• NUESTRA WEB

  • MEMORIAS

  • BOLETINES

  • REDES SOCIALES

  • Anuncios

PROYECTO AONDONA – NIGERIA

Gracias a las becas de Korima, jóvenes nigerianas pueden continuar sus estudios de educación secundaria y tener así una perspectiva de futuro mucho mejor.

Anuncios

PROYECTO DONA TIEMPO, DONA VIDA (2)

Hoy 3 profesores y 7 voluntarias (alumnas de 2º de bachillerato del Colegio María Inmaculada de Carcaixent) hemos iniciado el Taller de lengua para inmigrantes. Atendemos a más de 30 mujeres los viernes. Y a algunos hombres los martes. Son ya muchos años impartiendo este taller en el que las mujeres inmigrantes aprenden vocabulario básico y a comunicarse en las actividades cotidianas en las que se encuentran en su día a día: visitas al médico, ir a comprar, acudir al colegio de sus hijos, rellenar impresos, etc.

Como las mujeres vienen con sus hijos pequeños, a los que no pueden dejar en sus casas, también los atendemos.

PROYECTO DONA TIEMPO, DONA VIDA

Hoy hemos reiniciado este proyecto de voluntariado en el presente curso. Más de 30 estudiantes de Bachillerato del colegio María Inmaculada de Carcaixent dan parte de su tiempo dos tardes a la semana para ayudar a niños y niñas de la localidad en su aprendizaje. Deberes escolares, juegos, socialización… son algunas de las tareas que estos jóvenes voluntarios realizan con los niños y niñas.

Este Taller de refuerzo escolar organizado por KORIMA se realiza en colaboración con los Servicios Sociales del Ajuntament de Carcaixent, que además nos cede el local para llevarlo a cabo.

JORNADA MUNDIAL POR EL TRABAJO DECENTE

 

Declaración Iglesia por el Trabajo Decente

«No hay peor pobreza material que la que no permite ganarse el pan y priva de la dignidad del trabajo». «El desempleo juvenil, la informalidad y la falta de derechos laborales no son inevitables, son resultado de una previa opción social, de un sistema económico que pone los beneficios por encima de la persona».

Son algunas de las palabras del papa Francisco sobre el trabajo y su centralidad para la vida de las personas. De manera reiterada nos lo recuerda el Papa.

El trabajo es medio imprescindible de realización personal de la propia vocación y reconocimiento de la sagrada dignidad de las personas. Mediante el trabajo construimos la vida social y política y contribuimos al Plan de Dios para la humanidad. Si falta el trabajo, la dignidad humana está herida.

Es, por tanto, ineludible poner en primera línea de las agendas de nuestras organizaciones la necesidad de un trabajo decente para todas las personas. Debe estar en la agenda política, en las agendas de las entidades sociales y empresariales y en nuestras agendas personales. Y también en las propuestas de nuestra Iglesia.

Con esta finalidad, representantes de organizaciones de inspiración católica y de congregaciones religiosas, se reunieron en Roma los días 29 y 30 de abril de 2014 con las autoridades de la Santa Sede y los líderes de la Organización Internacional del Trabajo, con el objetivo de colocar explícitamente el «trabajo decente para todas las personas» entre los objetivos de desarrollo sostenible en la agenda post-2015. Estos representantes elaboraron una declaración que, hoy, organizaciones católicas en España queremos ratificar y hacer nuestra.

Para nuestras entidades, promover y crear un entorno propicio al trabajo decente es esencial para enfrentar los desafíos actuales de creciente injusticia social y desigualdad, reforzando al mismo tiempo la dignidad humana y contribuyendo al bien común. En efecto, no podemos dejar sin respuesta el sufrimiento humano resultante tanto de estructuras injustas como del egoísmo de las personas que da lugar a formas de trabajo precario o mal remunerado, del tráfico de seres humanos y de trabajo forzado, de variadas formas de desempleo juvenil y de migración forzada.

En España, en Europa y en todo el mundo, el acceso a un trabajo decente debe ser una meta prioritaria de las políticas públicas y de las organizaciones sociales, empresariales y sindicales. Es necesaria la articulación de políticas en España, en la Unión Europea y en el ámbito de Naciones Unidas de cara a la consecución de este objetivo. Es urgente la formulación y puesta en práctica de un nuevo conjunto de objetivos de desarrollo internacionales, junto con unas condiciones de ayuda y unas políticas económicas.

Afirmamos con el papa Francisco que «nuestro sueño vuela más alto. No hablamos solo de asegurar a todos la comida, o un “decoroso sustento”, sino de que tengan “prosperidad sin exceptuar bien alguno”. Esto implica educación, acceso al cuidado de la salud y especialmente trabajo, porque en el trabajo libre, creativo, participativo y solidario, el ser humano expresa y acrecienta la dignidad de su vida» (EG 192).

España no es ajena a la creciente injusticia social, a la creciente desigualdad y a tasas de desempleo muy superiores a la media europea. Por esto, nos comprometemos a trabajar con las distintas organizaciones que promueven el trabajo decente:

–Apoyando y difundiendo eventos relacionados con la defensa del trabajo decente en España y en el mundo.

–Visibilizando y denunciando en los diferentes medios de comunicación la situación de desigualdad en el acceso al trabajo decente y la pérdida de derechos laborales y sociales que esto supone.

Descarga: Diptico Trabajo Decente 18

Descarga: Díptico reflexión trabajo decente

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 23 de septiembre de 2018

¡Hola a todos, espero que estéis bien!

El 31 de diciembre es el día en el que uno suele echar la mirada atrás y recordar lo que ha sido el año. Hoy no es 31 de diciembre sino 23 de septiembre, pero para mí casi ha sido lo mismo. ¿Por qué? Pues porque hoy hace cinco años que llegué a estas tierras dominicanas y, como hemos tenido retiro en la comunidad, ha sido un día tranquilo de orar, reflexionar, recordar…

Me doy cuenta que en estos cinco años he vivido muchas cosas. De hecho, no soy la misma que llegó, con dos maletas en la mano y el corazón lleno de ilusión. Sigo teniendo las dos maletas y sigo ilusionada, pero me siento diferente.

Recuerdo que me recibió en el aeropuerto mi hermana Mercedes. La trajo Alfredo en su guagua, la misma que ahora llevo cada jueves a la embajada de Haití cargada de gente con el corazón ilusionado porque va a hacerse por fin su pasaporte. Si esa guagua pudiera hablar… ¡creo que hablaría de corazones ilusionados!

Por el camino Mercedes no paró de contarme cosas de esta realidad, y yo lo absorbía todo como una esponja. Cuando estábamos a unos 5 kilómetros de casa, al pararnos en un semáforo, me sorprendió oír algo que ya se ha convertido en lo más normal: un señor evangélico estaba parado en una esquina, con un megáfono, predicando a viva voz. Su cara se me quedó grabada… A ese hombre lo he vuelto a encontrar con frecuencia, y siempre me recuerda esa noche de mi llegada.

Nidia nos esperaba en casa, con Lisa y Canela, nuestras perritas. Esa noche apenas pude dormir por el calor, por la emoción, por el cambio de horario… supongo que por una mezcla de todo.

Una semana después llegó Patricia, la última hermana que formaba la comunidad. Había tenido que ir a visitar a su mamá por un problemita que tuvo. Y esos fueron los comienzos… En este momento, de esa comunidad soy yo la única que queda.

Recuerdo que empecé a llevar la secretaría de la escuela y que fue ahí, justamente, donde, en una conversación con Ana, que entonces era la cocinera de la escuela, vi la oportunidad de visitar enfermos con ella en el batey y de buscar comida para llevar a la gente más necesitada. Al constatar las dificultades para encontrar lo que necesitábamos en el mismo batey, fue que presentamos el proyecto “Son Nuestros Hermanos” a KORIMA. Luego, detectando otras necesidades, fuimos presentando los otros proyectos.

Haciendo memoria, soy consciente de que no son solo esas hermanas de comunidad las que ya no están aquí. Hay otra mucha gente que ha pasado por mi vida en estos cinco años y ya no están: algunos porque tener su pasaporte les ha dado la oportunidad de irse a trabajar a otros países donde hay mejores condiciones, otros porque ya murieron. Y estos últimos no son pocos: Enrique, la pequeña Chipi, Yiliena, Tatá, la otra Tatá, Nelson, Ramona, Luisito, Roberto y otros varios de los que creo que no os he hablado. Sirvan estas palabras como homenaje a todos ellos. Espero que desde el cielo sonrían y celebren conmigo estos cinco años.

Mentiría si dijera que todo ha sido bonito y fácil. No lo ha sido. Ha habido momentos muy duros, momentos de mucha soledad, momentos de toma de decisiones difíciles, momentos de sentir impotencia y frustración por cómo funcionan algunas cosas aquí y por cómo afecta eso a la gente… Pero también ha habido mucha felicidad, mucho gozo, mucha alegría por poder dedicarme a servir a esta gente tan pobre y necesitada. Creo que nunca el cansancio me frenó, y espero que nunca lo haga. Mi actividad ha ido variando a lo largo de los años, tanto en la escuela (en la que ahora ya tampoco estoy) como en el batey e incluso dentro de la Congregación. Me veo ahora incluso dedicándome a cosas que siempre esperé que no me tocaran… Sin embargo, no puedo más que dar gracias a Dios porque realmente disfruto con todo. Es más, si pudiera cambiar algo, creo que ni siquiera cambiaría todos esos momentos difíciles que me tocó vivir, puesto que de todo aprendí algo y con todo me fortalecí como persona y como misionera.

La semana pasada celebré 15 años de consagración religiosa dentro de esta Congregación de Misioneras Claretianas. Lo mismo que he dicho de estos 5 años de vida dominicana puedo decirlo de mi vida en la Congregación. Solo espero ser cada día más fiel a mí misma, a Dios y a ese regalo de la vocación que Él me hizo desde pequeña.

Por hoy no os cuento más. Un abrazo grande para cada uno y mi recuerdo agradecido por todo lo que cada cual me ha aportado con su vida.

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 30 de agosto de 2018

¡Hola a todos!

Como siempre, espero que os encontréis bien. Imagino que, según la parte del mundo en la que os encontréis, algunos seguiréis de vacaciones, otros las estaréis comenzando o terminando y otros, como nosotros, os encontraréis “en plena faena”.

Mucho ha ocurrido desde mi última carta. Como os decía al final de la misma, a mediados de julio celebramos nuestro primer Capítulo Provincial. Fueron días bonitos de compartir entre todas las hermanas, revisar el camino recorrido en los dos últimos años y proyectar el próximo trienio, en función de lo que consideramos que Dios nos está pidiendo. Las hermanas me volvieron a encomendar el servicio de la Economía Provincial para el próximo trienio, así que ando viendo cómo organizarme para poder llevar todo adelante de la mejor manera.

Nada más volver, urgía abrir el plazo para inscripciones en La Escuelita, porque aquí las clases empiezan en la segunda quincena de agosto. La verdad es que nos hemos visto desbordadas por la cantidad de niños y adolescentes que han querido inscribirse. Una de las pocas escuelas que hay en el batey cerró el curso pasado por el lamentable estado en el que se encuentra. Se ve que el Ministerio de Educación no piensa gastar dinero en arreglarla. Hicieron un apaño enviando algunos cursos a otra de las escuelas (obviamente, reduciendo considerablemente la jornada escolar de todos los alumnos), pero hay otros cursos que se han quedado en la calle. Así que vienen a La Escuelita con la esperanza de poder seguir aprendiendo…

Además de empezar a inscribir, hubo que hacer algunas obras en la casita donde damos las clases, pintar, limpiar, ordenar, ¡y comprar más sillas para que puedan sentarse todos los inscritos!… Gracias a Dios conseguimos tenerlo todo a punto para comenzar las clases en la fecha prevista.

Los otros proyectos siguen adelante. Últimamente han llegado casos muy tristes. Varias mujeres y hombres de los que ayudo han sido atrapados en los dos últimos meses por los de Migración y llevados a Haití. Realmente pasan muchas miserias para conseguir volver aquí a reunirse con su familia…

Otro caso que me ha conmovido mucho es el de Magarette, una mujer que vivía con su marido y sus 5 hijos en Haití. Hace tres semanas, de pronto, el marido murió y quedó allá totalmente desamparada. Como su madre vive en el batey, envió a los dos hijos mayores (de 11 y 9 años) para acá solos, y ella se vino tres días más tarde con los pequeños. Sus pocas pertenencias se las trajeron varios días después porque ella no podía cargar nada aparte de los niños. Tardaron varios días en llegar porque es mucho lo que tuvieron que caminar. Ella totalmente destrozada por la pérdida inesperada de su esposo, sin un céntimo… Le inscribí a los niños en la Escuelita y la estamos ayudando con comida. También la próxima semana la llevaré a la embajada para que se haga su pasaporte. Está muy agradecida, pero el dolor lo sigue llevando por dentro: su rostro no engaña.

Por último, me llegó al alma lo que vino a contarme una mujer sobre una de sus hijas adolescentes. La teníamos el curso pasado en la Escuelita. Resulta que un vecino que vive enfrente de ellos la agarró, le tapó la boca con un trapo y la escondió en su casa. Nadie la encontraba, los padres estaban preocupados, fueron a la policía… y nada. Al día siguiente, una vecina vio algo raro y se imaginó dónde estaba la niña. Por fin pudieron rescatarla, pero… la había violado. La muchacha estaba deshecha, y los padres decidieron enviarla a la capital con una tía, por alejarla un poco del lugar. Ya os podéis imaginar el dolor de esa familia…

Por lo que toca al proyecto Sin Papeles No Soy Nadie, siguen llegando todos los días casos de niños sin declarar y sigo llevando cada jueves gente a la embajada para hacer sus pasaportes… ¡esto no tiene fin!

Eso sí, ellos van y hacen sus pasaportes, pero luego les toca esperar meses y meses hasta que llegan (eso, los que tienen suerte, porque a algunos ni siquiera les llega). Cuando en julio me fui a Honduras, acababan de llegar los pasaportes que hicimos en el mes de octubre de 2017. A fecha de hoy no han vuelto a llegar más pasaportes.

Por otra parte, el proceso de entrega de los carnets renovados de regularización migratoria ha terminado esta semana, pero a más de 20.000 personas le han cancelado el proceso o han sido puestos en observación. Es una injusticia grande, porque es gente que realmente depositó todos los requisitos que se pidieron hace dos años y medio, y gastaron mucho dinero para poder hacerlo. Y ahora se ven todos sus esfuerzos frustrados. Además, la corrupción se metió de nuevo en el proceso y alguien de dentro se ha dedicado a “vender identidades” de gente que se inscribió en el Plan de Regularización. Me enteré que las estaban vendiendo a 8000 pesos dominicanos, unos 150 euros. Es lo que gana el personal de apoyo de la escuela pública y el doble de lo que gana una empleada doméstica, así que, aquí, es una suma considerable. Por supuesto, en cuanto supe la noticia fui a la embajada de Haití y lo denuncié. La amiga que tengo allí me dijo que ya eran conscientes de la situación y que lo iban a resolver pidiendo las huellas digitales a la gente. Quien haya cometido fraude tendrá que pagar las consecuencias. Lo malo es que los corruptos que se han dedicado a eso quedarán impunes, como suele pasar.

Cuando pregunté en la embajada de Haití qué iba a pasar con la gente a la que han cancelado, me dijeron que van a volver a revisar los expedientes y probablemente a aquellos que tienen pasaporte se lo acepten.

Allí mismo me pasaron el contacto de una organización que está presionando al Gobierno para que arregle estos asuntos. Ya les estoy haciendo una recogida de datos de los casos que hay en el batey, y también los convencí para montar un operativo aquí y que vengan a dar información de todos estos temas. Esperemos que todo salga bien y que ayude a muchos.

Bueno, pues ya os seguiré contando. ¡Un abrazote grande y hasta el próximo mes!

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 7 de julio de 2018

¡Hola a todos!

Espero que os encontréis bien, supongo que muchos disfrutando de las vacaciones.

Por aquí ya también han dado vacaciones en las escuelas y nosotros, por supuesto, en la escuelita de alfabetización. Como os conté en mi última carta, tal como estaba previsto, los niños hicieron sus exámenes, los padres vinieron a recoger las notas y, por último, cerramos el año con broche de oro y nos fuimos a pasar un día a la playa.

La verdad es que todos disfrutamos mucho. La playa donde estuvimos es muy bajita, por lo que no había peligro para los niños. Ninguno de ellos había vivido esa experiencia, así que iban emocionaditos. Excepto cinco minutos que salí para comer algo, y otros diez en los que me tuve que dejar enterrar en la arena, el resto del tiempo me lo pasé en el agua, jugando con ellos. una gozada, la verdad, y todos quieren repetir el próximo curso.

El proyecto “Son Nuestros Hermanos” sigue adelante con su cotidianeidad, visitando a los enfermos, llevándoles mensualmente las medicinas que necesitan y repartiendo alimentos entre la gente más vulnerable del batey. En este momento estamos atendiendo con comida a 34 familias.

Y el proyecto “Sin Papeles No Soy Nadie”, como siempre, a tope. Cada lunes y cada sábado por la tarde atiendo en el local que alquilé una media de 60-80 personas. Unos vienen para declarar a sus hijos, otros para declararse ellos mismos, otros para conseguir su pasaporte… Todos los jueves lleno una guagua de gente que necesita hacerse el pasaporte y nos vamos bien tempranito a la embajada de Haití. Bueno, excepto esta semana, porque en vez de una guagua, ¡llené dos! El motivo es que este martes salgo de viaje y ya no voy a seguir atendiendo gente hasta finales de julio, así que no quise dejar atrás a ninguno de los que ya estaban listos para hacérselo. Con estos que llevé, ya son 232 pasaportes los que hemos hecho, una cantidad nada despreciable, ¿verdad? Y nada de esto sería posible sin vuestra ayuda, así que, una vez más, ¡gracias a todos los que aportáis a KORIMA algo de lo que tenéis! Por lo demás, hay un par de cosas tristes que han ocurrido en estas semanas. La primera, un incendio. Un lunes por la noche estaba volviendo del local a casa cuando, en la calle antes de llegar a la mía, vi que había mucha gente. Al acercarme y preguntar descubrí que tres casitas de madera que estaban en un solar habían salido ardiendo. No había luz en ese momento (recordad que aquí nos dan solo tres o cuatro horas de luz al día), por lo que la gente se estaba alumbrando con velas, como es habitual. Pues una prendió lo que fuera y el fuego no se hizo de rogar. Las personas que había dentro de las casas salieron rápido y no hubo heridos de gravedad, pero absolutamente todas sus pertenencias desaparecieron en “la candelita”. Otros no estaban en casa, concretamente dos hombres que trabajan de vigilantes nocturnos en una fábrica. Imaginaos lo que debe ser llegar a tu casa y no encontrar nada, o que te llamen y te den semejante noticia. Los dos tenían dentro sus documentos, aparte de todas sus pocas posesiones, por lo que, de pronto, no sólo no tienen absolutamente nada, sino que vuelven a ser indocumentados. Ya les estoy sacando un extracto de nacimiento en Haití para que al menos tengan algo.

Por otra parte, esta semana han llegado los resultados de unos análisis que se enviaron a Estados Unidos, del marido de una persona muy cercana a mí. Fue su hija la que los recogió y no fue capaz de dar la noticia a su madre, así que me tocó a mí decirle que su esposo tiene cáncer. Un trago nada fácil, la verdad, y aunque no es la primera vez que tengo que dar ese tipo de noticias, una nunca se acostumbra. Hemos decidido no decirle nada a él porque, por su carácter, se vendría abajo y sería peor. Y tampoco se va a decir a la gente, porque aquí los chismes no corren sino que vuelan, y probablemente él terminaría enterándose de manera inadecuada. Así que… bueno, se irá llevando como se pueda.

Ayer dediqué un rato a hacer limpieza de papeles en mi habitación y, revisando, encontré todos los historiales de los enfermos que hemos ido acompañando desde que empezamos esta bonita tarea. Muchos de ellos ya no están, y la mente y el corazón revivieron muchos momentos compartidos, la mayoría duros, pero con ese gustillo agradable que deja el tener conciencia de haberles ayudado en todo lo que se ha podido. Seguro que todos ellos, desde el cielo, nos siguen mirando con cariño.

Bueno, os voy dejando porque es hora de irme al local. Hoy va a ser el último día que atienda en este mes porque, como os decía antes, el martes salgo de viaje. Me voy a Honduras, donde del 15 al 21 tendremos nuestro primer Capítulo Provincial. Es todo un acontecimiento para nosotras, donde revisaremos lo realizado en este tiempo de vida de la Provincia, elegiremos nuevo Gobierno Provincial, discerniremos juntas cómo quiere Dios que sigamos caminando y en función de eso proyectaremos lo que vamos a hacer los próximos años. Confío en vuestra oración.

Feliz verano y ¡hasta la próxima!

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana