• NUESTRA WEB

  • MEMORIAS

  • BOLETINES

  • REDES SOCIALES

  • Anuncios

Escurrir el bulto… entre todos

Así titula Amparo Grau el artículo que publica en la web Acompasando.

Puedes leerlo pinchando en este enlace: Escurrir el bulto…

Anuncios

LA SOBREPRODUCCIÓN DE ALIMENTOS, UN GRAVE RIESGO PARA LA HUMANIDAD…

Nuestro presidente, Jairo Carrasco, ha publicado este artículo en la web Acompasando.

“En el mes de enero tuvimos la oportunidad de reflexionar, al hilo del artículo de Laura Rodríguez, sobre como en España a lo largo de un año, terminan 1.245,9 millones de kilos de alimentos en la basura.

Hoy me gustaría hablar acerca de la sobreproducción de alimentos en el mundo desarrollado, que supone un grave riesgo para el planeta y la humanidad.”

Leer el artículo.

Web Acompasando.

CÁRITAS ELEVA UNA QUEJA AL DEFENSOR DEL PUEBLO POR EL INTERNAMIENTO DE INMIGRANTES EN LA PRISION DE ARCHIDONA

Cáritas Española ha elevado una queja al Defensor del Pueblo ante la decisión del Ministerio del Interior de internar en la futura prisión Málaga II (que está previsto que abra sus puerta en enero próximo en la localidad de Archidona) a varios inmigrantes que en los días previos habían llegado a las costas españolas.

Cáritas considera en su queja que “la llegada de más de 500 personas de origen extranjero mediante patera a las costas murcianas y la decisión de internarlas en la prisión de Archidona, Málaga, nos parece contraria al marco legal establecido en España”. Por ello, se solicita “de la Defensoría del Pueblo a que inste al  Ministerio del Interior y al Gobierno la puesta en libertad de las personas extranjeras de las que los juzgados de Murcia han ordenado un internamiento contrario a nuestro marco legislativo”.

Leer más.

DÍA EUROPEO CONTRA LA TRATA DE SERES HUMANOS

18 de octubre 2017, Día Europeo contra la Trata de Seres Humanos

 LAS ENTIDADES DE IGLESIA DENUNCIAN LA INVISIBILIDAD QUE AFECTA A LAS MUJERES Y NIÑAS EN SITUACIÓN DE MOVILIDAD FORZADA 

 

18 de octubre 2017. Las organizaciones de Iglesia que acompañan a las personas víctimas de trata recuerdan, con motivo del Día Europeo contra la Trata de Seres Humanos, el principio establecido en el artículo 4 de la Declaración de los Derechos Humanos en 1948, donde se señala que “nadie podrá ser objeto de esclavitud o servidumbre; la esclavitud y el comercio para la esclavitud están prohibidos en cualquiera de sus formas”.

A pesar de que han transcurrido casi 70 años de la Declaración, denunciamos que esta esclavitud no ha desaparecido, sino que la hemos invisibilizado.

En la actualidad, en el mundo se trafica cada año con miles de personas para extraerles órganos y comercializar con ellos. Lejos de disminuir, se trata de una lacra que va en auge: existen niños y niñas soldado que son obligados a tomar un fusil, y personas con discapacidad explotadas en la mendicidad, al tiempo que aumenta la trata de mujeres forzadas a ejercer la prostitución. Mientras, los ingentes beneficios generados por estas actividades se blanquean en paraísos fiscales que operan con el beneplácito de la comunidad internacional.

La explotación sexual es una de las formas más graves de esclavitud del siglo XXI, que genera un movimiento económico diario de grandes dimensiones y que deja miles de víctimas en el camino. España es uno de los primeros países de Europa consumidor de sexo y prostitución, y en los últimos años estamos observando cómo aumenta el número de víctimas de trata españolas. No podemos acostumbrarnos a ver esta práctica como algo “normal”, ni permanecer indiferentes ante la cosificación de lo más sagrado, como es la vida humana en toda su dimensión de libertad y de dignidad.

La violencia contra las mujeres y las niñas es, probablemente, la violación de los derechos humanos más habitual, y que afecta a un mayor número de personas. Este escándalo cotidiano, que se manifiesta de diferentes maneras y tiene lugar en múltiples espacios, posee una raíz única: la discriminación por ser mujer. Como ha señalado la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, “aún se precisan esfuerzos ingentes para garantizar la realización del derecho de las niñas y las mujeres a una vida libre de violencia”. En el caso de la trata, a la desigualdad entre hombres y mujeres, hay que sumar las situaciones de pobreza, e incluso de conflicto, que atraviesan los países de origen de las víctimas.

El fenómeno migratorio en Europa genera, también, situaciones de alta vulnerabilidad, sobre todo en mujeres y niñas. La falta de protección en materia de derechos humanos que padecen las personas en situación de movilidad contribuye a que se acentúe el abuso de poder y las agresiones sexuales, que deja a las víctimas totalmente desamparadas ante la justicia internacional y europea. El drama de las violaciones sufridas por miles de mujeres refugiadas ha sido, precisamente, la “voz de alerta” que muchas organizaciones han lanzado en los últimos meses tanto a los responsables políticos como a la opinión pública.

En territorio de guerra, lo más peligroso no es ser soldado, sino ser mujer. En diversas ocasiones hemos observado como el cuerpo de las mujeres se convierte en campo de batalla, utilizado por todos los actores del conflicto. Sabemos que las mujeres son secuestradas y trasladadas a las zonas de guerra para ser utilizadas como esclavas sexuales. Se ha constatado que, durante las huidas masivas, miles de mujeres, niñas y niños desaparecen y se convierten en la mercancía de un lucrativo e inhumano negocio.

Desgraciadamente el número de víctimas de trata aumenta considerablemente de año en año y, según las estadísticas de Naciones Unidas, un tercio de las víctimas de trata son niños y niñas. En el mundo hay dos millones de niños y niñas objetos de explotación sexual. Como ha exclamado el Papa Francisco, nuestras organizaciones quieren recordar que “son niños, no esclavos” y, como infancia vulnerable, estos niños y niñas tienen derecho a ¡tener derechos! La adopción de medidas en favor de todos ellos no puede esperar más.

En esta Jornada Europea, como entidades cristianas respaldadas por la Sección de Trata de la Comisión Episcopal de Migraciones, denunciamos las políticas que aumentan la vulnerabilidad de las personas y el riesgo de ser sometidas a trata, especialmente los niños y niñas menores de edad y que se encuentran en procesos migratorios.

Urgimos a la sociedad civil y Administraciones públicas a sumar esfuerzos para erradicar esta lacra social, protegiendo a las víctimas y persiguiendo a aquellas personas y organizaciones criminales que se enriquecen a costa de las víctimas.

Descarga el documento: Nota Día Europeo Trata 2017 17.10.2017

Plan Nacional de Derechos Humanos y Empresas

«Enlázate por la Justicia» denuncia deficiencias en el I Plan Nacional de Derechos Humanos y Empresas

COMUNICADO DE PRENSA

«Enlázate por la Justicia» denuncia deficiencias en el I Plan Nacional de Derechos Humanos y Empresas

Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES reafirman su compromiso con el desarrollo y garantía de los Derechos Humanos en el ámbito de la acción de las empresas

Madrid, 25 septiembre de 2017.-

La fecha del 2º aniversario de la entrada en vigor de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 25 de septiembre de 2015, es un momento oportuno para que las entidades que impulsamos en la alianza «Enlázate por la Justicia» —Caritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES— hagamos una valoración de la aprobación del I Plan Nacional de Derechos Humanos y Empresas por parte del Consejo de Ministros del pasado 28 de julio.

Esta decisión gubernamental, que, a pesar de algunas deficiencias, creemos positiva, llega varios años después del último borrador, que fue elaborado con la participación de las organizaciones del Tercer Sector y que nunca llegó a ser aprobado. El nuevo texto, sin embargo, se ha reelaborado sin ninguna participación de la sociedad civil y sin conocimiento previo del mismo.

Para nuestras organizaciones, que trabajan en favor de las personas y comunidades más pobres, vulnerables y excluidas del planeta, la defensa activa de los Derechos Humanos, la promoción del desarrollo y la protección del medio ambiente deben estar en la médula de unas políticas públicas realmente orientadas hacia la erradicación de la pobreza. Por eso consideramos esencial la aprobación de un Plan que, siguiendo los Principios Rectores de Naciones Unidas sobre las empresas y los derechos humanos, establezca en el ámbito nacional el deber del Estado de proteger estos derechos, la responsabilidad de las empresas de respetarlos y garantizar el acceso a mecanismos de reparación para la población afectada en casos de violación de sus derechos.

Para ello, es necesario establecer los mecanismos y acciones que garanticen el cumplimiento del objetivo propuesto en el Plan recién aprobado: que las empresas españolas, sus filiales, proveedores, subcontratistas y cadenas de suministros respeten siempre y en todo lugar los Derechos Humanos, reparando los daños causados por la contravención de los mismos.

Apreciando y agradeciendo la labor de coordinación y sistematización del proceso por parte de la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) durante el período 2013-2014, denunciamos, sin embargo, que el Plan adolece de las siguientes debilidades:

– No afronta con la debida rotundidad la especial protección que el derecho internacional en materia de Derechos Humanos da a los procesos de consulta y consentimiento previo, libre e informado para las comunidades y pueblos indígenas, ancestrales y afrodescendientes a través del Convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

– Carece de una concreción, sistematización y propuesta de desarrollo legislativo de uno de los principios fundamentales en el ámbito de las empresas y los Derechos Humanos como es el de la debida diligencia.

– Traslada a espacios multilaterales lo que el Gobierno de España pueda hacer para impulsar este tipo de medidas. De este modo, por un lado no existe una apuesta clara de colaboración con otros países miembros para convertir a la Unión Europea en una referencia en cuanto a respeto de Derechos Humanos en la acción de las empresas, lo que supondría, a nuestro parecer, un valor añadido frente a otras regiones del mundo; por otro lado, se apuesta por ejercer la influencia de España en un espacio mucho más complejo y donde nuestro país tiene, objetivamente, menos peso, como es la ONU.

– Los mecanismos de reparación que se prevén desarrollar no optan de manera determinante por obligaciones extraterritoriales y sí lo hacen por recursos extrajudiciales que privan de equilibrio entre las partes.

– A pesar de las múltiples acciones y medidas aprobadas en el Plan para los próximos tres años, éste no sólo no cuenta con recursos presupuestarios para ello, sino que además queda condicionada su ejecución a la disposición de presupuesto en cada ejercicio, y se excluye cualquier aumento de gastos de personal de la Administración para su puesta en marcha. Estas restricciones, planteadas al inicio del texto, ponen en tela de juicio la viabilidad y puesta en práctica del Plan propuesto.

Asimismo, el carácter de voluntariedad de los Planes nacionales de Empresas y Derechos Humanos (en desarrollo de la resolución 17/4 de Naciones Unidas sobre los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos) hace necesario —como así declaró hace pocas semanas la directora de la Oficina de Derechos Humanos del MAEC— la consecución del Tratado de Transnacionales que se negocia en Ginebra y que aboga por la creación de normas vinculantes con mecanismos de prevención, sanción y reparación a víctimas de violaciones de Derechos Humanos por parte de empresas transnacionales. En este sentido, desde «Enlázate por la Justicia» consideramos fundamental que España anime a sus socios de la Unión Europea a sacar adelante dicho tratado, que protegería a los más invisibles y excluidos en los países del Sur.

Por último, Caritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES expresan su firme compromiso con el desarrollo, disfrute y garantía de los Derechos Humanos en el ámbito de la acción de las empresas, tanto públicas como privadas, junto a su voluntad de ponerse a disposición de las entidades gubernamentales para el seguimiento y evaluación del Plan aprobado, así como para la elaboración del próximo.

VI INFORME SOBRE EL ESTADO DE LA POBREZA EN ESPAÑA

VI INFORME SOBRE EL ESTADO DE LA POBREZA 2009-2015

EAPN (EUROPEAN ANTIPOVERTY NETWORK)

Este VI informe muestra un empeoramiento generalizado de la situación social en todo el Estado desde el año 2009. El incremento reciente de ciertos indicadores macroeconómicos sólo consigue mantener la desigualdad y no se traduce en una mejora de las condiciones de vida de la mayoría de las personas que viven en España, incumpliendo los objetivos sociales previstos en la Estrategia Europa 2020.

Transcurrida ya la mitad del período previsto para su consecución, puede afirmarse que en España no sólo no se ha avanzado en la reducción de la pobreza y la exclusión social, sino que ésta ha aumentado considerablemente. Entre los años 2011 y 2015, el indicador europeo AROPE (que mide el riesgo de pobreza o exclusión social) muestra un incremento de 1.062.084 nuevas personas. 

A día de hoy, un 28% de la población vive en riesgo de pobreza y/o exclusión social en España. De este total, la situación más grave la viven más de 3,5 millones de personas en situación de pobreza severa, es decir, por debajo del umbral del 30% de la mediana de la renta (333,8 euros mensuales para un hogar de una sola persona).

Carlos Susías, presidente de EAPN España, destacó durante la presentación que “la situación de pobreza que vivimos en a día de hoy en España es consecuencia de directa de la ausencia de una política clara de lucha contra esta situación, que se traduce en un empeoramiento paulatino de las condiciones de vida de la mayoría de la población.

Por su parte, Graciela Malgesini, responsable de asuntos europeos e incidencia política de EAPN España, destacó “el incremento de la desigualdad en los últimos años, que nos sitúa en tercer lugar de la UE, sólo por detrás de Rumanía y Serbia”. Por su parte, Juan Carlos Llano, sociólogo autor del informe, señaló el factor territorial como un elemento clave para comprender la pobreza en España: “En este sentido, se debe destacar la enorme desigualdad entre las comunidades autónomas y la imperiosa necesidad de reducirla.”

Datos principales de El Estado de la Pobreza 2016

En la UE-28, el indicador de riesgo de pobreza y exclusión europeo (AROPE) de 2015 llega al 24,4%. En el caso de España, el AROPE es del 28,6%. En este contexto, España es el tercer país con mayor desigualdad de la UE, después de Rumania y Serbia.

La mitad (50,1%) de las familias monoparentales españolas están en riesgo de pobreza o exclusión social.

3.543.453 personas viven en pobreza severa, es decir que tienen ingresos por debajo del umbral del 30% de la mediana de la renta (333,8 euros mensuales para el hogar de una sola persona).

La tasa de trabajadores/as pobres (que no superan el umbral de pobreza, a pesar de tener un trabajo) ha pasado de 11,7% en 2013 a 14,8% en 2015.

La tasa de privación material severa ha ascendido del 4,5% en 2009 al 6,4% en 2015, afectando a 2.993.365 personas.

Las tasas de AROPE más altas están en Andalucía, con 43,2%, y Ceuta, con 41,7%. Las más bajas corresponden a Navarra, con 13%, y el País Vasco, con 17,6%. (Si se utilizan las rentas territorializadas las diferencias entre CCAA son mucho menores).

Puedes ver el informe completo y obtener más información pinchando aquí.

DICASTERIO PARA EL SERVICIO DEL DESARROLLO HUMANO INTEGRAL

LOGO CONFER JUSTICIA

Una reflexión en torno a la creación del DICASTERIO PARA EL SERVICIO DEL DESARROLLO HUMANO INTEGRAL

El Papa Francisco anunció el pasado 17 de agosto de 2016 (aunque fue hecho público el 31 de agosto) la creación de un Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral con la misión de dar respuesta a los desafíos sociales y ecológicos que afronta nuestro mundo y poner el foco -a partir de una modificación estructural de la Curia Vaticana- en la acción caritativa y social de toda la Iglesia, como punto central de su misión. La creación de este Dicasterio lleva consigo la supresión (por confluencia) de cuatro pontificios consejos: (1) el Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, (2) “Cor Unum”, (3) para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes y (4) para la Pastoral de los Agentes Sanitarios. Su puesta en marcha tendrá lugar  el próximo 1 de enero de 2017 y estará presidido por el Cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, actual presidente del Pontificio Consejo de Justicia y Paz.

El análisis de este acontecimiento eclesial lo podemos realizar desde, al menos, dos perspectivas: una relacionada con la dimensión organizativa y de reestructuracón de la Curia Vaticana, y otra que tiene que ver más con una línea de fondo, en virtud del espíritu con el que el Papa Francisco quiere acompañar dichas modificaciones estructurales.

 Reestructuración de la Curia Vaticana.

A nadie le pasan ya desapercibidas las intenciones del Papa Francisco de llevar a cabo una profunda renovación de las instituciones eclesiales, y que hace tiempo empezó a poner en marcha. Ya lo anunció en su discurso de Navidad llevado a cabo ante la Curia de Roma el pasado 22 de diciembre de 2014. Dichas reformas incluirían la fusión de algunos organismos y la supresión de instituciones, en su deseo de aunar esfuerzos y suscitar una coordinación entre los diferentes dicasterios.

Desde esta primera perspectiva de análisis, podemos decir que la creación del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral constituye un paso más de entre los realizados hasta ahora en la reorganización de la Curia Vaticana, como son la creación de un grupo de Cardenales nombrados ad hoc (el llamado G9), la creación de la Secretaría de Economía, la reforma de los medios de comunicación vaticanos, o la creación del Dicasterio de Laicos, Familia y Vida, con la intención de dar respuesta a la situación de la mujer en la Iglesia, que entró en vigor el 1 de septiembre de 2016, fusionando dos Pontificios Consejos: para los Laicos y para la Familia

 El espíritu que sustenta el cambio de estructuras

Una cosa está clara: no se trata de reformar por reformar. Lo interesante de esta reflexión será llegar a descubrir el espíritu que está sustentando esta reforma institucional de la Iglesia en su Curia Vaticana. Rastreando los cientos de discursos y mensajes realizados por el Papa Francisco a lo largo de su Pontificado, podremos intuir que sus proyectos de transformación van en la línea de aproximar las estructuras eclesiales a la verdad sencilla del Evangelio, sin dejar a un lado dimensiones tan importantes como la caridad, la justicia o la dimensión litúrgica y celebrativa.

En el caso que nos ocupa, lo interesante es descubrir que, con la creación de este nuevo Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral se le está dando a la misión caritativa y social de toda la Iglesia la misma relevancia jerárquica que se le concede a otros temas doctrinales y morales. Los cambios estructurales no son ni ingenuos ni inocentes: colocar en la categoría de Dicasterio temas como la justicia, la paz y la ecología contiene una fuerte apuesta por poner en el centro de la misión de la Iglesia lo verdaderamente importante. Es muy alentador leer párrafos como los que aparecen en la Carta Apostólica de institución del nuevo Dicasterio: “En todo su ser y obrar, la Iglesia está llamada a promover el desarrollo integral del hombre a la luz del Evangelio. Este desarrollo se lleva a cabo mediante el cuidado de los inconmensurables bienes de la justicia, la paz y la protección de la creación.”.

Nuestra reacción como Área de Justicia y Solidaridad de CONFER

  • Reflejo institucional de Laudato Si: No cabe duda que la encíclica Laudato Si es un documento sin precedentes dentro de la Doctrina Social de la Iglesia, por el abordaje que hace de la cuestión ecológica y medioambiental en conexión con todo un sistema depredador de la vida (causas), que genera víctimas de todo tipo, tanto humanas como animales y vegetales, sin olvidar la degradación del mismo planeta (consecuencias). El hecho de que este documento, de alguna manera, tenga su correspondencia con la estructura organizativa e institucional de la Iglesia mediante la creación de este Dicasterio, nos parece una buena noticia, ya que entendemos que se trata de un medio que sin duda ayudará a seguir poniendo en marcha otras reflexiones y compromisos en materia de ecología y justicia social dentro del ámbito eclesial, desarrollando de esta forma las propuestas y alternativas que ya se apuntan en la Laudato Si.
  • Todo está conectado: El Dicasterio incluye en su nombre el término “integral”, sin que ésta sea sólo una cuestión de nomenclatura. El desarrollo de sus contenidos, realizado a través de la Carta Apostólica de institución y en los Estatutos, deja entrever la interconexión existente entre las diferentes cuestiones sociales y ambientales que afectan a nuestro planeta. Desde el Área de Justicia y Solidaridad entendemos que los trabajos por la Justicia, la Paz y la Ecología que van destinados a favorecer la dignidad de las personas más empobrecidas y el cuidado de la Casa Común no se pueden entender como “departamentos estancos”. La unificación de cuatro Pontificios Consejos “sociales” en un solo Dicasterio también viene a reforzar la necesaria idea de “integralidad” e interconexión de toda realidad.
  • El marco teológico. El marco teológico que sustentará y nutrirá el trabajo en el seno del nuevo Dicasterio se encuentra en la Doctrina Social de la Iglesia. No podría ser de otro modo: “El Dicasterio promueve el desarrollo humano integral a la luz del Evangelio y en el surco de la doctrina social de la Iglesia” (Art. 1.2. de sus Estatutos). Desde el Área de Justicia y Solidaridad de CONFER también han sido muchos los medios utilizados para dar a conocer este compendio de documentos eclesiales que tanta lucidez y soporte teológico aportan en el desarrollo de los trabajos por la Justicia, la Paz y la Ecología.
  • Trabajo en red: Uno de los objetivos del Área de Justicia y Solidaridad de los últimos años es la consolidación del trabajo en red, tanto entre las instituciones eclesiales como con las organizaciones de la sociedad civil, a través de espacios de trabajo conjunto. Al leer los Estatutos del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral nos alegra reconocer que éste es una las sus preocupaciones, como se expone en los artículos 3.4. y 3.5.: “El Dicasterio favorece y coordina las iniciativas de las instituciones católicas que trabajan en favor del respeto de la dignidad de cada persona, de la afirmación de los valores de la justicia y la paz y de la ayuda a los pueblos que se encuentran en la indigencia, especialmente a aquellas instituciones que prestan auxilio a las necesidades y calamidades más urgentes. En el cumplimiento de su misión, el Dicasterio puede establecer relaciones con asociaciones, institutos y organizaciones no gubernamentales, también fuera de la Iglesia católica, dedicadas a la promoción de la justicia y la paz. También puede entrar en diálogo con representantes de los Gobiernos civiles y de otros sujetos de derecho internacional público, con objetivos de estudio, profundización y sensibilización en materias de su competencia y en el respeto de las competencias de los demás organismos de la Curia Romana”.
  • Comisión de Ecología: Los Estatutos del nuevo Dicasterio contemplan la creación de una Comisión de Ecología, que se crearía en paralelo a otras dos nuevas comisiones: Comisión de caridad y para los agentes sanitarios (art. 4.5.). En la línea de que decíamos en el primer punto de nuestra reacción, intuimos que esta comisión vendrá a reforzar, consolidar y animar lo que tan solo de manera teórica aparece recogido en Laudato Si.
  • Sección dedicada a la realidad de las personas migrantes y refugiadas: Son innumerables las referencias a las personas migrantes, itinerantes y prófugas tanto en la Carta Apostólica con la que se instituye el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, como en los nuevos Estatutos del Dicasterio. Esta preocupación coincide con la que nos viene acompañando a la Iglesia española en los últimos años, que ha provocado la creación de una red eclesial especializada en el análisis, la denuncia y el acompañamiento de las numeras situaciones de vulnerabilidad de estos hermanos y hermanas nuestros. Transcribimos aquí el artículo 1.4. de los Estatutos en el que se hace referencia a la creación de una Sección dedicada a abordar la realidad de las personas migrantes y refugiadas: ”Una Sección del Dicasterio se ocupa específicamente de lo que concierne a los prófugos y emigrantes. Esta sección se pone ad tempus bajo la guía del Sumo Pontífice que la lleva a cabo del modo que considera oportuno”.

Podemos leer la Carta apostólica en forma de «Motu proprio» del Sumo Pontífice Francisco con la que se instituye el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral en el siguiente enlace: https://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_letters/documents/papa-francesco-lettera-ap_20160817_humanam-progressionem.html

Los Estatutos del Dicasterio los podemos encontrar en: http://www.lexicon-canonicum.org/documentos/estatuto-del-dicasterio-para-el-servicio-del-desarrollo-humano-integral-traduccion/

Documento en pdf: hoja-octubre-dicasterio