• NUESTRA WEB

  • MEMORIAS

  • BOLETINES

  • REDES SOCIALES

  • Anuncios

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 22 de agosto de 2017

¡Hola a todos!

¿Qué tal estáis? Supongo que algunos aún disfrutando de las vacaciones y otros ya de vuelta a la vida cotidiana.

Aquí nos encontramos en el último caso, puesto que el curso escolar empieza en agosto. De hecho, el personal de nuestra escuela está trabajando desde principios de mes y hoy ya se han incorporado los alumnos.

Yo llevo una semana por aquí. Estuve en España visitando a mi familia y, de ahí, me fui a Roma, para participar en el Capítulo General de mi Congregación. Toda una experiencia. Eso sí, ha habido de todo en el tiempo que he estado fuera. Cosas muy buenas, porque el reencuentro con los míos siempre lo es. Pero también ha habido momentos difíciles, por diversos motivos.

Uno de ellos es que, estando allá, me llegó la noticia de la muerte de Roberto, el chico del que os hablaba casi al final de mi última carta. Yo era consciente de que no le iba a aguantar el cuerpo hasta que yo volviera pero, aún así, la noticia fue muy dolorosa. Todavía estos días, caminando por el batey o al entrar en la casita donde damos las clases de alfabetización, pienso que me lo voy a encontrar en cualquier momento. En fin, ya está descansando. Luego ha habido cosas a las que me cuesta adaptarme cuando estoy en el primer mundo. Puede parecer una tontería, y quizá no lo entienda quien no haya vivido al menos una experiencia misionera en algún lugar pobre, o simplemente haya pasado necesidad. Pero el hecho de ver cómo la gente gasta el dinero en caprichos y cosas innecesarias, o cómo se desperdicia la comida en tantos bares y probablemente también en muchas casas, o la cantidad de lámparas que hay en una simple tienda y el despilfarro de energía que eso supone… bueno, me hace pensar en el hambre que pasa aquí la gente o en cómo se alumbran con velas cuando las tres o cuatro horas de luz que nos dan llegan en el día y no en la noche. Ya digo, puede que os parezca una exageración, pero el mundo está tan mal e injustamente repartido, que me duele profundamente. Bueno, el caso es que reconozco que ya tenía ganas de volver al batey y reencontrarme con mi gentecilla. Y si yo tenía ganas, se ve que la gente tenía más ganas aún de que yo volviera. Ha sido y está siendo muy bonito sentirme tan bien acogida, recibir tantas sonrisas, besos y abrazos cuando me ven.

De la semana que llevo aquí, no puedo contaros mucho. Entre limpiar y acondicionar de nuevo la casa y preparar lo de la escuela se me ha ido un tiempito. He visitado algunos enfermos y me he reunido con las maestras de alfabetización para ir poniendo en marcha el nuevo curso. De hecho, esta tarde hemos empezado a recoger las inscripciones para este año. Afortunadamente, hay al menos 8 niños de los que teníamos el año pasado que han conseguido inscripción en la escuela pública, por lo que podemos admitir a otros nuevos. Mañana seguiremos inscribiendo y volveré a reunirme con las maestras para empezar a organizar los grupos y planificar. En este curso se incorporarán a la comunidad otras dos hermanas. Cuando lleguen, ellas llevarán la parte de la que yo estaba encargada en la escuela estos últimos años. Por tanto, aunque tengo otras obligaciones congregacionales, confío poder contar con algo más de tiempo para dedicarme a los enfermos y a las clases de alfabetización, e incluso comprometerme a darles alguna asignatura nueva, como inglés y alguna otra.

Y respecto al proyecto Sin Papeles No Soy Nadie, no paro de recibir llamadas de la gente para venir a verme, pero lo estoy frenando un poco porque tengo un problema grande. Se trata de que, al dejar mi trabajo en nuestra escuela, pierdo mi oficina y, por tanto, el lugar en el que atendía a toda esta gente dos tardes a la semana.

Ayer, después de misa, me estuve pateando el batey buscando algún local pequeño para alquilar. Seguí por la tarde. Y hoy, al terminar de inscribir, también. Lo que encuentro barato son casitas de madera y uralita, pero eso no me sirve porque cualquiera las puede abrir de dos patadas, y es una responsabilidad grande dejar ahí los documentos de la gente. Por tanto, ando buscando algo construido con block y con puerta segura, pero todo lo que hay es más caro. Y si no es tan caro, está bastante escondido o en una zona demasiado ruidosa. Ayer fui a preguntar a un señor, amigo de la comunidad desde hace mucho, que acababa de construir un par de locales cerquita de casa y sabía que los alquilaba. Llegué tarde porque justo los alquiló la semana pasada. El buen hombre me dijo que, si le daba 15 días, se ofrecía a construir otro local en la parte de arriba y me lo alquilaba por un precio de ganga. Pero se ve que la suerte no me acompaña, puesto que esta mañana me ha dicho que lo ha llamado el ingeniero para ofrecerle un trabajo bueno de un par de meses, así que, al aceptarlo e irse lejos, no puede hacer la construcción.

En fin, habrá que seguir buscando sin desesperarse. Estoy segura de que, si Dios quiere que siga adelante con este proyecto, algo encontraré. Os contaré los resultados en la carta del próximo mes.

Hasta entonces, un abrazo grande y todo mi cariño,

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: