• NUESTRA WEB

  • MEMORIAS

  • BOLETINES

  • REDES SOCIALES

  • Anuncios

EXPERIENCIA SOLIDARIA EN NÍJAR – MATER IMMACULATA MADRID

¿Alguna vez has abierto los ojos y te has dado cuenta de lo que te rodea?  No me refiero a los árboles, a las casas, a los coches… estoy hablando de ese momento en el que te das cuenta de que el sueño que habías tenido cuando eras pequeño se quedo en eso, un sueño. Te has fijado en que ya no eres tú el dueño de tu vida sino la rutina. Te levantas, vas al trabajo, comes, trabajas otra vez, estás con el móvil o la televisión y te vas a la cama. Eso sin contar con el tiempo que dedicas a tus propias preocupaciones que vuelven a cobrar vida día tras día. Que triste es pensar que nuestro tiempo, el bien mas preciado que tenemos, es desperdiciado continuamente. Has notado que tu vida gira entorno al yo, a ese ladrón de segundos, minutos, horas…. ¿Qué sería de tu vida si la compartieras con alguien más? Si en lugar de levantarte pensando en ti mismo, rompieras las reglas y te dedicaras un poquito más a los demás.

El viaje a San Isidro de Níjar es una buena forma de salir de la rutina, de coger las riendas de tu propia vida y encauzarla en un camino mejor. Al principio nos apuntamos a esta experiencia para pasar tiempo con nuestros amigos, sin saber que cambiaría nuestra forma de pensar y ver la vida. Los días que hemos pasado aquí se han  convertido en un regalo, el que das, y en uno mayor y más gratificante, el que recibes, en forma de sonrisas y amistades

Entre ayudar en el banco de alimentos, colaborar en el taller ocupacional y la impactante visita a los asentamientos, podría parecer que no hubo tiempo para reflexionar sobre aquello que teníamos delante. Sin embargo, tuvimos la oportunidad de conectar con Kwesi, Mussa y Mammadu, personas completamente distintas a nosotros llenas de historias. Nos impactó que siendo tan pequeños tuvieran que afrontar obstáculos tan grandes como atravesar un continente, vivir solos en un país donde no conocen el idioma y que conflictos armados ajenos a ellos, les hayan robado la infancia para siempre. A pesar de esto, son capaces de combatir estas adversidades con una gran dosis de positividad, amor y fe. Volvemos de esta experiencia como personas diferentes y con estos héroes en nuestros corazones.

Durante estos días nos hemos dado cuenta de la importancia de dar y de compartir nuestro tiempo con aquellos que no reciben ni la mitad del cariño que nosotros. Como muchas veces dicen nuestros padres, somos unos afortunados, pero a veces nos hace falta ver la situación de otros para darnos cuenta de ello. Nosotros no podemos mejorar su situación, pero sí podemos sacarles una sonrisa e intentar ayudarles en lo que podamos. Nunca hemos tenido que cruzar un océano para conseguir nuestros sueños y lo único que nos diferencia de aquellos que sí lo han tenido que hacer es el lugar de nacimiento.

(Elaborado por los alumnos de 1º de Bachillerato que vivieron la experiencia durante el mes de marzo del presente curso)

Anuncios

LA SOBREPRODUCCIÓN DE ALIMENTOS, UN GRAVE RIESGO PARA LA HUMANIDAD…

Nuestro presidente, Jairo Carrasco, ha publicado este artículo en la web Acompasando.

“En el mes de enero tuvimos la oportunidad de reflexionar, al hilo del artículo de Laura Rodríguez, sobre como en España a lo largo de un año, terminan 1.245,9 millones de kilos de alimentos en la basura.

Hoy me gustaría hablar acerca de la sobreproducción de alimentos en el mundo desarrollado, que supone un grave riesgo para el planeta y la humanidad.”

Leer el artículo.

Web Acompasando.

EXPERIENCIA SOLIDARIA NÍJAR 2018. TESTIMONIOS

Es curioso que si me hubieran preguntado al empezar el curso si me gustaría participar en un voluntariado, hubiera dicho que sí. Siempre me ha gustado la idea de ir a África, Pakistán o la India como voluntaria para echar una mano. Aun así, puedo decir que después de la experiencia que tuvimos en Níjar hace unas semanas, mi idea de ayudar como voluntaria no ha cambiado, pero sí mis expectativas.

Ha sido alucinante como en unos días nos han demostrado que no hace falta cambiar de cultura, país o continente para ayudar. Sé que los 5 días que estuvimos allí no habrán cambiado el pueblo, ni a las personas, ni todo el trabajo que hay que hacer. Está claro que en 5 días no se puede solucionar el mundo, pero sí cambiar nuestra forma de verlo. Ha sido increíble conocer con todos los sentidos las realidades que vemos diariamente por la televisión y que no tenemos en cuenta. Que toda la pobreza y falta de humanidad existe, y a un par de horas de nosotros. Ha valido muchísimo la pena que explotaran esa burbuja donde vivimos y nos llevarán a Almería.

La rutina de ese pueblo que pocos conocen me ha hecho aprender. Creo que es una experiencia muy necesaria, estoy súper agradecida de haber tenido la suerte de poder disfrutarla. Ojalá de aquí 3 años mi hermano llegue a bachiller y diga “después de ver lo que hay en Níjar no voy a volver a tirar ni las judías de la paella” y además de mi hermano, que muchos más tengan la oportunidad de crecer tanto como personas en unos pocos días. Ojalá muchos puedan ayudar, ver los asentamientos, participar en talleres, disfrutar de la convivencia entre amigos… Pero sobre todo ojalá muchos más puedan escuchar historias, cada una diferente, con unas complicaciones, unas fechas y una mueca de tristeza en cada cara.

Sin lugar a dudas, lo que más me ha marcado ha sido la gente, sus experiencias y su forma de ver la vida. Me ha marcado que la gente nos diera lo que tenía para darnos las gracias, sabiendo que no les sobraba. Me ha marcado el valor que le dan a las cosas, a todo lo que forma parte de nuestra vida cotidiana. Después de ver a gente discutir por comida, o que duermen en el suelo un día de lluvia después de trabajar horas, me he replanteado la suerte que tengo. Fui a Níjar con la intención de ayudar, pero he vuelto con la conclusión de que me han ayudado ellos a mí. Y con esto me refiero a querer, a valorar, a disfrutar y a no juzgar.

En 5 días he visto gente más feliz sin tener nada, que en mi ciudad gente que tiene de todo. He visto amabilidad, gentileza, ganas de vivir, ganas de estudiar, hambre, dolor, preocupación y miseria. Sin lugar a dudas, ha sido una de las mejores experiencias de mi vida, y ya envidio a los del año que viene que van a poder ir. (María Ramírez)


Después de esta gran experiencia me he dado cuenta de todos los privilegios que tenemos y de lo poco que los apreciamos, ya sea a nivel de comida o a nivel de cosas materiales. Durante estos días he podido apreciar con lo poco que son felices estas personas y lo mucho que lo agradecen todo, hasta por el mínimo gesto que hacías por ellos te lo agradecían. Una de las cosas que más me impactó es que cuando vas a las casas a visitar quizás te ofrecen lo único que tienen y te lo dan a ti tan solo por haber ido a visitarlos o a llevarles cualquier cosa. La verdad es que ha sido una experiencia muy dura ver como vivían. Otra cosa que me impactó muchísimo fue cuando nos contaban sus experiencias en la patera, como los engañan cobrándoles hasta 3.000 euros por un viaje que les aseguran llegar en 2 días pero quizás llegan en siete y desgraciadamente hay algunos que ni llegan y además si alguno cae de la patera no lo recogen o si alguno se pone enfermo lo tiran al mar. Y una vez llegan aquí no tienen nada ni casa, ni familia, ni dinero, ni trabajo, tienen que empezar una vida de nuevo.
Allí cada día te impactaba una cosa nueva. Ya era por las experiencias que nos contaban o porque íbamos a los asentamientos y veíamos como vivían, sin calefacción, el suelo de tierra, techos de plástico y a veces incluso las paredes también, volvían de trabajar y no tenían ni agua caliente para ducharse y tal vez tampoco nada para cenar porque con unos míseros 4€ la hora, los que tenían suerte de trabajar, no dan para mucho si tienes una familia que mantener, aunque las mercedarias les ayudaban mucho con comida y ropa, pero nunca había suficiente para todos. Los que no tenían tanta suerte se quedaban en las rotondas a las 8 de la mañana esperando a alguien que ese día ya no pasaría a por ellos y además no cobrarían. Además de trabajar, algunos venían con sueños de estudiar pero sabiendo lo que cuesta una universidad y además estando sin papeles poco podían hacer. Y además de los jóvenes que querían estudiar, estaban los niños y niñas que vivían en asentamientos que tampoco tenían el privilegio de ir al colegio.


Además de como viven es también el peligro al que se exponen yendo a comprar o volviendo de trabajar con bicicleta cuando está oscureciendo debido a que las carreteras no tienen un arcén para que vayan las bicis. Fue muy impactante ver de camino a Mercadona la cantidad de flores que hay a los bordes de la carretera por todos los muertos con bicicletas. Y que además te digan: ” me voy a comprar a mercadona, a ver si tengo suerte y vuelvo vivo”, te deja muy muy helada.
Cuando llega la hora de irte te sientes como si te los dejaras allí abandonados y tú vuelves a tener de todo, pero aunque con esos pocos días no hayamos podido arreglar todos los problemas que hay allí (que son muchos), hemos aportado nuestro granito de arena y hemos hecho todo lo que hemos podido.
Además de todo el sufrimiento que hemos visto me llevo muchas cosas buenas en mi interior y muchos buenos ratos de risas con los inmigrantes y entre nosotros que siempre recordaré, pero sobre todo me llevo una nueva manera de ver la realidad y de apreciar todas las cosas que tengo dándome cuenta de que son muy valiosas.
Muchas gracias por vivir esta experiencia tan especial con todas nosotras. Siempre la recordaré y ya estoy esperando repetirla. (Marta Dolz)


Realmente, es muy fácil citar la experiencia vivida en Níjar pero a la vez es verdaderamente  difícil expresar los sentimientos y las causas de estos surgidos a raíz de una semana allí.
Me hago tantas preguntas al recordar a todos aquellos que nos han permitido aprender de ellos… por ejemplo:
¿De dónde han sacado tanta valentía a lo largo de su vida?
¿Por qué dan todo si no tienen nada?
Es tan ironico esto, gente que se juega la vida para llegar a “un mundo mejor” para mantener a sus familias que estan a miles de kilómetros de ellos, personas que a tan solo 4 horas de nosotros recorren kilómetros para conseguir algo de agua, niños que viven entre casas de plástico las cuales muchas veces ni siquiera tienen techo. ¿Cómo es posible que vivan en la miseria y sean tan felices? Son tan diferentes nuestras vidas…
Por suerte, la miseria de la que hablo tan solo es material, porque me considero afortunadísima de haber conocido a gente con un corazón tan enorme como el de todos ellos, me alegra haber vivido, disfrutado, compartido y formado un gran vínculo y una gran unión con todos ellos.


Por último, una de las cosas que me han sorprendido mucho, es el concepto “felicidad” de ellos, fueron felices solo por compartir un partido de fútbol con un grupo de niños, tener una invitación a la hora de comer o de cenar, y por una mínima ayuda en diferentes talleres en los que ellos trabajaban. Ahí demostraron que el dicho de “menos es más” es completamente cierto y dentro de nuestro mundo por suerte hay gente que nos lo ha enseñado.
Realmente estoy agradecida, tanto que quizás mis palabras no son suficientes.
Como empezaba diciendo, es muy difícil expresar qué nos han hecho sentir, y sobre todo cuánto nos han enseñado, pero estoy completamente segura de que lo que nos han hecho vivir ellos, la manera en la que nos agradecían cualquier gesto insignificante y las sonrisas y miradas dirigidas hacia nosotros jamás las voy a olvidar. (Amparo Beneyto)


Antes de ir a San Isidro de Nijar, ya sabía a lo que iba, vas con la conciencia de  que vas a un lugar pobre, donde la gente vive muy mal, donde hay mucho emigrante bla bla bla.. te piensas que eres el/la mejor porque vas a ayudarles, pero no, te ayudan ellos a ti, eres tú el que vuelves cambiado.
A pesar de ser solo 5 días, han sido unos 5 días convertidos en 10, unos 5 días muy intensos, unos días que me han hecho ver la vida de otra forma distinta.
Porque yo no fui allí a ayudar, sino a que ellos me ayudaran y me dieran una lección de vida. Nos pensamos que somos mejores que ellos, simplemente, porque tengamos dinero, un techo donde dormir y comida. Pero no, lo que conoces allí son personas enormes, que no tienen nada y te lo dan todo. Personas que a pesar de todas sus penas, te ofrecen su mejor sonrisa. Personas con unas ganas de luchar y seguir adelante admirables, son gente como nosotros o mejor que nosotros, aunque físicamente tengan menos, interiormente tienen mas.
De esta experiencia me llevo una gran lección, me ha abierto los ojos, si ellos pueden salir adelante, ¿por qué nosotros no? Si ellos cada día se levantan con una sonrisa a pesar de no tener para comer, ¿por qué nosotros no? Hay que aprender de su filosofía de vida. A pesar de todo lo que llevemos atrás, solo hay que mirar adelante. Porque si ellos en sus pésimas condiciones de vida tienen ganas de seguir viviendo y luchando por una vida mejor, nosotros también.


Otro dato que me impactó y me marcó fue el hecho de que la gente no les trate como personas, que el alcalde del pueblo haga lo posible para tirarles de allí. Pero, ahora pregunto yo, ¿y ellos son personas? Para mi parecer no, ¿qué clase de gente hace eso? Solo piensan en ellos. Pero lo más duro es ver que a 100 metros de donde se dan estas situaciones hay casas de lujo y turismo, y que se vive como en un mundo paralelo.
Había que ver que simplemente con jugar con ellos a fútbol o al spiribol la cara de felicidad que tenían, se sentían personas como nosotros, se sentían uno mas.
Es muy penoso ver cómo la gente se aprovecha de ellos, ver cómo les tratan como animales. Les quitan los bancos para sentarse en los parques, en algunos asentamientos les quitan el agua y, además, los empresarios los usan para trabajar cobrando una miseria. Vergüenza me daría a mi vivir a costa de ellos. Pero claro, luego los que no son personas son los emigrantes.
A esto hay que añadir la gran labor que hacen la monjas de la congregación de las Mercedarias , viven para servir. Dan su vida para que ellos puedan vivir, como mínimo, como un ser vivo. Son unas monjas maravillosas y luchadoras, sin las cuales, muchos de ellos ya no estarían aquí.
La persona que más me ha marcado fue un morenito llamado Kwasi, nacido en Ghana. Era una persona muy alegre, que tenía una risa muy contagiosa. Era amable y sereno, era genial, veías la alegría en él. Se pasó la mayoría de días con nosotros.


Un día nos contó su trágica historia, lo que ocultaba detrás de él, de esa gran sonrisa. Y ya no era tan alegre todo, la cosa cambiaba. Pero, a pesar de ello, nunca le vi dejar de sonreír ni de luchar por conseguir sus derechos.  Aprendí muchas cosas de él, cosas que voy a llevar a la práctica y no voy a olvidar.
Por otra parte, en la convivencia hemos aprendido a cuidar de nosotros, a que no nos lo hagan todo. También hemos conocido a personas de nuestro grupo cómo son de verdad.
Si tuviera que describir esta experiencia en una sola frase, diría: aprendiendo a mirar la realidad con otros ojos. Porque he aprendido a dejar a parte lo material, a darme cuenta que con poco se puede vivir y ser feliz, que si ellos pueden, yo también. He aprendido a que a pesar de los problemas que podamos tener, siempre hay que sacar lo mejor de nosotros y no dejar de luchar, a sacar nuestra mejor sonrisa y seguir adelante. A ser generosa y dar lo mejor de mí.
Este tipo de experiencias son únicas, en definitiva, he aprendido mucho. Es difícil expresar en palabras todo lo vivido y lo sentido.  (Aida Bertomeu)

 

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 12 de marzo de 2018

¡Hola a todos!

Después de todo este tiempo que he estado sin escribiros, confío que os encontréis bien. Yo ya estoy recuperada de las quemaduras. Estuve un tiempito fuera de aquí y a la vuelta me encontré con mucho trabajo, además de que estamos construyendo la segunda planta de nuestra casa y eso supone un plus de cosas de las que estar pendiente, por eso he tardado más en escribiros.

La vida en el batey sigue su curso normal. Las clases de alfabetización van viento en popa. En el último mes y medio se han inscrito muchos más niños, y ya hemos comenzado dos nuevas asignaturas con todos los niveles: inglés y educación física. Tanto las maestras como los alumnos están aprendiendo inglés y todos están encantados. En el mes de febrero tuvimos dos acontecimientos para celebrar. Por una parte, el 14 de febrero, el día del amor y la amistad. Se hicieron unas manualidades con corazones, acompañadas de la correspondiente reflexión sobre la importancia de amar a todos de verdad y sobre el valor de la amistad. Por otra parte, como ya os he comentado en años anteriores, aquí febrero es el mes de la Patria. De ahí que decoráramos la escuelita con la bandera y los colores propios del país, y se instruyó, como en todas las escuelas, sobre la historia de la Independencia y sobre los héroes de la Patria, que aquí son tan importantes. Ahora, antes de Semana Santa, tendrán sus exámenes de segunda evaluación antes de las vacaciones. Os seguiré contando.

En cuanto al proyecto de Sin Papeles No Soy Nadie, también va a tope. Seguimos declarando niños indocumentados, y ayudando a los adultos a conseguir todos sus documentos. La gente hace largas filas en la calle donde tengo el local los días que atiendo. Algunos vienen desde muy lejos, por lo que soy incapaz de irme sin atenderlos a todos, aunque sea ya con linterna en mano…

En la Embajada de Haití ya me han entregado los pasaportes que hicimos hasta el mes de junio de 2017. Lo digo como si fuera un logro, pero en realidad siento que es una injusticia enorme, puesto que están tardando ocho meses en entregar a la gente su pasaporte, cuando en España te lo entregan en el mismo día que te lo haces. Incluso a mí, cuando lo renové hace un par de años en la Embajada de España en Santo Domingo, me lo dieron en tres semanas, y pagando una tercera parte de lo que cobran por los pasaportes haitianos. ¡Muy injusto!

Además, no hace mucho descubrí algo que también dificulta el hecho de que esta gentecilla pueda estar “en condiciones legales”, y es que no sólo tienen que conseguir su pasaporte, sino que una vez que lo tienen, deben buscar el dinero para viajar hasta Haití, solicitar su visa dominicana, que viene costando más de 200 dólares, buscar dónde quedarse el tiempo que tarden en darle la visa, y luego pagar la estadía dominicana, que está en torno a los 50 dólares. Para gente que vive en situaciones de extrema pobreza, como es la que se relaciona conmigo, estas cantidades son desorbitantes. Esperemos que en algún momento las leyes sean más justas y realmente favorezcan a los pobres.

A los ancianos y enfermos seguimos visitándolos y ayudándolos en la medida de nuestras posibilidades, llevándoles comida y las medicinas que necesitan. En ese sentido, me sentí realmente acogida por todos ellos cuando volví después de mi recuperación. Al ir a sus casas a visitarles, muchas de las viejitas dieron gritos de alegría porque se habían quedado verdaderamente preocupadas al saber lo que me había pasado. Humanamente, es algo muy reconfortante saber que la gente se preocupa por una y que estuvieron todo el tiempo orando con fervorosa fe para que me sanara.

Por otra parte, ya fuera de los proyectos, últimamente he asistido a varios encuentros de jóvenes. Aquí la fe se vive de una manera peculiar, bastante diferente a lo normal en España, puesto que hay mucha influencia de las iglesias evangélicas y carismáticas. Sin embargo, independientemente de que pueda compartir o no ciertas formas, me maravilla ver la confianza de la gente en Dios, en su Providencia, de saberse en sus manos. A veces quizá pudiera confundirse con una simple resignación, pero yo creo que es mucho más, que realmente creen.

Verdaderamente me encanta vivir aquí y disfrutar con pequeños detalles de la vida cotidiana. Disfruto en las celebraciones en la Iglesia, viendo cómo poco a poco se forma comunidad. Disfruto cuando camino y veo a los niños jugando con la goma de una bicicleta, haciéndola rodar calle arriba y calle abajo. Disfruto viendo cómo los niños de nuestra escuelita se esfuerzan en aprender. Disfruto con la sonrisa agradecida de tanta gente a la que ayudamos. Disfruto cuando en la mañana de los miércoles y los jueves voy hacia el parque, cuando aún no ha salido el sol, a reunirme con las madres que van ese día a declarar a sus hijos o con la gente a la que llevo a la embajada a hacerse pasaportes. En el camino siempre me encuentro a unas mujeres que salen con sus pequeños de una iglesia evangélica donde pasan la noche. Son mujeres que no tienen un techo donde vivir y que les dejan dormir allí. Y luego, en el parque, me encanta ver el movimiento de gente que comienza el día… los motoristas llevando a los pasajeros a sus trabajos… las mujeres que venden café para todos los que pasan… las que cargan su “punchera” y se patean el batey para vender algo…

los hombres cargados con sus instrumentos de trabajo… los niños con su uniforme camino de la escuela… O dentro de la guagua, cuando la llevo cargada de gente que va a hacerse su pasaporte, sus cuerpos apretujados unos contra otros y sus miradas cargadas de esperanza por conseguir sus documentos…

Todo pobre, sencillo, tan cotidiano… que resulta encantador.

Igual pensáis que me he vuelto loca por disfrutar de estas cosas tan normales, pero cada vez estoy más convencida de que la vida es eso, lo cotidiano, lo de cada día. Y en todo podemos encontrar a Dios, y con todo lo que hacemos podemos transmitirlo. No se trata de hacer grandes cosas, sino de hacer lo que hacemos con amor, con ganas de dar lo mejor de nosotros mismos, superando nuestros problemas y procurando siempre hacer felices a aquellos con los que nos encontramos.

Normalmente estamos tan ocupados con lo que hacemos, que podemos olvidarnos de lo más importante. Hace un par de meses murió un amigo muy querido. Él era un hombre sencillo y bueno, que se preocupaba por lo realmente importante y cuya principal preocupación era crear familia y hacer de sus hijos gente buena, como él lo era. Su muerte fue repentina e inesperada, aún a veces se me hace difícil creer que ya no está. Eso y mi accidente me han hecho pensar mucho. Ninguno sabemos cuándo llegará nuestra hora, porque la muerte no tiene edad. De ahí que sea tan importante vivir la vida con sentido, valorando lo que tenemos, cuidando a los que queremos, dejando la mejor huella que podamos en este mundo. Como lo hizo Jesús. Y como lo ha hecho tanta gente que no sale en las noticias, cuyas vidas pueden pasar desapercibidas para gran parte de la humanidad, pero no para aquellos a los que ofrecieron lo mejor de sí mismos. En el fondo, eso es ser misionero.

En nuestra Congregación hoy celebramos la fiesta de una hermana que vivió así, Teresita Albarracín, una joven claretiana que murió con solo 19 años, cuyo lema era “Sonreír siempre”, pasara lo que pasara, y vivir desde la sencillez, centrada en el Dios de la Vida. Ojalá ella y todos los que nos han precedido, intercedan por cada uno de nosotros para que vivamos cada día de manera más sencilla, más humilde, más solidaria, más fraterna, más desde Dios…

Un abrazo grande para cada uno y mi oración.

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Batey Bienvenido, Manoguayabo, 22 de agosto de 2017

¡Hola a todos!

¿Qué tal estáis? Supongo que algunos aún disfrutando de las vacaciones y otros ya de vuelta a la vida cotidiana.

Aquí nos encontramos en el último caso, puesto que el curso escolar empieza en agosto. De hecho, el personal de nuestra escuela está trabajando desde principios de mes y hoy ya se han incorporado los alumnos.

Yo llevo una semana por aquí. Estuve en España visitando a mi familia y, de ahí, me fui a Roma, para participar en el Capítulo General de mi Congregación. Toda una experiencia. Eso sí, ha habido de todo en el tiempo que he estado fuera. Cosas muy buenas, porque el reencuentro con los míos siempre lo es. Pero también ha habido momentos difíciles, por diversos motivos.

Uno de ellos es que, estando allá, me llegó la noticia de la muerte de Roberto, el chico del que os hablaba casi al final de mi última carta. Yo era consciente de que no le iba a aguantar el cuerpo hasta que yo volviera pero, aún así, la noticia fue muy dolorosa. Todavía estos días, caminando por el batey o al entrar en la casita donde damos las clases de alfabetización, pienso que me lo voy a encontrar en cualquier momento. En fin, ya está descansando. Luego ha habido cosas a las que me cuesta adaptarme cuando estoy en el primer mundo. Puede parecer una tontería, y quizá no lo entienda quien no haya vivido al menos una experiencia misionera en algún lugar pobre, o simplemente haya pasado necesidad. Pero el hecho de ver cómo la gente gasta el dinero en caprichos y cosas innecesarias, o cómo se desperdicia la comida en tantos bares y probablemente también en muchas casas, o la cantidad de lámparas que hay en una simple tienda y el despilfarro de energía que eso supone… bueno, me hace pensar en el hambre que pasa aquí la gente o en cómo se alumbran con velas cuando las tres o cuatro horas de luz que nos dan llegan en el día y no en la noche. Ya digo, puede que os parezca una exageración, pero el mundo está tan mal e injustamente repartido, que me duele profundamente. Bueno, el caso es que reconozco que ya tenía ganas de volver al batey y reencontrarme con mi gentecilla. Y si yo tenía ganas, se ve que la gente tenía más ganas aún de que yo volviera. Ha sido y está siendo muy bonito sentirme tan bien acogida, recibir tantas sonrisas, besos y abrazos cuando me ven.

De la semana que llevo aquí, no puedo contaros mucho. Entre limpiar y acondicionar de nuevo la casa y preparar lo de la escuela se me ha ido un tiempito. He visitado algunos enfermos y me he reunido con las maestras de alfabetización para ir poniendo en marcha el nuevo curso. De hecho, esta tarde hemos empezado a recoger las inscripciones para este año. Afortunadamente, hay al menos 8 niños de los que teníamos el año pasado que han conseguido inscripción en la escuela pública, por lo que podemos admitir a otros nuevos. Mañana seguiremos inscribiendo y volveré a reunirme con las maestras para empezar a organizar los grupos y planificar. En este curso se incorporarán a la comunidad otras dos hermanas. Cuando lleguen, ellas llevarán la parte de la que yo estaba encargada en la escuela estos últimos años. Por tanto, aunque tengo otras obligaciones congregacionales, confío poder contar con algo más de tiempo para dedicarme a los enfermos y a las clases de alfabetización, e incluso comprometerme a darles alguna asignatura nueva, como inglés y alguna otra.

Y respecto al proyecto Sin Papeles No Soy Nadie, no paro de recibir llamadas de la gente para venir a verme, pero lo estoy frenando un poco porque tengo un problema grande. Se trata de que, al dejar mi trabajo en nuestra escuela, pierdo mi oficina y, por tanto, el lugar en el que atendía a toda esta gente dos tardes a la semana.

Ayer, después de misa, me estuve pateando el batey buscando algún local pequeño para alquilar. Seguí por la tarde. Y hoy, al terminar de inscribir, también. Lo que encuentro barato son casitas de madera y uralita, pero eso no me sirve porque cualquiera las puede abrir de dos patadas, y es una responsabilidad grande dejar ahí los documentos de la gente. Por tanto, ando buscando algo construido con block y con puerta segura, pero todo lo que hay es más caro. Y si no es tan caro, está bastante escondido o en una zona demasiado ruidosa. Ayer fui a preguntar a un señor, amigo de la comunidad desde hace mucho, que acababa de construir un par de locales cerquita de casa y sabía que los alquilaba. Llegué tarde porque justo los alquiló la semana pasada. El buen hombre me dijo que, si le daba 15 días, se ofrecía a construir otro local en la parte de arriba y me lo alquilaba por un precio de ganga. Pero se ve que la suerte no me acompaña, puesto que esta mañana me ha dicho que lo ha llamado el ingeniero para ofrecerle un trabajo bueno de un par de meses, así que, al aceptarlo e irse lejos, no puede hacer la construcción.

En fin, habrá que seguir buscando sin desesperarse. Estoy segura de que, si Dios quiere que siga adelante con este proyecto, algo encontraré. Os contaré los resultados en la carta del próximo mes.

Hasta entonces, un abrazo grande y todo mi cariño,

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana

Desde Venezuela

Es verdad que hay personas que por naturaleza mantienen una actitud positiva que les permite establecer relaciones saludables y generar una mejor convivencia.  A esto se le suele valorar como empatía.

Pero cuando nos situamos en el plano cristiano estamos invitados a dar un paso más hacia la fraternidad y esto es posible porque el Señor nuestro, Jesucristo, nos capacita para ello. Entonces nuestros ojos sanados van dejando de ver extraños para ver hermanos.

Y todo no queda allí, en el Seguimiento del Señor siempre hay un paso más hacia adelante. Y el siguiente es unirse con otros que también han dejado que el Señor les ensanche el corazón para dar cabida, sobre todo, a sus hermanos más pequeños. Y es un signo de la presencia del Señor la cantidad de ONG que desde sus integrantes están en constante vigilancia para apoyar a los más frágiles de esta tierra.

 “El Señor le dijo: -He visto la opresión de mi pueblo … he oído sus quejas …, me he fijado en sus sufrimientos…Y ahora, anda, que te envío” (Ex. 3,7.10).

“Porque tuve hambre y me dieron de comer, tuve sed y me dieron de beber, era emigrante y me recibieron, estaba desnudo y me vistieron, estaba enfermo y me visitaron, estaba encarcelado y me vinieron a ver… Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, sediento y te dimos de beber, emigrante y te recibimos, desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado y fuimos a visitarte? El rey les contestará: Les aseguro que lo que hayan hecho a uno solo de éstos, mis hermanos menores, me lo hicieron a mí.” (Mt. 25, 35 – 40)

Jesús actúa, según ve al Padre y nosotros actuamos según vemos a Jesús. Esa es la dinámica.

Como Claretiana es para mí muy alentador que Korima esté oyendo el clamor que sale desde Venezuela, escuche nuestras quejas, se fije en nuestros sufrimientos, y oiga al Padre que dice: “anda que te envío”.

La situación del país es de permanente decadencia.

En lo económico hay que apuntar que la inflación es cada vez mayor generando una rápida devaluación de la moneda. Expropiación de empresas. Control de divisas. Los precios de los alimentos, productos higiénicos y otros artículos están fuera del alcance de las mayorías por sus altos costos.

En el área educación las universidades están paradas y los colegios privados, sobre todo de religiosos están siendo controlados a través de la presencia permanente de supervisores y obligados a recibir y funcionar de acuerdo a sus lineamientos. Es cada vez mayor la ausencia (o numerosas inasistencias) de los estudiantes de las aulas escolares por falta de dinero para inscribirse, falta de útiles, de uniformes y de alimentos.

En el campo social. Pérdida de valores. Hay mucha inseguridad: asaltos a mano armada a cualquier hora del día, dentro y fuera de la casa; especulación, sobornos, corrupción, expropiaciones, invasiones. Separación de la familia por causa de la emigración. Un número significativo de jóvenes se ha ido del país, otros están en la denominada resistencia y otros en las cárceles. Las nuevas generaciones no tienen campo de proyección. No hay posibilidad de ascenso social. Sólo la participación activa en el partido de gobierno abre puertas de progreso para algunos. Atentado a los DDHH, cierre de medios de comunicación, control de servicios como internet…

Y el área salud pasa por la peor de las crisis. Los hospitales sin recursos. Para una intervención quirúrgica el paciente sólo cuenta con el médico y el quirófano (ahora con frecuencia contaminados), recibe una lista de implementos para su operación, además de todas las pruebas de laboratorio. No se consiguen las medicinas, especialmente para tratamientos como cáncer, diabetes, tensión alta, problemas cardiacos, …también suelen faltar reactivos para pruebas químicas.

Aumenta la proliferación de enfermedades que habían sido erradicadas del país. La desnutrición es cada vez mayor

Toda esta realidad lleva a estados psicológicos preocupantes: depresiones, incertidumbre, ira, violencia, desesperanza…

Estamos trabajando para mantener las motivaciones altas, por encima de todo. La Iglesia ha tomado posturas definidas a favor del pueblo que sufre. Sobre todo, en las parroquias se está atendiendo desde lo psicológico y espiritual. Las ayudas materiales, como alimentos y medicinas, son cada vez más precarias. Por eso andamos en busca de recursos que nos ayuden a solventar algunas situaciones, especialmente en las zonas donde realizamos nuestra misión.

El agradecimiento a Korima que pone su corazón en Venezuela y desde sus posibilidades nos ayuda. En este momento nos sentimos muy apoyadas con el financiamiento del proyecto “Juntos a favor del acompañamiento escolar y familiar de estudiantes con Dificultades para el Aprendizaje y/o Trastornos de Conducta”. Igualmente, con el apadrinamiento de 5 estudiantes.

El año escolar comienza en septiembre, ya en el mes de julio se realizaron inscripciones. Ahora es el tiempo de adquirir los útiles escolares y comprar uniformes. Para quienes trabajamos en la docencia es el momento de comprar recursos para el aula, en mi caso un aula especial en la que este año podré tener algunos implementos adquiridos con el apoyo económico de Korima.

Desde nuestra oración encomendamos todos los proyectos solidarios que tienen entre manos. El Señor les recompense con muchos benefactores para que lleguen a tantas realidades a las que el Padre les dice: “Y ahora, anda, que te envío” …

Desde Venezuela,

Hna. Marisol Bonier Torrealba.

Misionera Claretiana

17 de agosto de 2017

 

 

 

 

CARTA DESDE MANOGUAYABO

Manoguayabo, 16 de noviembre de 2014

Queridos amigos:
Un saludito lleno de cariño desde esta parte del mundo. Parece increíble que ya estemos a mediados de noviembre, ¿verdad? El tiempo pasa volando…
Espero que todo os vaya bien. Por aquí, la vida transcurre con su cotidianeidad habitual. Bueno, la verdad es que tenemos buenas nuevas en el Batey, y es que por fin nos han asfaltado las calles, al menos las principales. ¿Recordáis que empezaron a hacerlo en enero? Pues quedó el proceso a medias y, lógicamente, no sirvió para nada, porque a los pocos días ya estaba todo estropeado. Se ve que no terminaron de pagar al ingeniero que estaba encargado de la obra y por eso se paralizó. Pero deben haber llegado “los cuartos”, porque la semana pasada volvieron a rellenar y asfaltaron, ¡por fin! Ahora el barrio parece otra cosita, al menos, como digo, las zonas principales, porque las calles secundarias siguen estando como siempre. Esperemos que el buen aspecto dure al menos un tiempito y que la gente colabore con la limpieza y el buen trato al pavimento.

calle asfaltada
Además de eso, aquí, en República Dominicana, noviembre se considera el mes de la familia, creo que ya os lo comenté el año pasado por estas fechas. Son muchas las actividades que, desde la Iglesia Católica, se organizan en torno a la familia. Todo bueno, y necesario, especialmente por la realidad que existe en el país, en el que es demasiado frecuente encontrar hombres con hijos de varias mujeres, padres y madres que abandonan o no cuidan a sus hijos… y otras muchas situaciones que claman al cielo e inciden de manera negativa en la sociedad y, de manera especial, en la población infantil, que siempre es la que más sufre estas circunstancias.

15 Vulnerabilidad de la infancia
Por la parte que me toca, desde la Pastoral Social, seguimos haciendo todo lo posible por mejorar la situación de las familias más vulnerables del Batey. Como siempre, hemos estado repartiendo las bolsas con alimentos básicos, a unos de manera mensual, a otros de manera quincenal porque necesitan más, y a otros incluso semanalmente. También son muchas las medicinas que hemos repartido, especialmente vitaminas y antigripales que hemos conseguido gracias a la generosidad de unos donantes. Afortunadamente, para el próximo sábado estamos organizando una actividad en la que vamos a poder vacunar a unas 200 personas contra la gripe. Seguro que más de uno piensa que es un poco tarde a estas alturas, pero es cuando han llegado las vacunas… Lo importante es que podemos hacerlo y va a ser un gran bien para el barrio, porque aquí la gente se agripa con dos gotitas de agua que caen.
Además de esto, en lo que llevamos de mes estamos ayudando a varias familias a gestionar el tema de sus papeles. Se trata de población haitiana que ha ido llegando, algunos con su cédula o con el pasaporte haitiano, pero la mayoría sin ningún papel que acredite su identidad. Con el plan de regularización que se está llevando a cabo en el país, es el momento de aprovechar, pero aún así las cosas no son fáciles, porque los requisitos son demasiados para algunos de ellos. Eso, por no hablar de la falta de organización que existe. Para que os hagáis una idea, un día fui con un chico, que tiene mujer y tres hijas. Ninguna de las tres tiene acta de nacimiento y, por lo tanto, “es como si no existieran”. Él tiene solamente acta de nacimiento haitiana, pero su mujer, ni eso. Para poder registrar a las niñas, el primer paso es que ellos estén documentados, así que empezamos por ahí. Fuimos donde nos dijeron que teníamos que ir, pero cuando llegamos y preguntamos nos dijeron que no era allí sino en el consulado de Haití. Fuimos al consulado –que quedaba lejos de donde estábamos- y de ahí nos mandaron a otro sitio, también lejano de donde estábamos (y si incido en el tema de la lejanía es porque no solo supone dedicar mucho tiempo, sino también gastar dinero en el transporte). En ese sitio nos asustamos, porque había unas colas inmensas, pero estuvimos poco tiempo porque al preguntar nos dijeron que antes de ir allí teníamos que ir a otro sitio. Cuando llegamos a ese último lugar, donde también había unas colas aplastantes, nos dijeron que tanto él como ella podían hacerse su pasaporte allí, por el “módico” precio de 1.100 pesos (unos 20 euros), que para nosotros puede parecer poco, pero para esta gente, que no tiene para comer, es mucho. La cuestión es que quien lo tramita ahora, no recibe su pasaporte hasta finales de febrero. Y para tramitarlo hay que hacer filas que están durando dos días. Tal como lo cuento. La gente va un día, temprano, pasa el día haciendo cola, duerme allí mismo en el suelo, pasa otro día haciendo cola y, con suerte, al segundo día llega al mostrador donde atienden. Puede sonar increíble, pero es así de cierto. El caso es que aquel día que os contaba, después de pasar cinco horas de aquí para allá, volvimos a casa con información pero sin haber llegado a gestionar nada.
Claro que, como en todas partes, funciona el mercado negro. Una semana después nos enteramos por casualidad que, en ese mismo sitio, si conoces los contactos oportunos, te pueden llevar por un pasillo a través del cual llegas a un cuartucho en el que está una persona que te hace las gestiones por 2.500 pesos (algo menos de 50 euros) y, según me han dicho, supuestamente tienes el pasaporte en tres semanas. Pero eso no está al alcance de todos, sino solo de los afortunados que consiguen el contacto y que pueden reunir esa cantidad de dinero. Y también hay otra posibilidad, que es viajar a Santiago, al sitio donde hacen los pasaportes, pagar 80 dólares y volver a las tres semanas a recogerlo. La pena es que ambas opciones son poco viables para el común de la gente que anda sin papeles y, sobre todo, “sin cuartos”. Y conseguir el pasaporte y el acta de nacimiento es solo el primer paso, luego hay que conseguir una carta de la junta de vecinos y legalizarla en el ayuntamiento, una carta de antecedentes penales, un acta de legalización de convivencia firmada por un abogado, un certificado de estudios, una carta de trabajo, un recibo de compra o el contrato de alquiler de la casa donde viven, el papel del hospital de los hijos… La carta de antecedentes penales sé que cuesta 350 pesos, de lo demás no tengo aún idea. Pero, como siempre, para todo se necesita dinero. Es la pescadilla que se muerde la cola.
De cualquier manera, se van abriendo caminos, lentos, pero caminos al fin y al cabo. Es cuestión de recorrerlos con paciencia y con esperanza. Y reconozco que acompañar el camino de estos hermanos es una gozada que forma parte de mi vida cotidiana. Porque cualquier cosa que se pueda hacer por intentar que vivan con la dignidad que merecen, alegra el corazón y genera esperanza, en ellos y en mí.

15 foto con Chelina
El evangelio de hoy es el de los talentos. Cuando lo meditaba esta mañana, pensaba en la cantidad de talentos que mucha gente posee y que quedan desaprovechados por las circunstancias que les toca vivir. Porque no es lo mismo que uno desaproveche los dones que Dios le ha regalado por pereza o por miedo, a que no los ponga a rendir porque realmente no tiene opción a ello. Por eso creo que es fundamental que todos ayudemos, en la medida de nuestras posibilidades, a que cualquier persona pueda vivir una vida lo más digna posible, a que todos aquellos con quienes nos relacionemos se sientan reconocidos, valorados, amados… independientemente de su raza, su condición social o económica, incluso de su pasado, su temperamento… Todos hemos recibido muchos dones y son para ofrecerlos al mundo. Pero el mejor don es el de nuestra persona. Por eso, lo mejor que podemos ofrecer a los demás es a nosotros mismos, nuestro tiempo, nuestra alegría, nuestro estar ahí para ellos cuando nos necesitan. Creo que una de las cosas más bonitas que alguien nos puede decir es que somos un regalo de Dios para él o para ella. Sinceramente, no sé si hay un piropo mejor. Por eso quiero terminar la carta de este mes invitándoos a ser regalo de Dios para los demás, a transmitir con vuestra vida esa ternura, esa compasión misericordiosa y ese deseo de justicia verdadera que caracterizan al Dios del que nos habló Jesús. Así, experimentaremos lo que dice el final del evangelio de los talentos, “al que tiene se le dará y le sobrará”. Porque solo cuando ponemos nuestros talentos al servicio de los demás, es cuando se multiplican, cuando experimentamos en nuestra vida que podemos llegar a mucho más de lo que nunca hubiéramos soñado.
Un abrazo grande para cada uno y hasta el próximo mes.

Lidia Alcántara Ivars, misionera claretiana