• NUESTRA WEB

  • MEMORIAS

  • BOLETINES

  • REDES SOCIALES

  • Anuncios

DEFENDEMOS EL TRABAJO DECENTE

Iglesia por el Trabajo Decente redoblará sus esfuerzos en 2019 para denunciar la indecente precariedad

Las entidades promotoras[1] de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) establecen sus prioridades para 2019.

Los ejes de trabajo de este año son: la convocatoria del Primero de Mayo y de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, del 7 de octubre; la elaboración de materiales de sensibilización y reflexión; la incorporación de nuevos adheridos a ITD y el desarrollo de una política de comunicación.

ITD tendrá en cuenta dos momentos importantes: El centenario de la OIT y el XXV aniversario de La Pastoral Obrera de toda la Iglesia de la Conferencia Episcopal Española.

 

El empleo creado en España, tras cinco años de recuperación económica sigue marcado por la precariedad y la exclusión. Desde 2014, más del 90% de los contratos registrados son de duración limitada, lo que unido al incremento de la volatilidad de los contratos temporales, la reducción de su duración, el aumento del encadenamiento de contratos y de la jornada parcial, nos conduce a un escenario donde «disponer de un empleo ya no es sinónimo de integración», como dice el último análisis de la Fundación FOESSA, Exclusión estructural e integración social. Una situación social que se agrava por el elevado y profundo número de personas en situación de desempleo (3,3 millones; 47% con más de 1 año en paro) y con más de 1 millón de hogares (1.052.800) con todos sus miembros activos en paro. (EPA, 4T 2018).

ITD prioriza, para este año, abordar la precariedad laboral, su impacto en la trayectoria vital de los trabajadores y de las trabajadoras, de las familias, y en la propia cohesión social. Articulará, de forma transversal, en todos sus ámbitos de incidencia previstos la denuncia sobre la indecente precariedad que descarta a millones de personas al acceso a un «trabajo decente y no de cualquier modo», en palabras del papa Francisco.

El Primero de Mayo, por segundo año consecutivo

Un primer eje de trabajo será realizar, por segundo año consecutivo, la celebración del Primero de Mayo, fiesta de san José obrero y Día internacional de los trabajadores y las trabajadoras, con la convocatoria de vigilias de oración, la elaboración de un manifiesto sobre el sentido creador del trabajo y para denunciar las causas de la falta del trabajo decente, así como para animar a participar en las actividades convocadas, en esta línea, por las organizaciones sindicales.

Jornada Mundial por el Trabajo Decente, quinto año de convocatoria

Un segundo eje se centrará en la convocatoria de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, el 7 de octubre, para insistir en la importancia de cumplir con el objetivo número 8 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 relacionado con la extensión del empleo digno, clave para el progreso humano, la reducción del hambre, la pobreza, las desigualdades, y el cuidado de la casa común. Para ITD es el quinto año de consecutivo comprometida con esta jornada, que es además compartida con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el movimiento sindical mundial y el Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos, se convoca en las diócesis del país, durante ese mes de octubre, numerosos gestos y actividades de sensibilización y denuncia.

Comunicación y adhesión

La iniciativa ha diseñado su estrategia de comunicación para ofrecer y acercar las convocatorias, las acciones, los materiales y las reflexiones tanto a la comunidad cristiana como a la sociedad civil. También persiste en su empeño de acercarse a entidades, grupos o realidades parroquiales para presentar sus objetivos, sus tareas y favorecer la adhesión a la iniciativa.

Dos citas importantes para el mundo del trabajo

Además, ITD estará atenta a dos citas importantes para el mundo del trabajo. En el mes de junio, al  «parlamento global» coincidiendo con el centenario de la OIT. Un diálogo iniciado por la OIT desde una orientación que comparte ITD: para un futuro de trabajo decente, es esencial priorizar a las personas. En el mes de noviembre, al cumplirse los 25 años del documento La Pastoral Obrera de toda la Iglesia, de la Conferencia Episcopal Española.

[1] Cáritas, Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica (JEC) y Juventud Obrera Cristiana (JOC)

Anuncios

EXPERIENCIA SOLIDARIA NÍJAR 2019

Ayer, viernes 1 de febrero, partió el primer grupo de alumnos del Colegio María Inmaculada de Carcaixent, voluntarios en San Isidro de Níjar, dispuestos a realizar su experiencia solidaria.

Al llegar allí se encontraron con una situación de emergencia humanitaria: un asentamiento de inmigrantes trabajadores de los invernaderos estaba ardiendo. Las Religiosas Mercedarias y uno de los profesores que acompañan a los alumnos acudieron al lugar para valorar, junto con otras organizaciones humanitarias, las labores de ayuda urgente que se tenía que realizar.

Hoy sábado nuestros voluntarios han estado preparando mantas y ropa de abrigo, bolsas de comida, etc. y han acudido al asentamiento para su reparto.

 

1 de enero, 52ª JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ

El Mensaje del papa Francisco para la Jornada Mundial de la Paz 2019 recuerda que la buena política está al servicio de la paz. No es una idea nueva. Ya Juan XXIII afirmaba:

“Entre las tareas más graves de los hombres de espíritu generoso hay que incluir, sobre todo, la de establecer un nuevo sistema de relaciones en la sociedad humana, bajo el magisterio y la égida de la verdad, la justicia, la caridad y la libertad: primero, entre los individuos; en segundo lugar, entre los ciudadanos y sus respectivos Estados; tercero, entre los Estados entre sí, y, finalmente, entre los individuos, familias, entidades intermedias y Estados particulares, de un lado, y de otro, la comunidad mundial. Tarea sin duda gloriosa, porque con ella podrá consolidarse la paz verdadera según el orden establecido por Dios” (Juan XXIII, Pacem in Terris, n. 163).

En su mirada al mundo el pontífice observa las tragedias y la violencia que siempre lo asolan. En su mensaje “Urbi et Orbi” del 25 de diciembre Francisco se refirió al conflicto entre israelíes y palestinos, a la martirizada Siria, a Yemen, exhausto por la guerra y por el hambre, a África, “donde millones de personas están refugiadas o desplazadas y necesitan asistencia humanitaria y seguridad alimentaria”, a Corea, a Venezuela, a Nicaragua y a Ucrania.

El papa, en su Mensaje, denuncia la corrupción, “el enriquecimiento ilegal, la justificación del poder mediante la fuerza o con el pretexto arbitrario de la “razón de Estado”, la tendencia a perpetuarse en el poder, la xenofobia y el racismo, el rechazo al cuidado de la Tierra, la explotación ilimitada de los recursos naturales por un beneficio inmediato, el desprecio de los que se han visto obligados a ir al exilio”. Por otra parte, denuncia también “actitudes de clausura o nacionalismos que ponen en cuestión la fraternidad que tanto necesita nuestro mundo globalizado”.

En el camino por la paz necesitamos:

— la paz con nosotros mismos, rechazando la intransigencia, la ira, la impaciencia y ―como aconsejaba san Francisco de Sales― teniendo “un poco de dulzura consigo mismo”, para ofrecer “un poco de dulzura a los demás”;

— la paz con el otro: el familiar, el amigo, el extranjero, el pobre, el que sufre…; atreviéndose al encuentro y escuchando el mensaje que lleva consigo;

— la paz con la creación, redescubriendo la grandeza del don de Dios y la parte de responsabilidad que corresponde a cada uno de nosotros, como habitantes del mundo, ciudadanos y artífices del futuro.

La paz está en el centro de la misión de los cristianos. Es absolutamente rechazable la búsqueda del poder para el abuso y la injusticia. La política no puede ser un instrumento de opresión y tiranía.  La política debe estar al servicio de la paz y de los derechos humanos:

“Desear el bien común y esforzarse por él es exigencia de justicia y caridad. Trabajar por el bien común es cuidar, por un lado, y utilizar, por otro, ese conjunto de instituciones que estructuran jurídica, civil, política y culturalmente la vida social, que se configura así como pólis, como ciudad. Se ama al prójimo tanto más eficazmente, cuanto más se trabaja por un bien común que responda también a sus necesidades reales. Todo cristiano está llamado a esta caridad, según su vocación y sus posibilidades de incidir en la pólis. Ésta es la vía institucional —también política, podríamos decir— de la caridad, no menos cualificada e incisiva de lo que pueda ser la caridad que encuentra directamente al prójimo fuera de las mediaciones institucionales de la pólis. El compromiso por el bien común, cuando está inspirado por la caridad, tiene una valencia superior al compromiso meramente secular y político. Como todo compromiso en favor de la justicia, forma parte de ese testimonio de la caridad divina que, actuando en el tiempo, prepara lo eterno. La acción del hombre sobre la tierra, cuando está inspirada y sustentada por la caridad, contribuye a la edificación de esa ciudad de Dios universal hacia la cual avanza la historia de la familia humana. En una sociedad en vías de globalización, el bien común y el esfuerzo por él, han de abarcar necesariamente a toda la familia humana, es decir, a la comunidad de los pueblos y naciones, dando así forma de unidad y de paz a la ciudad del hombre, y haciéndola en cierta medida una anticipación que prefigura la ciudad de Dios sin barreras” [Benedicto XVI, Caritas in veritate, n. 7.]

A los setenta años de la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se puede afirmar con el cardenal Turkson:

“A pesar de las solemnes proclamaciones y las expectativas generadas por ellas, se han producido nuevas violaciones de la dignidad humana, mientras que han reaparecido viejas heridas y otras, como en el caso de la esclavitud, han asumido rostros diferentes.

“También es lamentable que, mientras crecen dentro de las naciones la pobreza y la injusticia social, las divergencias entre los estados a menudo siguen abordándose mediante el uso de la fuerza, incluso la fuerza armada, -con consecuencias inevitables y desastrosas para las poblaciones que pagan su doloroso precio-. Persisten en varias partes del mundo los conflictos armados alimentados por oscuros intereses, con su cortejo de violaciones indecibles del derecho a la vida y la integridad física, así como de otros derechos humanos, como el acceso a la atención médica, a la educación, al trabajo y a la vivienda.

“Por lo tanto, es necesario que el derecho fundamental a la paz y al desarrollo integral se reconozca y garantice adecuadamente” [Discurso del Prefecto del Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral con motivo de la Conferencia Internacional de Derechos Humanos en la Pontificia Universidad Gregoriana., 10.12.201].

Es deber de la política la lucha por el bien común. La política es una forma eminente de caridad. Con el Papa podemos afirmar:

“No son aceptables los discursos políticos que tienden a culpabilizar a los migrantes de todos los males y a privar a los pobres de la esperanza. En cambio, cabe subrayar que la paz se basa en el respeto de cada persona, independientemente de su historia, en el respeto del derecho y del bien común, de la creación que nos ha sido confiada y de la riqueza moral transmitida por las generaciones pasadas”.

Merece la pena recordar las “bienaventuranzas del político”, propuestas por el cardenal Vãn Thuận:

  • “Bienaventurado el político que tiene una alta consideración y una profunda conciencia de su papel.
  • Bienaventurado el político cuya persona refleja credibilidad.
  • Bienaventurado el político que trabaja por el bien común y no por su propio interés.
  • Bienaventurado el político que permanece fielmente coherente.
  • Bienaventurado el político que realiza la unidad.
  • Bienaventurado el político que está comprometido en llevar a cabo un cambio radical.
  • Bienaventurado el político que sabe escuchar.
  • Bienaventurado el político que no tiene miedo” [Cf. Discurso en la exposición-congreso “Civitas” de Padua: “30giorni” (2002), 5].

Nuestro mundo necesita artesanos de la paz. Necesita liberar nuevas energías relacionales, intelectuales, culturales y espirituales en pro de la justicia y de la paz. Precisa el diálogo leal entre todos y el estímulo de los jóvenes talentos y de las vocaciones que quieren realizarse. Los miembros de la Comisión General de Justicia y Paz nos comprometemos en esta tarea.

Francisco Javier Alonso Rodríguez
Vicepresidente CG Justicia y Paz

Mensaje del Papa Francisco

Presentación del mensaje: Paz a esta casa

Powerpoint sobre el mensaje del Papa Francisco: Mensaje Paz19

Oración por la paz: Oración paz 2019

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 23 de diciembre de 2018

Queridos todos:

Aprovecho para escribiros unas letritas antes de entrar en la vorágine de los días navideños, siempre con el deseo de que os encontréis bien.

Imagino que ya todo el mundo estará preparando las fiestas que se acercan. En la Escuelita la celebramos el viernes 14, porque al día siguiente yo me iba a Cuba, por cuestiones de la Congregación, y ya no iba a llegar antes de dar las vacaciones. Como son tantos niños y no cabemos todos en la Escuelita, organizamos la fiesta en nuestra casa. Este año fue algo diferente de lo habitual puesto que unos chicos de la ciudad que trabajan en el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo contactaron conmigo a través de un amigo común. Querían hacer una actividad con niños de la zona y aprovechamos la ocasión.

La verdad es que pasamos una mañana estupenda y los niños disfrutaron de lo lindo. Ya el hecho de que fuera en nuestra casa les emocionó. Se les notaba en las caras, como podéis ver en la foto…

Nada más llegar empezaron los juegos y canciones. Luego apareció Santa Claus y los chicos no daban crédito a lo que veían. Muchos preguntaban si había venido desde el Polo Norte, ¡bendita inocencia!… nada más verlo corrieron todos hacia él para abrazarlo y casi lo tumban… Siguieron con las dinámicas y los cantos, ya dirigidos por Santa… luego los hot dogs… el bizcocho… y, por fin, los juguetes. Santa Claus fue muy generoso y cariñoso con todos. Y para los niños fue una experiencia inolvidable. ¡También para los maestros!

Ciertamente estoy muy agradecida al grupo que con tanta ilusión preparó todo. ¡Ojala se repita!

Por lo demás, el día de hoy ha sido completito. Por la mañana, al terminar la eucaristía, estuvimos preparando el pedido de alimentos para repartir a los más necesitados del Batey. En navidad, además de los productos básicos habituales, incluimos alguna cosita más, incluyendo un pollo. Todos los beneficiados estaban muy agradecidos.

Y la tarde la he pasado en urgencias. Anoche, al salir del local donde atiendo a la gente, me acerqué a visitar a Delania, una señora mayor a la que hace poco le diagnosticaron cáncer. Me extrañaba que llevara varias semanas sin venir a verme, así que decidí ir a darle una vueltecita. Me la encontré en la cama, con las piernas y el vientre totalmente hinchados y con un dolor horroroso. Me contó que se ha perdido dos citas con el oncólogo y con otro médico porque ninguno de los 9 sobrinos que tiene la ha querido llevar al hospital. Todos dicen que ya no merece la pena gastar dinero en ella porque se va a morir, ya que ni come ni bebe.

El asunto me pareció indignante, así que decidimos llevarla hoy por Urgencias para que, al menos, le aliviaran el dolor. El 26 volveré a ir al Hospital Oncológico a ver si le consigo nuevas citas y reiniciamos el proceso, ya sabiendo que tenemos que encargarnos nosotros porque la familia no lo va a hacer. Ojalá la pobre mejore un poco. Al menos ha recobrado algunas esperanzas solo por el hecho de saber que hay gente que se preocupa por ella y que es importante para alguien. Como tantos otros…

Todas estas cosas que os cuento me han hecho pensar en este tiempo de Adviento que terminamos mañana. Realmente creo que toda nuestra vida es -o debería ser- un tiempo de Adviento. ¿Por qué? Pues porque el Adviento es un tiempo de esperanza, de renovar ilusiones, de esperar la llegada del Dios-con-nosotros a nuestra frágil vida. Es abrumador pensar que la Divinidad sea capaz de despojarse de su categoría divina y hacerse uno con nosotros, uno como nosotros… una criatura frágil, dependiente de los cuidados de sus padres, vulnerable, con toda una vida por delante para aprender, para conocerse a sí mismo, profundizar en su identidad, descubrir la presencia de Dios en su vida… en definitiva, para enseñarnos a vivir.

Me gusta pensar en María en estos días, ya bien gordita, tocándose la barriguita como suelen hacer las mujeres embarazadas, mientras piensa, sueña, se pregunta… “¿Cómo será este Hijo de Dios que llevo en mis entrañas por pura gracia divina?, ¿por qué Dios me eligió a mí para traerlo al mundo si yo no soy nada especial?, ¿qué quiere Dios de mí?”. Y mientras, con la mente llena de dudas y el corazón lleno de deseos, María espera el tiempo de Dios.

El caso es que Dios viene. Viene cada día. Viene a nuestra vida. Quiere encarnarse en cada uno de nosotros, venir a nuestra realidad cotidiana, ¡quiere nacer en cada uno de nosotros! Porque, ciertamente, de alguna manera, todos estamos “preñados” de Él, lo llevamos en nuestras entrañas, en nuestro corazón, aunque muchas veces no seamos conscientes.

Siento que Dios está en cada niño del Batey, en cada enfermo, en cada anciano, en cada persona que me encuentro, en quienes me quieren y me tratan bien y también en quienes me tratan mal y me hacen sufrir. Reconocer esa presencia misteriosa de Dios en cada persona es a veces difícil, pero quizá sea la mejor manera de vivir en clave de Adviento.

De igual manera, creo que nos ayuda ser conscientes de que estamos llamados a llevar a cada persona a ese mismo Dios que llevamos dentro. Ojalá cada día lo dejemos nacer en nuestra vida y lo llevemos a los demás, a cada cual según lo necesite, con una visita, con una sonrisa, con un gesto cariñoso, con un donativo… ¡con lo que sea!

Con este deseo profundo me despido de vosotros hasta el próximo año. Un abrazo grande, feliz Navidad y feliz año nuevo.

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana

DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS Y PACTO MUNDIAL SOBRE LOS MIGRANTES

El Pacto Global para la Migración, un signo de esperanza para construir sociedades acogedoras e inclusivas

–     La red Migrantes con Derechos habría preferido que el Pacto incluyese una declaración expresa que diga que el migrante, más allá de su estatus migratorio, sigue siendo persona

Madrid, 10 de diciembre.- Las organizaciones que integran en España la red Migrantes con Derechos –Cáritas, Confer, Justicia y Paz, y la Comisión Episcopal de Migraciones— instan a todos los Estados participantes en el primer Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, que fue acordado el 13 de julio en la sede de Naciones Unidas, a que ratifiquen de manera oficial los compromisos recogidos en el mismo durante la Conferencia Intergubernamental convocada a tal efecto y que se celebra hoy y mañana en Marrakech, Marruecos.

Asimismo, exhortan a los Gobiernos de Estados Unidos, Israel, Hungría, Austria, República Checa, Australia y, probablemente, Italia, que han anunciado que no apoyarán el acuerdo, a reconsiderar su negativa y a sumarse al exitoso precedente que supone el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular para avanzar en el objetivo de gestionar los flujos migratorios de forma integral y a escala internacional.

El Pacto, aunque no es jurídicamente vinculante, tiene una indudable fuerza política y marca un horizonte global en la asunción de compromisos concretos. Por esa razón, la decisión de esos seis países de retirarse del mismo supone un riesgo de desestabilización de los esfuerzos internacionales dirigidos a proporcionar una acción coordinada en la protección de las vidas de los migrantes y refugiados, de sus derechos humanos y de su dignidad.

Migrantes con Derechos recibe como un signo de esperanza la voluntad de la comunidad internacional de reconocer la movilidad humana como uno de los mayores retos de nuestro tiempo y de sumar sinergias para ofrecer respuestas positivas tanto para los migrantes como para los países de origen, de tránsito y de destino.

Somos testigos diarios del sufrimiento causado por las condiciones de explotación y de exclusión social a las que se enfrentan los migrantes y estamos convencidos de que las migraciones, lejos de ser un problema que “gestionar”, son una oportunidad para el desarrollo de todos los pueblos. Creemos, por ello, que el Pacto, por una parte, apuesta por un horizonte de equilibrio entre la defensa de los derechos de estas personas y el derecho de cada país a proteger sus fronteras, y, por otra, inicia una nueva narrativa, no basada en estereotipos o prejuicios sino en hechos y datos reales.

Entre los 25 objetivos señalados en el Pacto Global nos habría gustado mayor claridad con relación al compromiso de no detención de menores migrantes y aunque en el mismo se habla del propósito de los Gobierno de buscar todas las formas posibles para no detenerlos, no se excluye de manera explícita esta posibilidad.

Ante una cita de la trascendencia de la que tiene lugar hoy en Marrakech para consolidar un consenso internacional basado en los principios humanitarios y la centralidad de las personas en cualquier toma de decisiones por parte de los poderes públicos, reivindicamos el derecho a migrar y a no migrar, y a que la salvaguarda de la dignidad y la seguridad de estas personas, muchas de las cuales siguen perdiendo sus vidas en nuestras aguas, se reconozca como un derecho que todos los Estados deben proteger.

Recordamos las palabras dirigidas por el papa Francisco, quien desde enero de 2017 es el responsable único y directo de la Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral del Vaticano, a los sacerdotes Fabio Baggio y Michael Czerny, subsecretarios de ese departamento. En su primer encuentro con ellos, sosteniendo un chaleco salvavidas en la mano, exclamó: «Hay que salvar vidas, porque si las personas mueren, ¿de qué política estamos hablando?».

En una Unión Europea cada vez más tentada a cerrar sus puertas y a abandonar a su suerte a todos lo que llaman a sus puertas, este Pacto Mundial puede contribuir a salvar vidas y a asentar los pilares sobre los que construir puentes hacia una acogida fraterna y una integración justa de los migrantes.

Migrantes con Derechos, en vinculación y coordinación constante con otras organizaciones de Iglesia a nivel europeo e internacional, reiteramos nuestra firme voluntad de seguir trabajando para que la implementación de este Pacto Global se traduzca en medidas concretas en los ámbitos locales, regionales y globales, tal y como se ha hecho durante todo el proceso de negociación a lo largo de 2018.

Nota de prensa

Oración por los Derechos Humanos 2018

PROYECTO ESPACIOS BERAKAH BETANIA – SEVILLA

Dos jóvenes que han sido atendidos en este proyecto nos envían su testimonio y agradecimiento.

¡¡¡Hola!!!  Me llamo Sougalo Coulibaly, soy de Costa de Marfil. Salí de mi país en febrero de 2015 con la idea de ir a España para buscar un futuro mejor.

El camino fue muy difícil, he estado en Malí, Mauritania y Marruecos y llegué a España el  21 de septiembre 2015 a la ciudad de Almería, luego me enviaron a Tarifa y después pase a Sevilla al Proyecto Nazaret de Cáritas Diocesana, así fue como finalmente llegue a la casa de las Misioneras Claretianas  donde encontré techo y comida. A través de la ONG-D KORIMA me ayudaron con los gastos necesarios para vivir y me posibilitaron que pudiera estar estudiando el español.

Durante estos dos años que he estado con las hermanas, he podido realizar a través de Cáritas y otras instituciones, varios talleres como el de Mantenimiento, Carretillero, curso básico de Informática, otro curso sobre Emprendedores… así como intentar sacar la ESA (Enseñanza Secundaria para Adultos) que casi estoy a punto de lograr, ya que solo me falta una materia. También he tenido pequeñas experiencias de trabajo que me ayudan a seguir luchando con esperanza.

De todo lo vivido hasta ahora, la experiencia de compartir con las hermanas y sentirme parte de su familia ha sido mucho más de lo que yo esperaba, pues yo pensaba que sin conocerme no podrían ayudarme. He recibido mucho cariño y amistad. No podré olvidar esta parte de mi vida y me siento un hijo de esta familia por siempre.

Muchísimas gracias a vosotros que a través de KORIMA me habéis ayudado a integrarme un poco más en esta sociedad española y seguir luchando por mi sueño.

SOUGALO COULIBALY

 


Hola a tod@s!!

¿QUIÉN ERES?

Mi nombre es DAUDA HAMED SAKO, tengo 32 años, soy de COSTA DE MARFIL.

Salí de mi país el 7 de marzo 2014.

¿POR QUÉ SALISTE DE TU PAÍS?

Para ayudar a mi familia, somos diez hermanos y mis padres, somos seis varones y cuatro mujeres, yo soy el mayor.

¿CÓMO FUE TU VIAJE?

Yo pude viajar directamente a Marruecos, allí estuve cambiando de lugar por varias ciudades. Primero a Rabat donde estuve por seis meses, en ese lugar me robaron lo poco que tenía, luego pasé a El Aiún donde estuve un año. Finalmente pude atravesar el mar en patera hasta Las Palmas en una travesía de tres días. Estuve 18 días en un Centro de Internamiento en Gran Canarias y posteriormente pasé a Tenerife, también en otro Centro, donde estuve tres semanas… A continuación me enviaron a Madrid a un centro de acogida que se llama DIANOVA  (Ambite)  durante tres meses para finalmente llegar a Sevilla al Centro Diocesano de Nazaret, el 18 de enero 2016 estando con ellos seis meses, llegue definitivamente a la casa de las Misioneras Claretianas el 29 de junio de ese año. Comencé a formar parte del proyecto Espacios Berakah-Betania. A partir de esta fecha mi familia fue para mí las hermanas y los diversos compañeros que he tenido, pero realmente quiero agradecer lo que ha supuesto el apoyo de las Misioneras Claretianas y por supuesto la imprescindible ayuda de ONG-D KORIMA. En el momento actual he salido del proyecto Betania y estoy acogido en un piso autónomo de Cáritas Nazaret. Es otro pequeño paso que doy en mi vida para poder ser independiente.

¿A QUÉ TE DEDICAS?

En este TIEMPO me he dedicado a aprender español con Cáritas, cuando aprendí un poquito, más o menos durante seis meses, Cáritas me envío a un curso – taller de Hostelería, también estoy estudiando la ESA (ENSEÑANZA SECUNDARIA PARA ADULTOS).

Para sobrellevar mejor todo lo que he vivido me he dedicado a dos de mis “hobbys”: la pintura y el fútbol. Me gusta mucho pintar, cuando pinto me siento libre, satisfecho, feliz y pienso solo en cosas bonitas. Me gusta mucho pintar paisajes de África, montañas, bosques… He recibido la ayuda de una profesora de pintura que me ha ayudado a mejorar mi técnica.

El fútbol me ayuda a olvidar algunas cosas que no me dejan crecer como persona, participo en un equipo que se llama África “for live”, en la liga “BRAVO 7” formado por personas de distintos países africanos y dos españoles.

¿QUE DESEA HACER EN EL FUTURO?

Mi sueño es conseguir legalizar mi situación jurídica para poder pasar al siguiente paso que es un TRABAJO DECENTE. Pero si pudiera dedicarme por vida a la pintura sería mi verdadera vocación.

Agradezco a todos los socios y amigos de KORIMA que han hecho posible que mi situación sea un poco mejor y los animo a seguir apoyando el proyecto Berakah- Betania, porque supone una ayuda inestimable para todos los que vivimos esta situación como migrantes.

GRACIAS, MUCHAS GRACIAS DESDE EL CORAZÓN.

Dauda Hamed Sako

PROYECTO DONA TIEMPO, DONA VIDA (2)

Hoy 3 profesores y 7 voluntarias (alumnas de 2º de bachillerato del Colegio María Inmaculada de Carcaixent) hemos iniciado el Taller de lengua para inmigrantes. Atendemos a más de 30 mujeres los viernes. Y a algunos hombres los martes. Son ya muchos años impartiendo este taller en el que las mujeres inmigrantes aprenden vocabulario básico y a comunicarse en las actividades cotidianas en las que se encuentran en su día a día: visitas al médico, ir a comprar, acudir al colegio de sus hijos, rellenar impresos, etc.

Como las mujeres vienen con sus hijos pequeños, a los que no pueden dejar en sus casas, también los atendemos.