• Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a 1.039 seguidores más

  • NUESTRA WEB

  • MEMORIAS

  • BOLETINES

  • REDES SOCIALES

DÍA DE CLARET

Hoy, día de San Antonio María Claret, celebramos el 150 aniversario de su muerte. Desde aquí felicitamos a toda la Familia Claretiana en este día tan especial.

PROYECTO SOLIDARIO SOS 2020

Todos los colegios de Claretianas Europa colaboran con el fondo de emergencia que creamos hace unos meses desde Korima para responder a la crisis generada por el Covid19. El proyecto incluye una parte de Aprendizaje Servicio con actividades curriculares y solidarias que se llevarán a cabo en los colegios.

Aquí podemos ver el vídeo de presentación del proyecto:

Una visión basada en la fe para las Naciones Unidas a los 75 años y más allá

Este año, las Naciones Unidas están celebrando su 75º aniversario. Muchos de los que se relacionan con las Naciones Unidas, incluyendo las organizaciones de la sociedad civil, están discutiendo sobre las reformas de la ONU y han hecho declaraciones sobre el UN75 y más allá.

Religiosos en las Naciones Unidas (RUN) también ha tomado la iniciativa de preparar una declaración en nombre de las organizaciones religiosas (FBO).  La declaración “Una visión basada en la fe para las Naciones Unidas a los 75 años y más allá” se elaboró con las contribuciones de algunas organizaciones religiosas que están presentes en las Naciones Unidas.  En ella se expresa nuestra visión y las reformas que creemos necesarias para que esta organización multilateral cumpla su misión de promover la paz, la seguridad y el desarrollo sostenible.

Desde la fundación de la Organizacion de las Naciones Unidas (ONU) y la firma de la Carta de la ONU han transcurrido setenta y cinco años de colaboración internacional sin precedentes. En esta ocasión, nosotros, las Organizaciones Basadas en la Fe (OBF) abajo firmantes, aplaudimos los numerosos logros del sistema de la ONU. Además, al reflexionar sobre la experiencia de estos setenta y cinco años, reconocemos que la ONU ha realizado gran parte de su mejor y más importante labor sobre el terreno cuando han dialogado y colaborado intencionadamente con las OBFs y los miembros de nuestras vastas redes de la sociedad civil. El aporte de las OBFs, guiada por los principios de subsidiariedad y opción preferente por los pobres (entre muchos otros), ha sido frecuentemente decisiva para asegurar que las comunidades más marginadas del mundo sean incluidas en el diseño, la ejecución y los frutos de los esfuerzos de la ONU en los territorios.
Nuestro conocimiento de las realidades de base y nuestro papel como pilares comunitarios de confianza, junto con el apoyo técnico y la fuerza multilateral de la ONU, han hecho que las alianzas entre las OBFs y la ONU tengan un impacto único.
Nuestra historia compartida demuestra que las OBFs y la ONU son realmente más fuertes y mejores cuando trabajan juntas. Por consiguiente, celebramos los momentos de enorme impacto positivo creados en las Alianzas entre la ONU y los agentes de las OBFs, incluso en las áreas de educación popular, la justicia climática, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS’s), la lucha contra la trata de seres humanos y la prestación de servicios esenciales en comunidades aisladas afectadas por conflictos.
Como OBFs que comenzaron a promover muchos de los objetivos de la ONU desde decenios hasta siglos antes del establecimiento de la ONU (y de muchos de sus Estados Miembros), observamos algunas debilidades y deficiencias en el sistema de la ONU que creemos que es un momento propicio para abordar, en la medida que perdemos la generación de aquellos miembros fueron testigos de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, que se convirtió en el impulso para el establecimiento del Sistema de la ONU. Se hace cada vez más importante, que el Sistema siga siendo relevante y valioso a los ojos de las próximas generaciones de dirigentes. El Secretario General de la ONU nos ha pedido, como comunidad internacional, que “reconstruyamos mejor” luego de la pandemia de COVID-19, ya que el objetivo inicial de la ONU tenía como mision reconstruir la sociedad tras la Segunda Guerra Mundial. Ciertamente, entre estas dos situaciones,
muchas cosas ha cambiado en nuestro mundo, en los 75 años que han transcurrido. Estamos de acuerdo en que es hora de reconstruir mejor, incluso frente a posibles obstáculos.
Con ese fin, instamos a los dirigentes y a los Estados Miembros de la ONU a que adopten medidas en cuatro esferas interrelacionadas, que consideramos fundamentales para reconstruir unas Naciones Unidas pertinentes para el futuro más allá del año 2020.

Leer el documento completo: Una visión basada en la fe para la ONU a los 75 años y más allá.

 

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 15 de junio de 2020

¡Hola a todos!

Espero que tanto vosotros como vuestros familiares os encontréis bien. Supongo que, en función de en qué parte del mundo estéis, ya iréis saliendo más a la calle o no.

Aquí, si no fuera porque la gente va con mascarilla, parecería que nada pasa. Acabamos de empezar nuevo tramo de 15 días en los que el toque de queda se ha reducido de 8 de la tarde a 5 de la mañana. Ya casi todo está funcionando con normalidad, aunque yo sigo pensando que se está yendo demasiado rápido y que esto va a traer consecuencias. Para que os hagáis una idea, en mi carta del mes pasado, el día 53 de aislamiento teníamos 9.095 afectados. Hoy, día 90 desde que empezó la cuarentena, van 23.271 casos. Por tanto, a pesar de lo que el gobierno intenta transmitir, en el último mes la cosa se ha disparado bastante. De hecho, antes de ayer se alcanzó la cifra récord desde que empezamos, con 629 nuevos casos nuevos en un solo día. Las previsiones eran comenzar ya la fase 3, pero, afortunadamente, se acaba de anunciar que no se van a llevar a cabo las medidas de desescalada previstas, debido al incremento de casos que ha habido durante la fase 2.

Realmente todos somos conscientes de que las prisas que se han estado teniendo son para poder celebrar las elecciones el día 5 de julio. A saber qué pasará después, pero creo que no necesito una bolita de cristal para saber que los números se dispararán de nuevo.

Quienes han sido más prudentes y no han abierto hasta hoy son los de la Embajada de Haití. Han estado creando un protocolo para atender a partir de ahora por medio de citas. Lo bueno es que me han dicho que puedo llevar los recibos de los pasaportes que han llegado para ellos entregármelos a mí y yo a sus dueños. Eso me va a evitar tener que llevar a mucha gente a la embajada, lo cual es bueno. Lo malo es que tengo que ponerme a enviarles por Whatsapp todos los recibos que tengo, ¡y son muchos!

En cuanto a la gente que quiere hacerse el pasaporte, también va con citas y enviando previamente los documentos escaneados. Ya he conseguido 12 citas para el próximo jueves y he enviado los documentos respectivos. Normalmente llevo 18 en la guagua, pero, respetando con prudencia las normas vigentes, solo voy a ir llevando 12 en cada viaje, aunque tarde más. Si recordáis, cuando empezó la cuarentena ya tenía organizados 4 viajes que tuve que suspender, un total de 72 personas. Eso, sin contar todos los que están esperando a que yo vuelva a atender para apuntarlos en la lista. Pero bueno, de esto os contaré en la próxima carta porque por el momento aún no sé cómo vamos a funcionar. Lo que tengo claro es que no me planteo empezar a atender gente cara a cara hasta que no pasen las elecciones, lo cual no quita que esté gestionando muchas cosas por whatsapp. Por cierto, no sé si os dije que tuve que dejar el local que tenía alquilado para atender gente. Lo único que encontré a un precio módico fue una casita, así que a partir de ahora atenderé ahí. Es la azul que está en el centro de la foto.

Por lo demás, hemos seguido cada 15 días con el reparto de alimentos, tanto el del proyecto Son Nuestros Hermanos como en La Escuelita, llegando a un total de 192 familias. Respecto al primero, hace diez días nos reunimos con la gente de una fundación que también ayuda en el batey, para contrastar nuestras listas, ya que intuíamos que había gente que estaba pidiendo y recibiendo en varios sitios. Descubrimos nada menos que 20 familias que teníamos repetidas, así que los distribuimos dejando a unos con ellos y a otros con nosotros. Sabemos que todo el mundo está muy necesitado, pero la idea es evitar este tipo de abusos, de tal manera que entre todos los que estamos ayudando podamos llegar a más gente con los recursos que tenemos.

Ciertamente ya hay algunas personas trabajando, sobre todo hombres en las obras de construcción que se han retomado, o mujeres vendiendo fruta o ropa en la calle, lo cual alivia la situación de sus familias. Pero, lamentablemente, son muchísimas más las que siguen sin tener ninguna entrada. A varias ya las han sacado de las casas donde vivían por llevar 3 meses sin poder pagar el alquiler y han tenido que meterse donde les han dejado un huequito, fomentando más aún el hacinamiento que ya hay. Es muy doloroso ver esas situaciones y no poder hacer nada, la verdad.

Respecto a La Escuelita, además del reparto de alimentos y de tareas, tengo una buena noticia que contar, y es que conseguí inscripción en la escuela pública para 15 niños, 10 de seis años para entrar a primero y 5 de 5 años para entrar a preescolar. Los padres están muy contentos, es verdad que les da pena sacar a sus hijos de La Escuelita, pero entienden que es una gran oportunidad la que se les brinda al haber conseguido una inscripción oficial.

Al haber vaciado el curso de los pequeños, puedo mantener un tiempito al resto de los alumnos en el curso en el que están sin la necesidad de subirlos de nivel, porque, después de haber estado los últimos tres meses sin clase, en agosto habrá que retomar el curso por donde se quedó antes de que empezara la cuarentena. Mi idea es que en diciembre ya puedan cambiar al curso siguiente aquellos alumnos que estén preparados.

Lógicamente, todo esto son meras conjeturas, porque, aunque oficialmente el Ministerio de Educación ha dicho que las clases empiezan el 24 de agosto, habrá que ver cómo está la situación en ese momento. En caso de que esto se mantenga, he propuesto a las maestras de La Escuelita que cada una divida a su grupo en dos, de tal manera que cada día se atienda primero a una mitad y luego a la otra, aunque tengan menos tiempo de clase. Creo que es lo más prudente, para poder tener algo de distancia entre ellos, ya que el espacio que tenemos es muy reducido. Pero, como decía antes, ya veremos qué pasa con todas estas conjeturas.

Respecto a los casos afectados por coronavirus en el batey, afortunadamente siguen siendo pocos por el momento. Pero yo me quedé fría esta mañana cuando supe que la semana pasada murió el abuelo de uno de nuestros alumnos de La Escuelita. En realidad, hacía de padre del niño más que de abuelo. Al ser un hombre mayor, se ve que le dio fuerte y en cuestión de días se fue. También hoy ha fallecido nuestra querida Rosmery, a la cual llevamos ayudando desde que estoy aquí, pero lo de ella no ha sido por coronavirus sino por encharcamiento de pulmones y otras teclas que tenía. Por su parte, Adline y Odeta siguen mal, cada una con lo suyo, pero por el momento se mantienen. Y hay mucha gente a la que, como está haciendo tanto calor y tanta humedad, se le está subiendo la tensión de manera disparatada.

Termino con una anécdota, para que sigáis haciéndoos una idea de algunas cosas que ocurren y que no salen en las noticias… El otro día me envió un whatsapp Edianie, una de las mujeres a las que estoy ayudando a declarar a sus hijos y a hacerse su pasaporte. Su marido es haitiano y está preso hace un tiempo. Se ve que ella le llevó un colchón para que no tuviera que dormir en el suelo. Pues parece ser que lo obligaron a que compartiera el colchón con un dominicano que no se encontraba bien, él se resistió, pero finalmente tuvo que aceptar porque lo amenazaron con un cuchillo. Un par de días después, cuando se despertó, descubrió que el dominicano había muerto en el colchón junto a él. Lo peor de todo es que… ¡salió positivo de coronavirus! De veras que, por mucho que oigo, sigo sin poder salir de mi asombro con cosas como estas.

En fin, aquí lo dejo. Eso sí, este mes, aparte de lo recibido del Fondo Asistencial por parte de KORIMA y de la aportación mensual de nuestro querido padre Ronal, han llegado donativos de gente muy querida para mí. Por tanto, no puedo terminar sin dejar de agradeceros vuestra generosidad. No voy a mencionar nombres, Dios los conoce y eso es suficiente. Pero que sepáis que A TODOS os lo agradezco desde lo más profundo de mi corazón.

Un abrazo y todo mi cariño,

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana

CAMPAÑA NÍJAR

Los voluntarios del colegio Mater Immaculata de Madrid nos mandan este vídeo con el que apoyan la campaña humanitaria en favor de los más desfavorecidos en Níjar. ¡Colabora!

Concepto: Campaña Níjar

Titular: Korima Claretianas

IBAN: ES30 0075 0096 6706 0017 7934

PAYPAL: pay_palkorima@korimaclaretianas.org

CAMPAÑA NÍJAR

 

Seguimos con la Campaña de apoyo a Níjar con el objetivo de abastecer de material sanitario y de limpieza los asentamientos. Las Hermanas Mercedarias que trabajan allí solicitan nuestra ayuda. ¡Colabora! Un poco de muchos puede evitar más problemas.

CAMPAÑA NÍJAR 2020

Ellos también nos necesitan ahora

Educar en solidaridad y vivirla a través de experiencias de voluntariado es un pilar básico en nuestros colegios, centralizado a través del Proyecto de Educación Social (PES) y con el apoyo de nuestra ONGD KORIMA CLARETIANAS.

En todos los colegios se desarrollan y realizan proyectos solidarios. Y desde hace cinco años, los alumnos de 1º de bachillerato de los colegios Mater Immaculata de Madrid y María Inmaculada de Carcaixent realizan una experiencia solidaria en San Isidro de Níjar, en Almería. Alli, las Hermanas Mercedarias trabajan sin descanso para atender las necesidades de la población inmigrante que trabaja en los invernaderos y que vive o malvive en asentamientos hechos de plásticos, maderas…, sin luz ni agua.

La pandemia del COVID19 ha empeorado la situación para miles de personas de los asentamientos: no hay trabajo, tampoco se pueden desplazar y empieza a faltar lo más básico. Las Hermanas Mercedarias apenas pueden cubrir las necesidades por lo que los voluntarios de los colegios de Madrid y Carcaixent están haciendo un campaña de ayuda solidaria a Níjar. Lo más urgente en estos momentos es material para el aseo y la limpieza, productos necesarios pero de los que carecen totalmente.

No es posible acudir allí a llevar nada por lo que os pedimos vuestra ayuda en forma de aportación económica. Lo hacemos a través de KORIMA y será ella quien lo mande a las Hermanas Mercedarias, con la seguridad de que todo lo recaudado llegará de forma íntegra para que puedan adquirir esos productos de los que carecen.

Desde aquí os hacemos un llamamiento para que colaboréis; por poco que sea la aportación para otros es mucho y puede ayudar a salvar vidas. ¡Gracias por vuestra colaboración!

La cuenta para los ingresos es la siguiente:

Concepto: Campaña Níjar

Titular: Korima Claretianas

IBAN: ES30 0075 0096 6706 0017 7934

 

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 9 de mayo de 2020

 

Queridos amigos, espero que os encontréis bien, ganando la batalla a este coronavirus que ha cambiado nuestro mundo de un plumazo.

Nosotras, en la comunidad, estamos bien. Bueno, hoy un poco asfixiadas, la verdad. Se nos han juntado dos cosas que tienen absolutamente contaminada la atmósfera. Por una parte, hace ya una semana que prendieron fuego intencionadamente en el vertedero Duquesa, que está a 32 kilómetros de donde nosotras vivimos. Es un vertedero muy grande y se ve que siguen sin controlar el fuego, por lo que toda esa zona está con una humareda tremenda que no permite ver a escasos metros de distancia. Hace días que ya llegó el humo aquí, y realmente molesta mucho. Además, el jueves por la mañana entró una nube de polvo del Sahara que se prevé esté hasta el lunes. La mezcla de ambas cosas ha provocado una densidad en el aire que va a terminar siendo tan dañina para los pulmones como el mismísimo coronavirus… Esta foto la tomé esta mañana, no se aprecia muy bien la densidad de la que os hablo, pero igual puede daros una pequeña idea.

En cuanto al covid-19, las cifras oficiales hoy son de 9095 afectados, 2064 recuperados y 373 fallecidos. En esta última semana han aumentado mucho las cifras diarias. Lamentablemente, ya ayer se llevaron a una mujer del batey porque dio positivo. Se ve que vinieron los de sanidad y estuvieron fumigando las zonas por las que ella se movía, pero ella vendía fritura en el parque, por lo que tenía contacto con mucha gente, así que ya veremos lo que ocurre en los próximos días.

Estamos en nuestro 53 día de aislamiento, pero la verdad es que yo no veo que la gente esté aislada de verdad. Cuando salgo del batey para ir a comprar o al banco, veo que la gente va con mascarilla, pero hay demasiada gente en la calle, y muchos comercios o pequeñas empresas que deberían estar cerradas no lo están. En lo que es el propio batey, igual. Ciertamente, aquí las casas son tan pequeñas, de tan malas condiciones y con tanta gente viviendo en ellas que, en parte, es normal que no aguanten estar dentro. De hecho, en algunas, viven 8 personas en un espacio de 4 por 4 metros, ¡y no estoy exagerando! Así que os podéis hacer una idea…

Es más, seguimos teniendo toque de queda de 5 de la tarde a 6 de la mañana, pero después de las 5 e incluso por la noche, escuchamos gente que está caminando delante de nuestra casa. En todo el país se ha apresado ya a más de 20.000 personas por estar en la calle durante el toque de queda, pero en esta periferia en la que vivimos no suelen venir con mucha frecuencia los policías ni los militares para controlar.

Tampoco se sabe cuánto tiempo va a durar el estado de emergencia y de aislamiento, porque se van oyendo muchas voces insensatas pidiendo que se vuelva a la normalidad, tomando precauciones. La gente se desespera por la situación económica, pero creo que no son conscientes del todo de lo que eso implicaría. El presidente redactó una carta el 24 de abril para el Senado pidiendo prorrogar el estado de emergencia hasta el 25 de mayo, pero más allá de esa fecha no sé qué pasará. Incluso, se han pospuesto las elecciones generales presidenciales y congresuales pactadas para el 17 de mayo hasta el día 5 de julio. Igual estoy muy negativa, pero me parece a mí que esa fecha sigue siendo demasiado temprana tal como esto va evolucionando.

En cuanto a la cárcel que tenemos en el batey, las protestas que hubo el mes pasado no sirvieron absolutamente para nada más que para dejar la marca en el suelo.

Lamentablemente han seguido trayendo presos. Se ve que ha habido varios motines por hambre y porque quieren que les liberen para sanarse fuera de prisión. El lunes 13 vinieron los del Canal 5 y, a partir de ahí, la noticia se hizo pública. A mí me dijeron que los presos estaban sin medicinas, así que hace un par de semanas me decidí a ir a preguntar. Al principio no me querían dejar entrar, pero, cuando dije que iba a hacer una donación, el militar que me franqueaba la puerta la abrió de par en par. Estuve hablando con el encargado, quien me soltó el discurso bien aprendido de que los presos están bien atendidos por parte del gobierno. La verdad es que justo en ese rato que estuve dentro, pude ver médicos pululando por allí. Digo que eran médicos porque es lo que me dijo el encargado, porque más que médicos parecían astronautas 😊

El caso es que me dijo que no necesitaban medicinas, pero que si llevaba jabón de cuaba les vendría bien. Pensé hacerlo la semana siguiente, pero no fue necesario porque se me adelantó un religioso de otra congregación que se dedica a la pastoral penitenciaria. Eso sí, con la excusa de llevar el jabón, conseguí una información que me dejó patidifusa. Pregunté cuántos presos había y me dijeron que… ¡¡¡265!!! Si recordáis lo que os contaba el mes pasado, fueron 42 los primeros que llevaron, y diariamente han ido sacando fallecidos, lo cual quiere decir que son muchos más de 265 los que han traído desde el principio hasta ahora.

Además del coronavirus y del problema de la atmósfera, hay otra historia más que está afectando negativamente al país. Su nombre es CLEREN, una bebida alcohólica ilegal originaria de Haití. La policía ha descubierto varios puntos de fabricación clandestina aquí en República Dominicana. Al ser tan barata, la gente la compra mucho. Ya han muerto 120 personas por su causa, entre ellos, el hermano de un amigo mío. Fue hace tres semanas y la familia sigue destrozada. Fueron días muy duros para ellos porque, además del dolor por la pérdida, tuvieron que soportar una cantidad de trámites impresionantes porque el chico aún no había sacado su cédula (su carné de identidad). Tuvieron el cuerpo retenido durante 72 horas, y cuando lo entregaron ya estaba totalmente descompuesto.

Pero… ¡basta ya de noticias trágicas! También tengo noticias muy buenas que contar, y es que, gracias a nuestro querido padre Ronal y ahora también a KORIMA, estamos ayudando ya a un total de 150 familias entregándoles alimentos.

Por una parte, hemos duplicado el número de las que ya veníamos ayudando desde siempre con el proyecto Son Nuestros Hermanos. Con los que he apuntado hoy ya son 84. Como dice el padre Ronal, esto es un pozo sin fondo, porque estamos en un lugar en el que, sin pandemia, ya había miseria, así que ahora ya puede imaginarse uno. Aquí la gente come de lo que trabaja cada día, y como ahora nadie puede trabajar, se está pasando mucha hambre. A pesar de que procuramos ser muy discretos en la entrega de alimentos, es inevitable que la gente se entere y, movidos por la desesperación, van enviándome mensajes pidiendo ayuda.

Lo que no sé es cómo vamos a organizarnos para preparar las cajas si sigue aumentando el número, porque siempre lo hemos hecho en casa de mi compañera Ana, y su galería no es que sea muy grande que digamos. Pero bueno, ya nos iremos apañando como sea. Lo importante es que todas estas familias puedan comer.

Por otra parte, desde hace un mes, cada quince días estamos dando alimentos también a las familias de los niños de la Escuelita. Este martes pasado fue la segunda vez. Pero no solo damos alimentos. Nos hemos organizado para que los niños aprovechen el tiempo y sigan aprendiendo o, al menos, practicando lo que habían aprendido antes de tener que cortar las clases. Así, las maestras me envían las tareas que preparan para sus alumnos, yo hago las copias y el día que los convocamos se les recoge las que se les había dado la vez anterior y se les entregan las nuevas. Estoy encantadísima, porque realmente todos se lo han tomado muy en serio. En la Escuelita es mucho más fácil preparar las cajas con los alimentos porque tenemos más espacio. De hecho, las maestras forman un buen equipo. Pero… el inconveniente ahí es que el callejón en el que estamos es muy estrecho y se nos hace muy difícil que la gente guarde la distancia de seguridad, por lo que procuramos que todo sea lo más ágil posible.

Aparte de los alimentos, estamos ayudando con medicinas a quien las va pidiendo, además de los fijos a los que entregamos cada mes, claro está, que son Odeta, Marco, Adline y Luciana. Había otros cuantos que mensualmente venían a traerme la receta, pero desde que estamos con el aislamiento no he sabido de ellos.

Y también acudo si me llaman por una emergencia, como fue el caso de Benoir. Una tarde sonó el timbre de casa y, unos minutos después, tocaron en la puerta de mi habitación. Era una de mis hermanas, para decirme que la vecina de enfrente estaba pidiendo ayuda porque su marido se había cortado. La pobre se veía tan desesperada que fuimos a hacerle una cura. Pero lo que tenía no era un corte, sino un tajo bien profundo. Necesitaba puntos y, además, la antitetánica, porque fue con una escalera de hierro. Él no podía moverse para ir a ningún sitio y además faltaba poco para el toque de queda. Yo había ido solo con agua oxigenada, Betadine y gasas, así que fui a casa a buscar provisiones y regresé. Le tuve que poner seis puntos. Le pedí que fuera el día después al centro de salud para que se la revisaran y le pusieran la antitetánica, pero a la mañana siguiente me llamó ella para decirme que su esposo no pensaba salir porque le daba miedo contagiarse de coronavirus. Así que tuve que comprar la vacuna e ir yo a ponérsela. Todavía me río recordando ese momento, la cara de pánico que el pobre puso cuando supo que le iba a pinchar, jajajaja. Parecía un niño pequeño… y encima, con tanto público, porque en esa casa viven más de 15 personas, y todos querían ver el acontecimiento. El caso es que todo fue bien. Estuve yendo durante una semana a hacerle las curas y ya está perfectamente cerrada la herida.

Vaya… acabo de darme cuenta de todo lo que llevo escrito, así que voy a tener que terminar ya, porque me he pasado de lo habitual y no quiero aburriros. El próximo mes, más.

Por favor, en aquellos países en los que ya estáis saliendo, aunque sea a caminar, tened mucho cuidado y seguid guardando las medidas de protección. No nos confiemos, por muchas ganas que haya de volver a la normalidad.

Un abrazo grande y caluroso,

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana

 

 

 

 

ANTE EL 1 DE MAYO: EL TRABAJO ES PARA LA VIDA

 

MANIFIESTO ANTE EL PRIMERO DE MAYO

Ante el 1º de Mayo de 2020, Día Internacional del Trabajo, extraordinariamente marcado por la crisis de la pandemia, las organizaciones promotoras de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) unimos nuestras voces y fuerzas, en esta celebración del trabajo y de san José obrero, para reafirmar que el trabajo es para la vida, que debe garantizarse unas condiciones laborales que protejan la integridad física y psíquica de la persona, y favorezca su protección social, esenciales para una vida digna.

No nos cabe duda de que la crisis laboral y económica provocada por la pandemia de la COVID-19, hubiera tenido un menor impacto, sin la indecente precariedad laboral, ese “virus” que caracteriza el sistema de relaciones labores, que lesiona los derechos de las personas trabajadoras y de sus familias; si la sanidad y el conjunto de políticas sociales hubieran contado con los recursos que necesitan y que fueron recortados como consecuencia de la anterior crisis financiera.

Los empleos más precarizados, como son los de personas trabajadoras del hogar y de cuidados, de la agricultura, de establecimientos de alimentación o repartidoras, que hasta el momento han estado invisibilizados y no han tenido un justo reconocimiento laboral y social, son los que en este momento de crisis sanitaria, que supone la paralización del sistema productivo y económico, se han «descubierto» como esenciales para la sostenibilidad de la vida, para garantizar el bienestar de todas las personas y que no nos falten alimentos y cuidados durante el periodo de cuarentena. Pero continúan ejerciendo sus funciones en condiciones precarias y en la mayoría de los casos sin la protección adecuada. Amplificamos nuestro aplauso, también para estas realidades.

«Tenemos unos sueldos muy bajos, sin derecho a paro, no estamos protegidas, por nada ni por nadie. ¿Por qué no tengo yo derecho a cobrar paro como una cajera que trabajo en el supermercado, una panadera, un repartidor?… si mi trabajo es tan digno como el de ellos… no sé por qué las leyes están así, no sé por qué nos miran así, es que parecemos la clase baja del universo…» Rosario, empleada de hogar en Albacete.

A ello se unen el drama del desempleo registrado, que, junto al estructural, son la punta del iceberg de una crisis del empleo mucho mayor; que no computa los trabajos no reconocidos, ni el empleo suspendido por expedientes de regulación temporal. El empleo que en primer lugar se ha destruido es el más débil, el que carece de redes de protección social. Por ello, a todas las personas que verán reducidos sus ingresos, incluso hasta límites que no garanticen el mínimo para vivir dignamente, se suman las que no cuentan con ningún tipo de protección.

Hacemos un llamamiento para que se articulen e impulsen todas las medidas necesarias evitando que esto vuelva a pasar, y para apoyar y cuidar a las personas más afectadas, especialmente a quienes están en la calle, sin techo y las que nunca reúnen los requisitos para percibir alguna renta mínima. ITD, constituida por instituciones que acompañan a las víctimas de la precariedad, exigimos construir una red de protección social para quienes han perdido empleo, salario y derechos, para que nadie se quede atrás.

Necesitamos superar planteamientos individualistas y comprometernos solidariamente con la comunidad y el bien común. Valoramos el compromiso de la ciudadanía y el de tantas empresas, y subrayamos que son las Administraciones Públicas las garantes últimas del bien común de nuestra sociedad.

Desde estas constataciones, reclamamos:

  • El reconocimiento de un ingreso mínimo garantizado en un programa articulado que integre las políticas sociales en España.
  • El derecho a la prestación por desempleo para las personas empleadas de hogar, así como el reconocimiento social del trabajo de hogar y de cuidados.
  • La regularización extraordinaria y urgente de los trabajadores y las trabajadoras “sin papeles” y descartados de los derechos de ciudadanía.
  • Un pacto de Estado, entre toda la sociedad y sus instituciones que, entre otras cuestiones, apueste por la centralidad de la persona y el trabajo decente, piedra angular sobre lo que se sostiene todo lo demás.
  • El fortalecimiento del pilar de los derechos sociales en Europa.

Como entidades de la Iglesia sensibles y comprometidas con la realidad en el mundo obrero y del trabajo, en este 1º de Mayo y de san José obrero invitamos a las comunidades cristianas a unirnos, desde la distancia física obligatoria, desde nuestras casas, en la celebración y la oración. Os invitamos a participar con creatividad en aquellas acciones que puedan hacer visible la necesidad de un trabajo decente acorde con la dignidad humana.

Manifiesto 1 mayo 2020

Carta del papa Francisco a los Movimientos populares

El papa Francisco considera que es el momento de un salario universal para los trabajadores más humildes y sin derechos. Denuncia que los trabajadores pobres “han sido excluidos de los beneficios de la globalización” pero no de sus perjuicios: “los males que aquejan a todos, a ustedes los golpean doblemente”; les anima a seguir en la lucha por las 3T: tierra, techo y trabajo; y les invita a pensar con él “en el proyecto de desarrollo humano integral que anhelamos” para el después de la crisis:

“También quisiera invitarlos a pensar en “el después” porque esta tormenta va a terminar y sus graves consecuencias ya se sienten. Ustedes no son unos improvisados, tiene la cultura, la metodología pero principalmente la sabiduría que se amasa con la levadura de sentir el dolor del otro como propio. Quiero que pensemos en el proyecto de desarrollo humano integral que anhelamos, centrado en el protagonismo de los Pueblos en toda su diversidad y el acceso universal a esas tres T que ustedes defienden: tierra, techo y trabajo. Espero que este momento de peligro nos saque del piloto automático, sacuda nuestras conciencias dormidas y permita una conversión humanista y ecológica que termine con la idolatría del dinero y ponga la dignidad y la vida en el centro. Nuestra civilización, tan competitiva e individualista, con sus ritmos frenéticos de producción y consumo, sus lujos excesivos y ganancias desmedidas para pocos, necesita bajar un cambio, repensarse, regenerarse.”

Acceso a la Carta: Carta_F_MMPP_Pascua2020