• NUESTRA WEB

  • MEMORIAS

  • BOLETINES

  • REDES SOCIALES

  • Anuncios

DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS Y PACTO MUNDIAL SOBRE LOS MIGRANTES

El Pacto Global para la Migración, un signo de esperanza para construir sociedades acogedoras e inclusivas

–     La red Migrantes con Derechos habría preferido que el Pacto incluyese una declaración expresa que diga que el migrante, más allá de su estatus migratorio, sigue siendo persona

Madrid, 10 de diciembre.- Las organizaciones que integran en España la red Migrantes con Derechos –Cáritas, Confer, Justicia y Paz, y la Comisión Episcopal de Migraciones— instan a todos los Estados participantes en el primer Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, que fue acordado el 13 de julio en la sede de Naciones Unidas, a que ratifiquen de manera oficial los compromisos recogidos en el mismo durante la Conferencia Intergubernamental convocada a tal efecto y que se celebra hoy y mañana en Marrakech, Marruecos.

Asimismo, exhortan a los Gobiernos de Estados Unidos, Israel, Hungría, Austria, República Checa, Australia y, probablemente, Italia, que han anunciado que no apoyarán el acuerdo, a reconsiderar su negativa y a sumarse al exitoso precedente que supone el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular para avanzar en el objetivo de gestionar los flujos migratorios de forma integral y a escala internacional.

El Pacto, aunque no es jurídicamente vinculante, tiene una indudable fuerza política y marca un horizonte global en la asunción de compromisos concretos. Por esa razón, la decisión de esos seis países de retirarse del mismo supone un riesgo de desestabilización de los esfuerzos internacionales dirigidos a proporcionar una acción coordinada en la protección de las vidas de los migrantes y refugiados, de sus derechos humanos y de su dignidad.

Migrantes con Derechos recibe como un signo de esperanza la voluntad de la comunidad internacional de reconocer la movilidad humana como uno de los mayores retos de nuestro tiempo y de sumar sinergias para ofrecer respuestas positivas tanto para los migrantes como para los países de origen, de tránsito y de destino.

Somos testigos diarios del sufrimiento causado por las condiciones de explotación y de exclusión social a las que se enfrentan los migrantes y estamos convencidos de que las migraciones, lejos de ser un problema que “gestionar”, son una oportunidad para el desarrollo de todos los pueblos. Creemos, por ello, que el Pacto, por una parte, apuesta por un horizonte de equilibrio entre la defensa de los derechos de estas personas y el derecho de cada país a proteger sus fronteras, y, por otra, inicia una nueva narrativa, no basada en estereotipos o prejuicios sino en hechos y datos reales.

Entre los 25 objetivos señalados en el Pacto Global nos habría gustado mayor claridad con relación al compromiso de no detención de menores migrantes y aunque en el mismo se habla del propósito de los Gobierno de buscar todas las formas posibles para no detenerlos, no se excluye de manera explícita esta posibilidad.

Ante una cita de la trascendencia de la que tiene lugar hoy en Marrakech para consolidar un consenso internacional basado en los principios humanitarios y la centralidad de las personas en cualquier toma de decisiones por parte de los poderes públicos, reivindicamos el derecho a migrar y a no migrar, y a que la salvaguarda de la dignidad y la seguridad de estas personas, muchas de las cuales siguen perdiendo sus vidas en nuestras aguas, se reconozca como un derecho que todos los Estados deben proteger.

Recordamos las palabras dirigidas por el papa Francisco, quien desde enero de 2017 es el responsable único y directo de la Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral del Vaticano, a los sacerdotes Fabio Baggio y Michael Czerny, subsecretarios de ese departamento. En su primer encuentro con ellos, sosteniendo un chaleco salvavidas en la mano, exclamó: «Hay que salvar vidas, porque si las personas mueren, ¿de qué política estamos hablando?».

En una Unión Europea cada vez más tentada a cerrar sus puertas y a abandonar a su suerte a todos lo que llaman a sus puertas, este Pacto Mundial puede contribuir a salvar vidas y a asentar los pilares sobre los que construir puentes hacia una acogida fraterna y una integración justa de los migrantes.

Migrantes con Derechos, en vinculación y coordinación constante con otras organizaciones de Iglesia a nivel europeo e internacional, reiteramos nuestra firme voluntad de seguir trabajando para que la implementación de este Pacto Global se traduzca en medidas concretas en los ámbitos locales, regionales y globales, tal y como se ha hecho durante todo el proceso de negociación a lo largo de 2018.

Nota de prensa

Oración por los Derechos Humanos 2018

Anuncios

PROYECTO AONDONA – NIGERIA

Gracias a las becas de Korima, jóvenes nigerianas pueden continuar sus estudios de educación secundaria y tener así una perspectiva de futuro mucho mejor.

JORNADA MUNDIAL POR EL TRABAJO DECENTE

 

Declaración Iglesia por el Trabajo Decente

«No hay peor pobreza material que la que no permite ganarse el pan y priva de la dignidad del trabajo». «El desempleo juvenil, la informalidad y la falta de derechos laborales no son inevitables, son resultado de una previa opción social, de un sistema económico que pone los beneficios por encima de la persona».

Son algunas de las palabras del papa Francisco sobre el trabajo y su centralidad para la vida de las personas. De manera reiterada nos lo recuerda el Papa.

El trabajo es medio imprescindible de realización personal de la propia vocación y reconocimiento de la sagrada dignidad de las personas. Mediante el trabajo construimos la vida social y política y contribuimos al Plan de Dios para la humanidad. Si falta el trabajo, la dignidad humana está herida.

Es, por tanto, ineludible poner en primera línea de las agendas de nuestras organizaciones la necesidad de un trabajo decente para todas las personas. Debe estar en la agenda política, en las agendas de las entidades sociales y empresariales y en nuestras agendas personales. Y también en las propuestas de nuestra Iglesia.

Con esta finalidad, representantes de organizaciones de inspiración católica y de congregaciones religiosas, se reunieron en Roma los días 29 y 30 de abril de 2014 con las autoridades de la Santa Sede y los líderes de la Organización Internacional del Trabajo, con el objetivo de colocar explícitamente el «trabajo decente para todas las personas» entre los objetivos de desarrollo sostenible en la agenda post-2015. Estos representantes elaboraron una declaración que, hoy, organizaciones católicas en España queremos ratificar y hacer nuestra.

Para nuestras entidades, promover y crear un entorno propicio al trabajo decente es esencial para enfrentar los desafíos actuales de creciente injusticia social y desigualdad, reforzando al mismo tiempo la dignidad humana y contribuyendo al bien común. En efecto, no podemos dejar sin respuesta el sufrimiento humano resultante tanto de estructuras injustas como del egoísmo de las personas que da lugar a formas de trabajo precario o mal remunerado, del tráfico de seres humanos y de trabajo forzado, de variadas formas de desempleo juvenil y de migración forzada.

En España, en Europa y en todo el mundo, el acceso a un trabajo decente debe ser una meta prioritaria de las políticas públicas y de las organizaciones sociales, empresariales y sindicales. Es necesaria la articulación de políticas en España, en la Unión Europea y en el ámbito de Naciones Unidas de cara a la consecución de este objetivo. Es urgente la formulación y puesta en práctica de un nuevo conjunto de objetivos de desarrollo internacionales, junto con unas condiciones de ayuda y unas políticas económicas.

Afirmamos con el papa Francisco que «nuestro sueño vuela más alto. No hablamos solo de asegurar a todos la comida, o un “decoroso sustento”, sino de que tengan “prosperidad sin exceptuar bien alguno”. Esto implica educación, acceso al cuidado de la salud y especialmente trabajo, porque en el trabajo libre, creativo, participativo y solidario, el ser humano expresa y acrecienta la dignidad de su vida» (EG 192).

España no es ajena a la creciente injusticia social, a la creciente desigualdad y a tasas de desempleo muy superiores a la media europea. Por esto, nos comprometemos a trabajar con las distintas organizaciones que promueven el trabajo decente:

–Apoyando y difundiendo eventos relacionados con la defensa del trabajo decente en España y en el mundo.

–Visibilizando y denunciando en los diferentes medios de comunicación la situación de desigualdad en el acceso al trabajo decente y la pérdida de derechos laborales y sociales que esto supone.

Descarga: Diptico Trabajo Decente 18

Descarga: Díptico reflexión trabajo decente

#NO TE OLVIDES

El 20 de junio se conmemora el Día Mundial por las Personas Refugiadas

Madrid, 14 de junio de 2018.– El nuevo gobierno de Pedro Sánchez tiene ante sí la posibilidad de liderar una gestión de los flujos migratorios en la Unión Europea que responda a la crisis humanitaria que se vive. La decisión tomada sobre el Aquarius es un paso positivo, pero no basta con dar protección a un barco, sino que es necesario que España lidere un nuevo enfoque político en la UE que deje de dar la espalda a las personas refugiadas e impulse políticas de protección de las personas que se desplazan que no se basen en el control y la externalización de fronteras; además de mejorar el actual sistema de acogida para que sea flexible y sostenible. Quienes huyen de la guerra, la persecución y la violencia deberían encontrar en España un país donde obtener la protección a la que tienen derecho.

Así lo han afirmado diez organizaciones que trabajan en el ámbito de refugio y la cooperación internacional, cuando falta menos de una semana para el Día Mundial de las Personas Refugiadas, que se celebra el 20 de junio. Para ello, han puesto en marcha, gracias a la colaboración de cerca de 50 viñetistas, una acción que recupera el #NoTeOlvides que hizo célebre el humorista gráfico Antonio Fraguas ‘Forges’, con el objetivo de visibilizar a las personas refugiadas y reclamar que las autoridades no se olviden de los compromisos vigentes de protección y acogida a quienes huyen de la guerra, la violencia y la persecución. Artistas gráficos y ONG rinden así homenaje a quien dedicó tantas viñetas a las personas en situación vulnerable y, particularmente, a las personas refugiadas. Para esta acción han colaborado viñetistas e ilustradoras como Eneko, Laura Pacheco, Pedripol, Malagón, Monstruo Espaguetti, J.R. Mora, Mauro Entrialgo, Adene, El Lápiz Loco, Iñaki y Frenchy, María Gil, Antonio “Lumpen”, Elkoko Parrilla o Pepe Medina, que han contribuido con una ilustración que están compartiendo hoy en sus redes sociales.

Las mismas organizaciones elaboraron hace ahora un año un documento conjunto con cinco ejes fundamentales para que el Gobierno español cumpliera con sus compromisos. Sin embargo, un año después de la propuesta, y dos años y medio después de los acuerdos sobre reubicación y reasentamiento adoptados por el Gobierno español y el resto de los Estados de la UE, la situación no ha mejorado, sino que en algunos aspectos se ha visto agravada, cuando las personas refugiadas ya no acaparan la misma atención, ni política, ni mediática, ni social. De hecho, los países europeos solo han cumplido el 33% de sus compromisos de mínimos (16% en el caso español), mientras millones de personas están atrapadas en condiciones infrahumanas en países como Turquía, Líbano, Irán, Uganda, Jordania (principales países de acogida en el mundo), o Grecia e Italia (principales países de llegada en la UE), donde no se les garantiza una adecuada protección de sus derechos.

A esto hay que sumar los constantes intentos de criminalizar y obstaculizar el trabajo a las organizaciones y personas que tratan de ejercer la solidaridad y salvar vidas en el Mediterráneo e impedir que sean devueltas con la complicidad de Europa a países como Libia, donde pueden ser torturadas y esclavizadas.

También hay que añadir las ‘devoluciones en caliente’ que siguen sufriendo en la frontera sur española, pese a que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado a España por estas prácticas.

Frente a esto, las organizaciones firmantes esperan que el nuevo gobierno de Pedro Sánchez, dé un cambio de rumbo a estas políticas: impulse la apertura de vías legales y seguras y acabe con la política de externalización de fronteras de la UE, para que quienes huyan de la guerra y la persecución no tengan que arriesgarse a morir en el mar, en el desierto o a ser víctimas de abusos, violencia sexual y explotación a manos de traficantes, bandas armadas y redes de trata.

Más información

Pedripol, Malagón, Art Senal, Iñaki y Frenchy, Laura Pacheco, Monstruo Espaguetti, Adene, Eneko Las Heras, Pepe Medina, Boa Mistura, Sarita Impossible, María Gil, Raquel Bullón, J.R. Mora, LopeHumor, La Rata Gris, Antonio ‘Lumpen’, Manuel Sánchez de Frutos, Raquel Gu, El Lápiz Loco, MaruKi Maremotto, El Clavo, Mohamed Tayeb, Miguel Brieva, Rafa Maltés, Elkoko Parrilla, Ximo Segarra “acapu”, currito el petardo, Alberto Sintes, Mabebe Delgado, Ricardo Cavolo, Davite de deuxpression, Sonia Pulido, Miki y Duarte, Mauro Entrialgo, Ben Brutal Planet o Mohamed Tayeb son algunos de los artistas participantes, aunque la campaña sigue abierta para cualquiera que desee participar mediante el hashtag #NoTeOlvides.

Actualmente el 84% de las más de 22,5 millones de personas refugiadas en el mundo se encuentran en países de ingresos bajos y medios, y más de la mitad se concentra en tan solo diez países. Estas cifras alarmantes muestran cómo la realidad de las políticas de refugio a escala global y especialmente en Europa está dejando a millones de personas migrantes y refugiadas en una extrema situación de desprotección y vulneración de derechos.

1 DE MAYO. POR UN TRABAJO DECENTE

Sumando fuerzas por un trabajo decente

Manifiesto ante el 1º de Mayo 

Las entidades promotoras de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) –Cáritas, Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica (JEC) y Juventud Obrera Cristiana (JOC)— unimos nuestras voces y fuerzas en este 1º de Mayo, fiesta de los trabajadores y de san José obrero, para celebrar el sentido creador del trabajo, clave para el desarrollo humano, integral y solidario, y para denunciar la falta del trabajo decente para todas y todos en nuestra sociedad.

Como Iglesia, que quiere ser buena noticia en nuestro mundo, nos hacemos presentes y nos posicionamos en contra de aquellas situaciones que atentan contra la dignidad de las personas.

El sistema configura una sociedad donde el trabajo no es un bien para la vida sino un instrumento al servicio del capital por encima de la persona. La deshumanización del trabajo sitúa a la persona en una peligrosa situación de vulnerabilidad y exclusión social.

Nuestro actual sistema económico se apoya en un mercado laboral caracterizado por los elevados índices de desempleo (más de 3,7 millones de parados según  la última EPA) y de la temporalidad, la pobreza de muchos trabajadores, la precariedad de las redes de protección social (especialmente en lo que se refiere a las coberturas por desempleo y la cuantía de las pensiones), los bajos salarios, el incremento de la inseguridad laboral, la reducida representación y participación sindical, y las dificultades para conciliar vida laboral y familiar.

Detrás de este injusto marco laboral y social se esconden dramáticas historias personales de frustración, inseguridad y explotación, de las que somos testigos directos porque compartimos la vida con las personas que las sufren y las padecemos, también con frecuencia, en nuestras propias vidas.

Ante esta realidad de desigualdad y exclusión que afecta a millones de trabajadores y trabajadoras, las entidades que participamos en la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente recordamos que «la política económica debe estar al servicio del trabajo digno. Es imprescindible la colaboración de todos, especialmente de empresarios, sindicatos y políticos, para generar ese empleo digno y estable, y contribuir con él al desarrollo de las personas y de la sociedad. Es una destacada forma de caridad y justicia social» (Conferencia Episcopal Española, Iglesia, servidora de los pobres, 32).

Como señalan los obispos españoles, «la política más eficaz para lograr la integración y la cohesión social es, ciertamente, la creación de empleo. Pero, para que el trabajo sirva para realizar a la persona, además de satisfacer sus necesidades básicas, ha de ser un trabajo digno y estable». Y añaden que fue el propio Benedicto XVI quien «lanzó un llamamiento para “una coalición mundial a favor del trabajo decente” y que la apuesta por esta clase de trabajo es el empeño social por que todos puedan poner sus capacidades al servicio de los demás. Un empleo digno nos permite desarrollar los propios talentos, nos facilita su encuentro con otros y nos aporta autoestima y reconocimiento social».

Con motivo de la celebración de este Primero de Mayo, defendemos y reivindicamos:

■ Situar a la persona en el centro de la vida política, de las relaciones laborales y del trabajo.

■ Proteger el derecho al trabajo decente para posibilitar un desarrollo integral de la persona, donde el trabajo sea generador de dignidad para la vida.

■ Lograr la igualdad de oportunidades y trato para todos los hombres y todas las mujeres.

■ Garantizar que el trabajo permita desarrollar nuestra vocación y sirva para aportar nuestros dones a la construcción de la sociedad desde el bien común.

■ Reconocer social y jurídicamente el trabajo reproductivo, para poner en valor aquellos trabajos de cuidados que posibilitan y sostienen la vida.
■ Afirmar la seguridad y la salud en nuestro ámbito de trabajo, bajo unas condiciones laborales que no atenten contra la integridad física y psíquica de la persona, y que garanticen la protección social del trabajador.
■ Alcanzar libertad en la empresa para que, como personas expresemos nuestras opiniones, podamos ejercer nuestro derecho a organizarnos colectivamente y participemos de las decisiones que afectan a nuestras vidas.
■ Promover la conciliación real laboral y familiar, mediante la creación de ritmos y mecanismos que posibiliten el desarrollo integral de la persona en la esfera laboral, familiar, cultural y espiritual.

■ Lograr que el acceso a los derechos para una vida digna, como sanidad, vivienda o educación, entre otros, no estén condicionados a tener o no un trabajo.

Como Iglesia en medio del mundo, nuestros movimientos y entidades participan en esta realidad social y sufrimos sus efectos deshumanizadores, lo que nos pone en alerta para cuestionar nuestros estilos de vida y revisar su coherencia a la luz del estilo de vida de Jesús de Nazaret.

Somos denuncia profética mientras somos alternativa; y nos acercamos y somos fieles al Evangelio si somos testigos de aquello que reivindicamos. Tenemos conciencia de la misión y el compromiso de ser levadura en la masa, y de la urgencia de crear nuevos mecanismos y relaciones humanas que posibiliten una vida y un trabajo digno para todos.

Como gesto profético, en este 1º de Mayo invitamos a las distintas comunidades cristianas a celebrar la Eucaristía en acción de gracias por el don del trabajo humano y como signo de solidaridad con quienes sufren la deshumanización del trabajo.

Invitamos, igualmente, a participar en aquellas actividades que convoquen las organizaciones sindicales para exigir un trabajo decente acorde con la dignidad de toda persona y de todas las personas.

Puedes descargar el documento completo en formato pdf aquí.

Para más información en la web de Justicia y Paz.

Escurrir el bulto… entre todos

Así titula Amparo Grau el artículo que publica en la web Acompasando.

Puedes leerlo pinchando en este enlace: Escurrir el bulto…

EN DEFENSA DE HELENA MALENO

Celebrar la solidaridad

 27 de febrero de 2018.- La ausencia de una respuesta colectiva europea a la situación de las personas moviéndose dentro de y a través del Norte de África, Oriente Medio y Europa está causando caos, confusión, sufrimiento innecesario y vulneraciones de derechos.

Un punto crítico en los flujos hacia Europa es el cruce del Mediterráneo, el lugar más peligroso y mortífero de las rutas migratorias actuales del planeta. Frecuentemente, la vida de las personas corre peligro. ¿Qué debemos hacer ante llamadas de auxilio cuando se trata de personas en peligro de muerte a pocos kilómetros de Europa? Nosotros lo tenemos claro, salvar vidas es un imperativo moral y legal básico.

En este sentido, la sociedad civil ha reaccionado con una movilización generalizada durante estas semanas pidiendo al Gobierno de España que cambie su actitud y defienda a la investigadora y periodista Helena Maleno. De tal forma, que el Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, ha preguntado por escrito al Ministerio del Interior sobre la procedencia de la información que sustenta la investigación en Marruecos de la activista española Helena Maleno por sus llamadas a Salvamento Marítimo. Hasta la fecha no hay respuesta oficial.

Helena declaró el 31 de enero ante el juez de Marruecos que investiga sus actividades. Tras su declaración, y a la vista de la información que figura en el expediente, el juez decidirá si archiva el caso o si abre juicio contra ella.

España está detrás de la investigación judicial en Marruecos. El Ministerio del Interior, en concreto, la Unidad de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales, elaboró un informe en 2016 acusando a Maleno de un posible delito de tráfico de personas, informe que enviaron a la Fiscalía española y a Marruecos solicitando que investigasen. La Fiscalía española archivó el caso en 2017 por entender que sus llamadas a Salvamento Marítimo salvan vidas y que salvar vidas, no es delito. Sin embargo, sorprendentemente, las autoridades españolas no comunicaron a Marruecos la decisión de la Fiscalía en España y con ello, su desinterés en proseguir la investigación judicial que la Policía había solicitado.

La política migratoria en nuestras fronteras pone el foco en frenar las llegadas. La criminalización de la actividad de Helena Maleno sólo se entiende desde ese prisma, desatendiendo al hecho de que sus llamadas a Salvamento Marítimo salvan vidas. Así, se apunta como culpables de la situación aquellos que desarrollan una acción humanitaria. La solidaridad se persigue y castiga, si no cómo entendemos el acoso sufrido por las ONG de rescate en el mediterráneo Open Arms.

Muchas personas continúan emprendiendo peligrosos viajes a España y Europa por mar, a menudo embarcando en Marruecos. España debe mantener sus operaciones de búsqueda y rescate para seguir salvando vidas y la colaboración para ello de Helena Maleno ha sido clave en estos años. Salvar vidas, no el control de las fronteras, debe ser la prioridad en el Estrecho.

Nuestras entidades consideran que a la defensora de los derechos humanos, Helena Maleno la persiguen por hacer lo más genuino y auténtico que puede hacer un ser humano, salvar vidas. Ella lo hace mientras otros las abandonan. Estamos atentos e invitamos a la sociedad civil en general a que también lo haga hacia todo lo relacionado con este proceso judicial, al tiempo que expresamos nuestro rechazo inequívoco a este juicio.

DOCUMENTO COMPLETO