• Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 988 seguidores

  • NUESTRA WEB

  • MEMORIAS

  • BOLETINES

  • REDES SOCIALES

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 12 de marzo de 2018

¡Hola a todos!

Después de todo este tiempo que he estado sin escribiros, confío que os encontréis bien. Yo ya estoy recuperada de las quemaduras. Estuve un tiempito fuera de aquí y a la vuelta me encontré con mucho trabajo, además de que estamos construyendo la segunda planta de nuestra casa y eso supone un plus de cosas de las que estar pendiente, por eso he tardado más en escribiros.

La vida en el batey sigue su curso normal. Las clases de alfabetización van viento en popa. En el último mes y medio se han inscrito muchos más niños, y ya hemos comenzado dos nuevas asignaturas con todos los niveles: inglés y educación física. Tanto las maestras como los alumnos están aprendiendo inglés y todos están encantados. En el mes de febrero tuvimos dos acontecimientos para celebrar. Por una parte, el 14 de febrero, el día del amor y la amistad. Se hicieron unas manualidades con corazones, acompañadas de la correspondiente reflexión sobre la importancia de amar a todos de verdad y sobre el valor de la amistad. Por otra parte, como ya os he comentado en años anteriores, aquí febrero es el mes de la Patria. De ahí que decoráramos la escuelita con la bandera y los colores propios del país, y se instruyó, como en todas las escuelas, sobre la historia de la Independencia y sobre los héroes de la Patria, que aquí son tan importantes. Ahora, antes de Semana Santa, tendrán sus exámenes de segunda evaluación antes de las vacaciones. Os seguiré contando.

En cuanto al proyecto de Sin Papeles No Soy Nadie, también va a tope. Seguimos declarando niños indocumentados, y ayudando a los adultos a conseguir todos sus documentos. La gente hace largas filas en la calle donde tengo el local los días que atiendo. Algunos vienen desde muy lejos, por lo que soy incapaz de irme sin atenderlos a todos, aunque sea ya con linterna en mano…

En la Embajada de Haití ya me han entregado los pasaportes que hicimos hasta el mes de junio de 2017. Lo digo como si fuera un logro, pero en realidad siento que es una injusticia enorme, puesto que están tardando ocho meses en entregar a la gente su pasaporte, cuando en España te lo entregan en el mismo día que te lo haces. Incluso a mí, cuando lo renové hace un par de años en la Embajada de España en Santo Domingo, me lo dieron en tres semanas, y pagando una tercera parte de lo que cobran por los pasaportes haitianos. ¡Muy injusto!

Además, no hace mucho descubrí algo que también dificulta el hecho de que esta gentecilla pueda estar “en condiciones legales”, y es que no sólo tienen que conseguir su pasaporte, sino que una vez que lo tienen, deben buscar el dinero para viajar hasta Haití, solicitar su visa dominicana, que viene costando más de 200 dólares, buscar dónde quedarse el tiempo que tarden en darle la visa, y luego pagar la estadía dominicana, que está en torno a los 50 dólares. Para gente que vive en situaciones de extrema pobreza, como es la que se relaciona conmigo, estas cantidades son desorbitantes. Esperemos que en algún momento las leyes sean más justas y realmente favorezcan a los pobres.

A los ancianos y enfermos seguimos visitándolos y ayudándolos en la medida de nuestras posibilidades, llevándoles comida y las medicinas que necesitan. En ese sentido, me sentí realmente acogida por todos ellos cuando volví después de mi recuperación. Al ir a sus casas a visitarles, muchas de las viejitas dieron gritos de alegría porque se habían quedado verdaderamente preocupadas al saber lo que me había pasado. Humanamente, es algo muy reconfortante saber que la gente se preocupa por una y que estuvieron todo el tiempo orando con fervorosa fe para que me sanara.

Por otra parte, ya fuera de los proyectos, últimamente he asistido a varios encuentros de jóvenes. Aquí la fe se vive de una manera peculiar, bastante diferente a lo normal en España, puesto que hay mucha influencia de las iglesias evangélicas y carismáticas. Sin embargo, independientemente de que pueda compartir o no ciertas formas, me maravilla ver la confianza de la gente en Dios, en su Providencia, de saberse en sus manos. A veces quizá pudiera confundirse con una simple resignación, pero yo creo que es mucho más, que realmente creen.

Verdaderamente me encanta vivir aquí y disfrutar con pequeños detalles de la vida cotidiana. Disfruto en las celebraciones en la Iglesia, viendo cómo poco a poco se forma comunidad. Disfruto cuando camino y veo a los niños jugando con la goma de una bicicleta, haciéndola rodar calle arriba y calle abajo. Disfruto viendo cómo los niños de nuestra escuelita se esfuerzan en aprender. Disfruto con la sonrisa agradecida de tanta gente a la que ayudamos. Disfruto cuando en la mañana de los miércoles y los jueves voy hacia el parque, cuando aún no ha salido el sol, a reunirme con las madres que van ese día a declarar a sus hijos o con la gente a la que llevo a la embajada a hacerse pasaportes. En el camino siempre me encuentro a unas mujeres que salen con sus pequeños de una iglesia evangélica donde pasan la noche. Son mujeres que no tienen un techo donde vivir y que les dejan dormir allí. Y luego, en el parque, me encanta ver el movimiento de gente que comienza el día… los motoristas llevando a los pasajeros a sus trabajos… las mujeres que venden café para todos los que pasan… las que cargan su “punchera” y se patean el batey para vender algo…

los hombres cargados con sus instrumentos de trabajo… los niños con su uniforme camino de la escuela… O dentro de la guagua, cuando la llevo cargada de gente que va a hacerse su pasaporte, sus cuerpos apretujados unos contra otros y sus miradas cargadas de esperanza por conseguir sus documentos…

Todo pobre, sencillo, tan cotidiano… que resulta encantador.

Igual pensáis que me he vuelto loca por disfrutar de estas cosas tan normales, pero cada vez estoy más convencida de que la vida es eso, lo cotidiano, lo de cada día. Y en todo podemos encontrar a Dios, y con todo lo que hacemos podemos transmitirlo. No se trata de hacer grandes cosas, sino de hacer lo que hacemos con amor, con ganas de dar lo mejor de nosotros mismos, superando nuestros problemas y procurando siempre hacer felices a aquellos con los que nos encontramos.

Normalmente estamos tan ocupados con lo que hacemos, que podemos olvidarnos de lo más importante. Hace un par de meses murió un amigo muy querido. Él era un hombre sencillo y bueno, que se preocupaba por lo realmente importante y cuya principal preocupación era crear familia y hacer de sus hijos gente buena, como él lo era. Su muerte fue repentina e inesperada, aún a veces se me hace difícil creer que ya no está. Eso y mi accidente me han hecho pensar mucho. Ninguno sabemos cuándo llegará nuestra hora, porque la muerte no tiene edad. De ahí que sea tan importante vivir la vida con sentido, valorando lo que tenemos, cuidando a los que queremos, dejando la mejor huella que podamos en este mundo. Como lo hizo Jesús. Y como lo ha hecho tanta gente que no sale en las noticias, cuyas vidas pueden pasar desapercibidas para gran parte de la humanidad, pero no para aquellos a los que ofrecieron lo mejor de sí mismos. En el fondo, eso es ser misionero.

En nuestra Congregación hoy celebramos la fiesta de una hermana que vivió así, Teresita Albarracín, una joven claretiana que murió con solo 19 años, cuyo lema era “Sonreír siempre”, pasara lo que pasara, y vivir desde la sencillez, centrada en el Dios de la Vida. Ojalá ella y todos los que nos han precedido, intercedan por cada uno de nosotros para que vivamos cada día de manera más sencilla, más humilde, más solidaria, más fraterna, más desde Dios…

Un abrazo grande para cada uno y mi oración.

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana

A %d blogueros les gusta esto: