• NUESTRA WEB

  • MEMORIAS

  • BOLETINES

  • REDES SOCIALES

  • Anuncios

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 23 de septiembre de 2018

¡Hola a todos, espero que estéis bien!

El 31 de diciembre es el día en el que uno suele echar la mirada atrás y recordar lo que ha sido el año. Hoy no es 31 de diciembre sino 23 de septiembre, pero para mí casi ha sido lo mismo. ¿Por qué? Pues porque hoy hace cinco años que llegué a estas tierras dominicanas y, como hemos tenido retiro en la comunidad, ha sido un día tranquilo de orar, reflexionar, recordar…

Me doy cuenta que en estos cinco años he vivido muchas cosas. De hecho, no soy la misma que llegó, con dos maletas en la mano y el corazón lleno de ilusión. Sigo teniendo las dos maletas y sigo ilusionada, pero me siento diferente.

Recuerdo que me recibió en el aeropuerto mi hermana Mercedes. La trajo Alfredo en su guagua, la misma que ahora llevo cada jueves a la embajada de Haití cargada de gente con el corazón ilusionado porque va a hacerse por fin su pasaporte. Si esa guagua pudiera hablar… ¡creo que hablaría de corazones ilusionados!

Por el camino Mercedes no paró de contarme cosas de esta realidad, y yo lo absorbía todo como una esponja. Cuando estábamos a unos 5 kilómetros de casa, al pararnos en un semáforo, me sorprendió oír algo que ya se ha convertido en lo más normal: un señor evangélico estaba parado en una esquina, con un megáfono, predicando a viva voz. Su cara se me quedó grabada… A ese hombre lo he vuelto a encontrar con frecuencia, y siempre me recuerda esa noche de mi llegada.

Nidia nos esperaba en casa, con Lisa y Canela, nuestras perritas. Esa noche apenas pude dormir por el calor, por la emoción, por el cambio de horario… supongo que por una mezcla de todo.

Una semana después llegó Patricia, la última hermana que formaba la comunidad. Había tenido que ir a visitar a su mamá por un problemita que tuvo. Y esos fueron los comienzos… En este momento, de esa comunidad soy yo la única que queda.

Recuerdo que empecé a llevar la secretaría de la escuela y que fue ahí, justamente, donde, en una conversación con Ana, que entonces era la cocinera de la escuela, vi la oportunidad de visitar enfermos con ella en el batey y de buscar comida para llevar a la gente más necesitada. Al constatar las dificultades para encontrar lo que necesitábamos en el mismo batey, fue que presentamos el proyecto “Son Nuestros Hermanos” a KORIMA. Luego, detectando otras necesidades, fuimos presentando los otros proyectos.

Haciendo memoria, soy consciente de que no son solo esas hermanas de comunidad las que ya no están aquí. Hay otra mucha gente que ha pasado por mi vida en estos cinco años y ya no están: algunos porque tener su pasaporte les ha dado la oportunidad de irse a trabajar a otros países donde hay mejores condiciones, otros porque ya murieron. Y estos últimos no son pocos: Enrique, la pequeña Chipi, Yiliena, Tatá, la otra Tatá, Nelson, Ramona, Luisito, Roberto y otros varios de los que creo que no os he hablado. Sirvan estas palabras como homenaje a todos ellos. Espero que desde el cielo sonrían y celebren conmigo estos cinco años.

Mentiría si dijera que todo ha sido bonito y fácil. No lo ha sido. Ha habido momentos muy duros, momentos de mucha soledad, momentos de toma de decisiones difíciles, momentos de sentir impotencia y frustración por cómo funcionan algunas cosas aquí y por cómo afecta eso a la gente… Pero también ha habido mucha felicidad, mucho gozo, mucha alegría por poder dedicarme a servir a esta gente tan pobre y necesitada. Creo que nunca el cansancio me frenó, y espero que nunca lo haga. Mi actividad ha ido variando a lo largo de los años, tanto en la escuela (en la que ahora ya tampoco estoy) como en el batey e incluso dentro de la Congregación. Me veo ahora incluso dedicándome a cosas que siempre esperé que no me tocaran… Sin embargo, no puedo más que dar gracias a Dios porque realmente disfruto con todo. Es más, si pudiera cambiar algo, creo que ni siquiera cambiaría todos esos momentos difíciles que me tocó vivir, puesto que de todo aprendí algo y con todo me fortalecí como persona y como misionera.

La semana pasada celebré 15 años de consagración religiosa dentro de esta Congregación de Misioneras Claretianas. Lo mismo que he dicho de estos 5 años de vida dominicana puedo decirlo de mi vida en la Congregación. Solo espero ser cada día más fiel a mí misma, a Dios y a ese regalo de la vocación que Él me hizo desde pequeña.

Por hoy no os cuento más. Un abrazo grande para cada uno y mi recuerdo agradecido por todo lo que cada cual me ha aportado con su vida.

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana

Anuncios

2 comentarios

  1. Gracias querida hermana por el testimonio de tu vida al servicio de los “pequeños”!!! Cuenta con mi oración: Isa rmi Claretiana

  2. Ante todo felicidades Lidia, porque has colmado tu vida, dedicàndola a lo que amas y con lo que soñaste. También mi admiración porque ése sueño, aporta muchos sacrificios y tu sabes asumirlos con granIsabel entusiasmo. Que Dios te dé una larga vida para que puedas ir viendo aunque sea a pequeñas dosis el beneficio de tu trabajo, en ésos hermanos necesitados. Un gran abrazo para una gran mujer y gran amiga.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: