• NUESTRA WEB

  • MEMORIAS

  • BOLETINES

  • REDES SOCIALES

  • Anuncios

EXPERIENCIA SOLIDARIA NÍJAR 2018. TESTIMONIOS

Es curioso que si me hubieran preguntado al empezar el curso si me gustaría participar en un voluntariado, hubiera dicho que sí. Siempre me ha gustado la idea de ir a África, Pakistán o la India como voluntaria para echar una mano. Aun así, puedo decir que después de la experiencia que tuvimos en Níjar hace unas semanas, mi idea de ayudar como voluntaria no ha cambiado, pero sí mis expectativas.

Ha sido alucinante como en unos días nos han demostrado que no hace falta cambiar de cultura, país o continente para ayudar. Sé que los 5 días que estuvimos allí no habrán cambiado el pueblo, ni a las personas, ni todo el trabajo que hay que hacer. Está claro que en 5 días no se puede solucionar el mundo, pero sí cambiar nuestra forma de verlo. Ha sido increíble conocer con todos los sentidos las realidades que vemos diariamente por la televisión y que no tenemos en cuenta. Que toda la pobreza y falta de humanidad existe, y a un par de horas de nosotros. Ha valido muchísimo la pena que explotaran esa burbuja donde vivimos y nos llevarán a Almería.

La rutina de ese pueblo que pocos conocen me ha hecho aprender. Creo que es una experiencia muy necesaria, estoy súper agradecida de haber tenido la suerte de poder disfrutarla. Ojalá de aquí 3 años mi hermano llegue a bachiller y diga “después de ver lo que hay en Níjar no voy a volver a tirar ni las judías de la paella” y además de mi hermano, que muchos más tengan la oportunidad de crecer tanto como personas en unos pocos días. Ojalá muchos puedan ayudar, ver los asentamientos, participar en talleres, disfrutar de la convivencia entre amigos… Pero sobre todo ojalá muchos más puedan escuchar historias, cada una diferente, con unas complicaciones, unas fechas y una mueca de tristeza en cada cara.

Sin lugar a dudas, lo que más me ha marcado ha sido la gente, sus experiencias y su forma de ver la vida. Me ha marcado que la gente nos diera lo que tenía para darnos las gracias, sabiendo que no les sobraba. Me ha marcado el valor que le dan a las cosas, a todo lo que forma parte de nuestra vida cotidiana. Después de ver a gente discutir por comida, o que duermen en el suelo un día de lluvia después de trabajar horas, me he replanteado la suerte que tengo. Fui a Níjar con la intención de ayudar, pero he vuelto con la conclusión de que me han ayudado ellos a mí. Y con esto me refiero a querer, a valorar, a disfrutar y a no juzgar.

En 5 días he visto gente más feliz sin tener nada, que en mi ciudad gente que tiene de todo. He visto amabilidad, gentileza, ganas de vivir, ganas de estudiar, hambre, dolor, preocupación y miseria. Sin lugar a dudas, ha sido una de las mejores experiencias de mi vida, y ya envidio a los del año que viene que van a poder ir. (María Ramírez)


Después de esta gran experiencia me he dado cuenta de todos los privilegios que tenemos y de lo poco que los apreciamos, ya sea a nivel de comida o a nivel de cosas materiales. Durante estos días he podido apreciar con lo poco que son felices estas personas y lo mucho que lo agradecen todo, hasta por el mínimo gesto que hacías por ellos te lo agradecían. Una de las cosas que más me impactó es que cuando vas a las casas a visitar quizás te ofrecen lo único que tienen y te lo dan a ti tan solo por haber ido a visitarlos o a llevarles cualquier cosa. La verdad es que ha sido una experiencia muy dura ver como vivían. Otra cosa que me impactó muchísimo fue cuando nos contaban sus experiencias en la patera, como los engañan cobrándoles hasta 3.000 euros por un viaje que les aseguran llegar en 2 días pero quizás llegan en siete y desgraciadamente hay algunos que ni llegan y además si alguno cae de la patera no lo recogen o si alguno se pone enfermo lo tiran al mar. Y una vez llegan aquí no tienen nada ni casa, ni familia, ni dinero, ni trabajo, tienen que empezar una vida de nuevo.
Allí cada día te impactaba una cosa nueva. Ya era por las experiencias que nos contaban o porque íbamos a los asentamientos y veíamos como vivían, sin calefacción, el suelo de tierra, techos de plástico y a veces incluso las paredes también, volvían de trabajar y no tenían ni agua caliente para ducharse y tal vez tampoco nada para cenar porque con unos míseros 4€ la hora, los que tenían suerte de trabajar, no dan para mucho si tienes una familia que mantener, aunque las mercedarias les ayudaban mucho con comida y ropa, pero nunca había suficiente para todos. Los que no tenían tanta suerte se quedaban en las rotondas a las 8 de la mañana esperando a alguien que ese día ya no pasaría a por ellos y además no cobrarían. Además de trabajar, algunos venían con sueños de estudiar pero sabiendo lo que cuesta una universidad y además estando sin papeles poco podían hacer. Y además de los jóvenes que querían estudiar, estaban los niños y niñas que vivían en asentamientos que tampoco tenían el privilegio de ir al colegio.


Además de como viven es también el peligro al que se exponen yendo a comprar o volviendo de trabajar con bicicleta cuando está oscureciendo debido a que las carreteras no tienen un arcén para que vayan las bicis. Fue muy impactante ver de camino a Mercadona la cantidad de flores que hay a los bordes de la carretera por todos los muertos con bicicletas. Y que además te digan: ” me voy a comprar a mercadona, a ver si tengo suerte y vuelvo vivo”, te deja muy muy helada.
Cuando llega la hora de irte te sientes como si te los dejaras allí abandonados y tú vuelves a tener de todo, pero aunque con esos pocos días no hayamos podido arreglar todos los problemas que hay allí (que son muchos), hemos aportado nuestro granito de arena y hemos hecho todo lo que hemos podido.
Además de todo el sufrimiento que hemos visto me llevo muchas cosas buenas en mi interior y muchos buenos ratos de risas con los inmigrantes y entre nosotros que siempre recordaré, pero sobre todo me llevo una nueva manera de ver la realidad y de apreciar todas las cosas que tengo dándome cuenta de que son muy valiosas.
Muchas gracias por vivir esta experiencia tan especial con todas nosotras. Siempre la recordaré y ya estoy esperando repetirla. (Marta Dolz)


Realmente, es muy fácil citar la experiencia vivida en Níjar pero a la vez es verdaderamente  difícil expresar los sentimientos y las causas de estos surgidos a raíz de una semana allí.
Me hago tantas preguntas al recordar a todos aquellos que nos han permitido aprender de ellos… por ejemplo:
¿De dónde han sacado tanta valentía a lo largo de su vida?
¿Por qué dan todo si no tienen nada?
Es tan ironico esto, gente que se juega la vida para llegar a “un mundo mejor” para mantener a sus familias que estan a miles de kilómetros de ellos, personas que a tan solo 4 horas de nosotros recorren kilómetros para conseguir algo de agua, niños que viven entre casas de plástico las cuales muchas veces ni siquiera tienen techo. ¿Cómo es posible que vivan en la miseria y sean tan felices? Son tan diferentes nuestras vidas…
Por suerte, la miseria de la que hablo tan solo es material, porque me considero afortunadísima de haber conocido a gente con un corazón tan enorme como el de todos ellos, me alegra haber vivido, disfrutado, compartido y formado un gran vínculo y una gran unión con todos ellos.


Por último, una de las cosas que me han sorprendido mucho, es el concepto “felicidad” de ellos, fueron felices solo por compartir un partido de fútbol con un grupo de niños, tener una invitación a la hora de comer o de cenar, y por una mínima ayuda en diferentes talleres en los que ellos trabajaban. Ahí demostraron que el dicho de “menos es más” es completamente cierto y dentro de nuestro mundo por suerte hay gente que nos lo ha enseñado.
Realmente estoy agradecida, tanto que quizás mis palabras no son suficientes.
Como empezaba diciendo, es muy difícil expresar qué nos han hecho sentir, y sobre todo cuánto nos han enseñado, pero estoy completamente segura de que lo que nos han hecho vivir ellos, la manera en la que nos agradecían cualquier gesto insignificante y las sonrisas y miradas dirigidas hacia nosotros jamás las voy a olvidar. (Amparo Beneyto)


Antes de ir a San Isidro de Nijar, ya sabía a lo que iba, vas con la conciencia de  que vas a un lugar pobre, donde la gente vive muy mal, donde hay mucho emigrante bla bla bla.. te piensas que eres el/la mejor porque vas a ayudarles, pero no, te ayudan ellos a ti, eres tú el que vuelves cambiado.
A pesar de ser solo 5 días, han sido unos 5 días convertidos en 10, unos 5 días muy intensos, unos días que me han hecho ver la vida de otra forma distinta.
Porque yo no fui allí a ayudar, sino a que ellos me ayudaran y me dieran una lección de vida. Nos pensamos que somos mejores que ellos, simplemente, porque tengamos dinero, un techo donde dormir y comida. Pero no, lo que conoces allí son personas enormes, que no tienen nada y te lo dan todo. Personas que a pesar de todas sus penas, te ofrecen su mejor sonrisa. Personas con unas ganas de luchar y seguir adelante admirables, son gente como nosotros o mejor que nosotros, aunque físicamente tengan menos, interiormente tienen mas.
De esta experiencia me llevo una gran lección, me ha abierto los ojos, si ellos pueden salir adelante, ¿por qué nosotros no? Si ellos cada día se levantan con una sonrisa a pesar de no tener para comer, ¿por qué nosotros no? Hay que aprender de su filosofía de vida. A pesar de todo lo que llevemos atrás, solo hay que mirar adelante. Porque si ellos en sus pésimas condiciones de vida tienen ganas de seguir viviendo y luchando por una vida mejor, nosotros también.


Otro dato que me impactó y me marcó fue el hecho de que la gente no les trate como personas, que el alcalde del pueblo haga lo posible para tirarles de allí. Pero, ahora pregunto yo, ¿y ellos son personas? Para mi parecer no, ¿qué clase de gente hace eso? Solo piensan en ellos. Pero lo más duro es ver que a 100 metros de donde se dan estas situaciones hay casas de lujo y turismo, y que se vive como en un mundo paralelo.
Había que ver que simplemente con jugar con ellos a fútbol o al spiribol la cara de felicidad que tenían, se sentían personas como nosotros, se sentían uno mas.
Es muy penoso ver cómo la gente se aprovecha de ellos, ver cómo les tratan como animales. Les quitan los bancos para sentarse en los parques, en algunos asentamientos les quitan el agua y, además, los empresarios los usan para trabajar cobrando una miseria. Vergüenza me daría a mi vivir a costa de ellos. Pero claro, luego los que no son personas son los emigrantes.
A esto hay que añadir la gran labor que hacen la monjas de la congregación de las Mercedarias , viven para servir. Dan su vida para que ellos puedan vivir, como mínimo, como un ser vivo. Son unas monjas maravillosas y luchadoras, sin las cuales, muchos de ellos ya no estarían aquí.
La persona que más me ha marcado fue un morenito llamado Kwasi, nacido en Ghana. Era una persona muy alegre, que tenía una risa muy contagiosa. Era amable y sereno, era genial, veías la alegría en él. Se pasó la mayoría de días con nosotros.


Un día nos contó su trágica historia, lo que ocultaba detrás de él, de esa gran sonrisa. Y ya no era tan alegre todo, la cosa cambiaba. Pero, a pesar de ello, nunca le vi dejar de sonreír ni de luchar por conseguir sus derechos.  Aprendí muchas cosas de él, cosas que voy a llevar a la práctica y no voy a olvidar.
Por otra parte, en la convivencia hemos aprendido a cuidar de nosotros, a que no nos lo hagan todo. También hemos conocido a personas de nuestro grupo cómo son de verdad.
Si tuviera que describir esta experiencia en una sola frase, diría: aprendiendo a mirar la realidad con otros ojos. Porque he aprendido a dejar a parte lo material, a darme cuenta que con poco se puede vivir y ser feliz, que si ellos pueden, yo también. He aprendido a que a pesar de los problemas que podamos tener, siempre hay que sacar lo mejor de nosotros y no dejar de luchar, a sacar nuestra mejor sonrisa y seguir adelante. A ser generosa y dar lo mejor de mí.
Este tipo de experiencias son únicas, en definitiva, he aprendido mucho. Es difícil expresar en palabras todo lo vivido y lo sentido.  (Aida Bertomeu)

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: