sometidos a un proceso de investigación y, por eso, les dicen que hay que darles seguimiento en seis meses. Ahora estamos dando ese seguimiento a los que depositaron en junio, los primeros. Algunos ya la han conseguido y a otros les están poniendo más problemas, haciéndolos que vayan de acá para allá. Pero confío que todos lo conseguirán. 39-declaraciones-dominicanas

Como comprenderéis, esto está ocurriendo así, no sólo por el trabajo que yo hago, sino gracias a todos los que estáis detrás, apoyando económicamente y también con vuestra oración. Yo no podría hacer nada sin ese soporte. Por eso, ¡gracias una vez más, por lo uno y por lo otro! Dios lo premiará de alguna manera, porque estamos ayudando a hacer este mundo algo mejor, no os quepa la menor duda. En ese sentido, esto me recuerda una anécdota que me pasó el otro día. Resulta que una maestra de la escuela estaba contando lo que había oído a unas mujeres que estaban en la calle. Andaban criticándonos, como escuela, porque no teníamos inscripciones para sus hijos. La gente no se da cuenta que andamos sobrepasados y que no tenemos espacio para más alumnos… Pero, a lo que iba… la maestra contó después que una señora siguió con sus críticas amargas, esta vez ya expresamente referidas a mí, diciendo llena de desprecio: “y esa monja que no para de ayudar a ESOS haitianos”. Sinceramente, he de reconocer que el comentario me dio pena, porque el corazón de esa mujer está lleno de desprecio, y eso no es bueno. Pero, al mismo tiempo, en lo que se refiere a mí, me sentí muy alegre, ya que me vinieron a la mente las palabras de la Bienaventuranza: “Benditos vosotros cuando os injurien por mi causa”. Y es que… la Palabra de Dios sigue viva. Y experimentarla en mí me hace feliz.

39-con-idania-y-greisyBueno, aquí lo dejo. El próximo mes, más. Mañana comenzamos una nueva Cuaresma en nuestra vida. Ojala sea para todos un tiempo de mejorar, de acercarnos más al Dios de la Vida y a los hermanos que más nos necesitan. ¡Un abrazo para todos y cada uno!

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana

 

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 29 de enero de 2017

¡Hola a todos! ¿Qué tal?

Espero que hayáis tenido un buen comienzo de año y, aunque parezca que ya hace un siglo que pasaron las vacaciones de Navidad, pudierais descansar en esos días y disfrutar de la familia y seres queridos.

Como decía, me da la sensación de que hace mucho más tiempo del que realmente ha pasado, imagino que por la cantidad de vivencias que he tenido en estas últimas semanas. Empezando por hoy, os cuento que hemos viajado a San Pedro de Macorix, a visitar a Sandro y Alfredo, ¿los recordáis? Son esos dos hermanitos que quedaron huérfanos y que conseguimos que entraran en una institución que acoge a niños con ciertas características. Una vez al trimestre organizan “día de familias”, y nos es permitido ir a visitarlos, y hoy tocaba. Así que contraté una guagua y nos hemos ido los que cabíamos, solo catorce, entre adultos y pequeños. He llevado a los niños de las clases de alfabetización que ya estaban cuando ellos venían, y a algunas de las maestras. Fue impresionante ver las caras de alegría y felicidad que pusieron cuando nos vieron aparecer. Nos vieron a lo lejos y echaron a correr hacia nosotros para darnos un abrazo lleno de cariño y de ternura. Fue muy bonito, de verdad.

Además de pasar el día jugando, aproveché un ratito a solas con ellos dos, para que me contaran en confianza cómo se sentían. Ha habido algo que me encogió el corazón, al hablar del hermanito más pequeño de los tres, que fue adoptado por un primo de ellos que vive en el Batey. Sandro, el mayor, me dijo de pronto que no quería que nadie hablara a su hermanito de su mamá. Al preguntarle por qué, su respuesta fue: “Porque no quiero que sufra tanto como yo cuando la recuerde”. Os podéis imaginar… enseguida empecé a explicarle que ninguno de sus hermanos iba a sufrir nunca tanto como él al hablar de ella, puesto que ninguno de ellos tiene tantos recuerdos como él, que es el mayor. Y que, por grande que sea su sufrimiento, es bueno que le hable a sus hermanos de cómo era su mamá, para que ella pueda seguir viviendo en sus recuerdos y en sus corazones. No sé si quedó convencido o no, pero el desgarro de su corazón se palpaba a leguas de manera dolorosa. Después de eso siguieron jugando con los demás niños y, realmente, creo que han disfrutado de lo lindo. 38-en-san-pedroMe dio pena no poder llevar a todos los niños que tenemos en alfabetización, porque esos muchachos disfrutan de lo lindo con cualquier actividad que se les ofrece. Recuerdo en diciembre, el último día de clase, que organizamos una fiestecita de navidad. Fue algo sencillo, unos juegos y dinámicas, seguidos de una meriendita, pero gozaron tanto… Sus sonrisas pagan cualquier esfuerzo que se hace por ellos. Y enseñan. Ese día pasó algo que suele pasar. Y es que, una vez que les repartimos el platito de la merienda, en el que había varias cositas, ellos comieron algo y guardaron el resto para llevarlo a casa, para compartirlo con los suyos. Cualquier otro niño en otra parte del mundo daría buena cuenta de lo que se le da, sin pensar en nadie más, pero la mayoría de estos está acostumbrado a que “lo que se consigue”, se comparte entre todos los miembros de la familia. Me sigue pareciendo una lección para todos.

Cuando también han disfrutado mucho ha sido en el taller de manualidades que les ofrecimos la semana pasada. Lo dirigieron Aurimar, una joven que está haciendo en casa una experiencia misionera de varios meses, y Gabby, una de nuestras novicias, que también está haciendo una experiencia en casa por un par de meses. Con rollitos de papel higiénico les enseñaron a hacer unos gusanos muy graciosos. ¡Lo pasaron tan bien y se fueron a casa tan orgullosos en compañía de sus nuevas mascotas! ¡Hasta le pusieron nombre! En fin, las maravillas de la sencillez… 38-taller-manualidadesPor la parte del proyecto “Sin Papeles No Soy Nadie”, seguimos teniendo una actividad intensa, tanto en lo que se refiere a declaraciones de niños como a consecución de documentos de haitianos adultos. Aparte de los nuevos casos que siguen llegando desde lugares insospechados, como ya han pasado seis meses desde que se depositaron los papeles de muchos niños, están empezando a salir algunas actas gestionadas en su momento. Otras presentan alguna dificultad, pero seguimos en ello. Y respecto a los documentos de los haitianos, van llegando a cuenta gotas, pero van llegando, que es lo importante. Me sigue emocionando ver las reacciones de algunas personas cuando les entrego lo que me dan en la embajada porque, para algunos, es lo primero que reciben. 38-entrega-documentosEsta semana organicé un viaje conjunto con mujeres que iban a la Junta a declarar a sus hijos y con gente que iba a la Embajada de Haití a hacerse sus pasaportes. Yo iba sentada delante, junto al chófer. Hubo un momento en que me volví para decirles algo y me fijé en sus rostros. En la mayoría se podía leer sentimientos de esperanza, porque por fin iban a poder lograr algo tanto tiempo ansiado. En otros, me parecía leer incertidumbre, temor… porque sienten que tienen tan mala suerte que es casi imposible que puedan lograr lo que se proponen. Realmente la situación es muy desesperada para muchos. Ayer mismo un joven con dos hijos, que ha perdido el trabajo que tenía por no tener aún su pasaporte, me decía con palabras llenas de amargura: “¿llegará alguna vez mi día?”. En esos momentos, os aseguro que todas mis palabras me parecen pobres.

Como el otro día, que vino a verme una chica de ente 20 y 30 años que quiere declarar a sus hijos pero no puede hacerlo porque ella misma no está declarada. Cuando le pregunto por sus padres, me dice que ni siquiera los conoció. Le pregunto dónde nació y tampoco lo sabe. Y no es sólo lo que dice, sino cómo lo dice. Sus palabras están cargadas de la frustración de quien se siente abandonada, no querida, sin unos referentes familiares que le hablen de su historia familiar… Lo peor es que, en un caso así, ¿cómo ayudarla a declararse? Y, si no se encuentra una solución, sus hijos están abocados a vivir indocumentados durante toda su vida, con todas las consecuencias que ello tiene.

En fin, son mil y una historias, unas dulces, la mayoría amargas. Pero sigo considerando que soy muy privilegiada por ser partícipe de ellas. Una vez más me hacen agradecer todo lo recibido en mi vida, lo que me ha venido de Dios y lo que me ha venido de mis padres, mi hermano y la gente que me quiere. Me siento afortunada y esa dicha me hace desear seguir trabajando para que el mayor número de personas posible viva con mayor dignidad. 38-con-libiaLo dejo aquí por ahora pero, como siempre, “amenazo” con volver el próximo mes, por si aún os sigue interesando esta partecita tan linda del mundo en la que me encuentro. Un abrazo para cada uno y mis mejores deseos.

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana

BOLETÍN INFORMATIVO DICIEMBRE 2016

portada

Nuevo Boletín informativo. Lo puedes descargar en formato pdf (Boletín informativo 31) o verlo directamente en formato digital.

¡FELIZ NAVIDAD!

felicitacion-navidad

18-DICIEMBRE. DÍA INTERNACIONAL DE LAS MIGRACIONES.

 

migrantes con derechos

confer

ORACIÓN POR EL DÍA INTERNACIONAL DE LAS MIGRACIONES

18 DICIEMBRE 2016

La Jornada del 18 de diciembre fue proclamada en el año 2000 por la Asamblea General de la ONU como Día Internacional de las Migraciones. La elección de la fecha de la ONU se debe a que el 18 de diciembre de 1990, se aprobó  la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migrantes y de sus familiares. La Asamblea destacó la necesidad de asegurar el respeto de los derechos humanos y las libertades de estas personas, derechos que, por otro lado, continúan siendo tan vulnerados. Esta jornada y esta oración nos quieren ayudar a recordar nuestro compromiso por la justicia, en el trabajo por lograr definitivamente una fraternidad universal que no tenga fronteras.

 

Somos conscientes de que esta jornada nos coincide este año con la celebración del IV Domingo de Adviento y día, además, de Ntra Sra. de la Esperanza. Podemos adaptar nuestra oración como más nos convenga pues aquí tan solo enviamos algunas pistas orientativas que nos pueden ayudar a prepararla. Las lecturas de este IV Domingo de Adviento son las siguientes:

  • Primera lectura: Is 7, 10-15
  • Sal 23, 1-6
  • Segunda lectura: Rm 1, 1-7
  • Evangelio; Mt 1, 18-24

 

CANCIÓN: “El sueño de la esperanza” (Pedro Sosa)

 

Habrá que abrir las ventanas
para asomarse a la playa
y hacer una red de lazos
y un puente brazo con brazo
para que vengan y vayan

Habrá que abrir las cancelas
para correr a la playa
a ver si así se nos hiela
la sangre por la garganta
de tanto dolor que espanta

A ver si Europa se entera
que no hay quien ponga barreras
al sueño de la esperanza

Que el alma se aferre a un sueño
y el sueño mueve las barcas
para vivir de rodillas mejor morir en el agua
Habrá que abrir las ventanas
para mirar a la playa
y hacer una red de lazos
y un puente brazo con brazo
para que vengan y vayan

Habrá que abrir las cancelas
para correr a la playa
A ver si sí se nos hiela
la sangre por la garganta
de tanto dolor que espanta

A ver si Europa se entera
que no hay quien ponga barreras
al sueño de la esperanza

Que el alma se aferre a un sueño
y el sueño mueve las barcas
para vivir de rodillas mejor morir en el agua
Ahogarse en la pena hiede
y deja llagas que sangran
mejor ahogarse en las olas
las olas no dejan marcas.

TEXTO: Extraído del Marco Común de la Red “Migrantes con Derechos”

“Somos custodios de nuestros hermanos y hermanas, donde quiera que vivan…”.

“La hospitalidad, de hecho, vive del dar y del recibir”.

“Existe una delgada línea entre refugiado, solicitante de protección internacional e inmigrante. Y vemos cómo personas que huyen de conflictos y de otras situaciones de extrema vulnerabilidad no ven reconocidos sus derechos.

España sigue siendo uno de los Estados más restrictivos a la hora de conceder el estatus de refugiado a personas que huyen de conflictos armados. Esto ha provocado que centenares de personas procedentes de Malí, República Centroafricana, Libia o Siria, entre otros países de origen, se encuentren desde hace tiempo, como “inmigrantes en situación irregular”, en nuestros barrios, calles o Centros de Internamiento.

La situación actual requiere de Europa un plan urgente de acogida humanitaria e integración. En paralelo, sin embargo, es necesario articular medidas que aborden las causas de los desplazamientos. En ese sentido, asegurar la paz y el desarrollo tanto en los países de origen como de tránsito hacia Europa es una pieza clave de nuestro futuro común”.

POEMA del poeta argentino Juan Gelmán:

No debiera arrancarse a la gente

de su tierra o país,

no a la fuerza.

La gente queda dolorida,

la tierra queda dolorida.

Nacemos y nos cortan el cordón umbilical.

Nos destierran

Y nadie nos corta la memoria,

la lengua, las calores.

 

Tenemos que aprender a vivir

como el clavel del aire,

propiamente del aire.

Soy una planta monstruosa.

Mis raíces están

a miles de kilómetros de mí

y no nos ata un tallo,

nos separan dos mares

y un océano.

El sol me mira

cuando ellas respiran en la noche,

duelen de noche bajo el sol.

 (Roma, 1980)

devolucion-caliente

REFLEXIÓN BÍBLICA de Elsa Támez (36 Congreso de Teología, 8-11 Septiembre 2016):

El teólogo belga, André Wenin, en uno de sus artículos habla de la importancia de la conciencia que el Israel bíblico tiene de ser extranjero, eso lo marca como su propia identidad. El extranjero no es el otro, como comúnmente se dice, sino uno mismo, que guarda una conciencia, un sentirse extranjero. Sentirse extranjero es una cuestión ética según Wenin, no solo permite establecer relaciones igualitarias entre inmigrantes, incluso a través de las leyes, sino también es un acto de liberación, pues, de acuerdo a Wenin, le libera de la codicia. El antepasado Abraham “es llamado a salir y dejar todo lo que se tiene para ir hacia lo que no se tendrá”, porque la tierra no podrá ser poseída. “La tierra no puede venderse para siempre, porque la tierra es mía, ya que vosotros sois para mí forasteros y huéspedes” (Lev 25,23).

Ya desde los orígenes, anteriores al relato del éxodo, hay conciencia de una emigración originaria. El nomadismo de los antepasados, así como la experiencia de inmigrantes oprimidos en Egipto son la autoimagen que no deberá olvidar el israelita para no caer en la codicia de posesión de tierra y acumulación de riqueza, pues la no-posesión se opone a la codicia. Todos sus descendientes deberán recordar, generación por generación, como una breve confesión de fe, como un credo, los orígenes migrantes de su ¨progenitor¨. Sus raíces son arameas y peregrinas. Dice Dt. 26,5: “Tú pronunciarás estas palabras ante Yahvé tu Dios: ´Mi padre era un arameo errante que bajó a Egipto y residió allí como inmigrante siendo pocos aún, pero se hizo una nación grande, fuerte y numerosa. Los egipcios nos maltrataron e impusieron dura servidumbre. Nosotros clamamos a Yahveh Dios de nuestros padres, y Yahveh escuchó nuestra voz; vio nuestra miseria, nuestras penalidades y nuestra opresión, y Yahveh nos sacó de Egipto con mano fuerte… Y ahora yo traigo las primicias de los productos del suelo’. Después te regocijarás por todos los bienes que Yahvé tu Dios te haya dado a ti y a tu casa, y también se regocijará el levita y el forastero que viven en medio de ti”.

 

DECÁLOGO DEL ADVIENTO:

  1. Reconoce tu pobreza y tu vacío.
  1. Reconoce tu debilidad: tú solo no puedes alcanzar lo que tanto deseas.
  1. No te acomodes a tu pequeñez: lucha por crecer siempre más, estírate, transciéndete.
  1. No te distraigas, no te entretengas, vive con el alma de puntillas.
  1. Sé persona de grandes deseos: no te conformes con las migajas de la mesa de la esperanza.
  1. Grita, suplica, llora, ora. Apasiónate, crece en el deseo, crece en el amor. El amor engendra deseo y el deseo enciende el amor.
  1. Paciencia y perseverancia. Todo tiene su tiempo para madurar y todo se debe preparar.
  2. No seas caprichoso ni ansioso. La esperanza aquilata y capacita.
  1. No duermas. Vigila. No dejes que tu lámpara se apague.
  1. También la fe ha de estar despierta. Atento a cualquier signo, voz y pisada. Los ojos y los oídos bien abiertos, no vaya a pasar de largo.

¿Puede nacer mi hijo en tu casa? ¿Me abrirás la puerta? ¿Me abrirás tu corazón?

(Autor desconocido).

DOCUMENTO DE LA ORACIÓN: oracion-por-el-dia-internacional-de-las-migraciones

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 10 de diciembre de 2016

¡Hola a todos!

¿Qué tal estáis? Ante todo, empiezo esta carta pidiendo disculpas por no haber escrito durante el mes de noviembre. Realmente tuve la intención, pero no me llegó el tiempo.  Debido a un nuevo servicio que se me ha pedido desde la Congregación, tuve que viajar a México y a Cuba, por lo que prácticamente todo el mes estuve fuera. Eso me ha impedido poder dedicarme a mi gentecilla de aquí con la regularidad con la que suelo, pero al mismo tiempo me ha permitido, no sólo dedicar más tiempo a cosas importantes de la Congregación, sino también a conocer otras realidades en las que las Misioneras Claretianas estamos trabajando.

En México ya había estado hace años, cuando fui acompañando un grupo de Experiencia Misionera organizada por KORIMA. Pero a Cuba era la primera vez que iba. Fue allí precisamente donde nació nuestra Congregación, cuando María Antonia París acudió con otras cuatro hermanas que se le unieron, en respuesta a la llamada del Padre Claret, para encargarse de la educación de las niñas. Desde entonces hasta ahora, muchas cosas han cambiado, pero la esencia misionera de nuestros apostolados sigue vigente en esa tierra cubana.

No voy a hablaros sobre la realidad socio-política de Cuba, porque es de todos conocida. No sé si ahora cambiará algo la cosa, tras la muerte de Fidel que, por cierto, me encontró allá. Pero lo cierto es que me sorprendieron ciertas realidades como, por ejemplo, algunos medios de transporte que se siguen usando. Este es el más común en Guantánamo…

37-transporte-tirado-por-burros

y éste abunda mucho en la parte de Santiago, que son los dos lugares donde estuve. 37-transporte-camiones

No quiere decir que sean los únicos, por supuesto que no, pero resulta curioso que estos se sigan manteniendo en pleno siglo XXI, ¿verdad?

37-carrito-de-venta

Algo que también me sorprendió es la manera que tiene mucha gente de aceptar o, más bien, “someterse” a la realidad. Me dio mucho que pensar… pero de esto hablaré en otro momento. En cuanto al tema sanitario, sólo tuve oportunidad de conocer un hospital de la zona, al cual fui para recoger a Yolanda, una señora que no tiene ninguna familia y que vive en un mini-cuartucho.

37-con-yolanda

Al estar sola en el mundo, y muy delicada de salud, hay una mujer de la parroquia que está un poco pendiente de ella. Tuvimos que ir con el coche a recogerla cuando le dieron el alta. He de decir que el hospital estaba bastante limpio y aseado (al contrario, por lo que parece, de lo que suele ser habitual, según me contaban las hermanas). Eso sí, la desorganización que tienen hizo que tardáramos casi dos horas en encontrar dónde la tenían. Fue toda una experiencia…

Por lo demás, conocí algunos de los lugares donde trabajan las hermanas, tanto en Guantánamo como en Santiago. Se trata de lugares muy marginales, donde la pobreza reina por doquier. Como podéis imaginar, además de trabajar, he disfrutado mucho.

Ya de vuelta a mi realidad habitual, seguimos con el problema de la falta de documentos. Mucha gente ha estado viniendo en los dos últimos meses, desesperados porque no llegan los pasaportes que pagaron hace ya dos años. Se acercan las navidades y muchos quieren ir a Haití a ver a la familia, sobre todo los que se han visto afectados por el Huracán Matthew, pero sin documentos no pueden. Y, lo que es peor, a muchos hombres los han cancelado del trabajo que tenían por motivo de no tener pasaporte. Hace siglos que no llegan y no se sabe si de verdad estarán todos listos para julio, que es cuando se procederá a dar residencia temporal a los que se regularizaron el año pasado.

Ayer fui a la Embajada y sí que me dieron 15, pero son de los que se hicieron en el operativo que tuvimos en septiembre.

37-pasaportes

Y aun así, faltan dos de los que se hicieron ese día. Al menos hoy podré dar una buena sorpresa a esas quince personas, y a otras 14 más, de las cuales me dieron cédula o acta de nacimiento en la Embajada. Como quiera, es imposible no estar agradecida por ello. Y para el próximo miércoles, estoy organizando un grupito nuevo para llevarlos a que saquen su pasaporte. Por cierto, muchas gracias a los que habéis apadrinado uno. La respuesta a la campaña, por el momento, no ha sido grande, pero confío en que aún pueda llegar algún “regalito de navidad” para estos hermanos haitianos que tanto lo necesitan.

37-recepcion-cedula

En cuanto a las clases de alfabetización, los tres grupitos que tenemos siguen funcionando bien. Los niños están contentos y animados, y van aprendiendo poco a poco. Los nuevos, a leer, escribir, sumar y restar. Los que ya llevan más tiempo, avanzan con la gramática y las multiplicaciones. Mi agradecimiento a KORIMA por enviarnos unos cuadernillos que se recibieron. Están viniendo francamente bien.

Durante el mes de noviembre, dedicado a la familia, se ha procurado seguir sensibilizando sobre la importancia que ésta tiene en nuestras vidas. Siempre con mucho tacto, claro, por la situación de desestructuración familiar que aquí se vive y los traumas que ésta ocasiona en los niños. El taller de manualidad del mes ha sido confeccionar un portarretrato, con la idea de poder poner una foto de la familia. Y, como es tradición aquí, ya han decorado también la casita donde damos las clases con motivos navideños.

37-navidad-alfabetizacion

Por la parte de la Pastoral de la Salud, los casos más graves que tenemos en este momento son el de una adolescente llamada Francia y el de un hombre llamado Elías. Ambos han necesitado una operación en la pierna en el último año, consistente en introducirles un hierro, cada uno de ellos por un motivo distinto. Pero los dos tienen en común que la operación no fue suficientemente satisfactoria. En el caso de Francia, que los hierros que se le pusieron eran muy buenos, algo falló y todo se le infectó por dentro. Este lunes pasado tuvieron que operarla de nuevo, pero algo no termina de estar bien. Su madre está desesperada, porque no sabe ya qué hacer. Por todas partes le piden dinero. Lo más grave es que le piden hasta para ponerle sangre, después de haber conseguido los donantes correspondientes. Es un abuso, se mire como se mire…

El caso de Elías es diferente. Él tuvo un accidente que le rompió la pierna por la parte de arriba. Consiguió “fiado” el dinero para comprar los hierros más baratos (que aun así costaron 900 euros) y, al poco, un día se mareó, cayó y se le rompieron los hierros dentro de la pierna. La foto que tomé a la radiografía no es muy buena, pero se puede ver el destrozo…

37-radiografia

Ahora se ve teniendo que pagar los hierros viejos y buscando dinero para comprar unos mejores para poder volverse a operar.

En fin, voy despidiéndome. Cuando vuelva a escribiros estaremos ya en el 2017, así que os deseo a todos una buena entrada de año y, sobre todo, una muy feliz navidad. Que podamos vivirla desde el acontecimiento del pesebre, y no desde las tiendas. Que encontremos tiempo para profundizar en el Misterio que supone que todo un Dios decida seguir encarnándose cada día en nuestra realidad, que quiera seguir naciendo en el corazón de todos aquellos que lo buscamos y lo anhelamos. Que la fiesta que hagamos tenga como motivo celebrar esto tan importante, que sigue latiendo en el corazón de nuestro mundo.

Un abrazo grande, junto con mi cariño y oración.

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana