• NUESTRA WEB

  • MEMORIAS

  • BOLETINES

  • REDES SOCIALES

  • Anuncios

LUZ NOGUEIRA

Madrid 25/5/2012

Para todos los hermanos de Luz del Mundo, Hermandad de San Esteban, Sta. de Rivas Monzón, Hermana Superiora de Regina Mundi, Grupo Matondo de Granada, Margarita y Raúl, Sr. Don Eutropio, Sr. Don Francisco Álvarez y demás hermanos de buena voluntad que tanto nos ayudan.

Muy queridos hermanos: Espero y deseo se encuentren bien.

Supongo en vuestro poder mi carta de 18/4/2012 en que os contaba mi viaje a Madrid y mi estado de salud. Gracias a Dios me voy recuperando bastante bien. Con mucho cariño os recuerdo siempre. Y una vez más os doy las gracias por todo lo que hacéis por nosotras.

Las hermanas del Congo me llaman algunas veces y me dicen que vuestros donativos van llegando para el “vaso de leche” de nuestro centro nutricional y centro de salud.

He visto en la televisión algunos reportajes de Misioneros por el Mundo. Me han gustado mucho, sin embargo otros me han parecido tristes, cuando nos muestran las terribles enfermedades de nuestro querido Continente. Todo es verdad, pero también hemos de demostrar que gracias a Dios y a vosotros han cambiado mucho las cosas. Me explico: Hemos erradicado muchas enfermedades gracias al Amor que sentimos por este pueblo y a la constancia de salir por los poblados, vacunando y enseñando a los hermanos muchas cosas de higiene y de primeros auxilios que han permitido salvar muchas vidas.

Recuerdo cuando en el año 1968 llegué por primera vez a la misión de Mutila. Los domingos durante la misa, veía entrar a la gente, caso todos descalzos, con ropas viejas y sucias, que a pesar de ello no les quitaba su dignidad, y os confieso que sufría distracciones en la misa contando a los que iban calzados con esas universales sandalias de goma. Como esto, os podría contar muchas cosas… pero creo que con un ejemplo basta. Al cabo de los años todo fue cambiando, y a día de hoy es al contrario. ¡Ya es algo! En lo que toca a las enfermedades, mucha es nuestra alegría, ya que hemos erradicado muchas enfermedades pulmonares, cólera, fiebre amarilla, tétanos… y hemos mitigado las infecciones.

Las mamás siempre, ¡siempre!, llevan agua en sus botellas, calabazas y utensilios para dar de beber a sus hijos, sobre todo en las epidemias de diarreas. Verdadero milagro, ya que sus creencias no lo permitían. A estas mamás les hemos enseñado cómo se hace el suero oral, ya que tienen todos los elementos para fabricarlo: sal, azúcar, bicarbonato y limones. Así que no les faltan los productos, lo cual es un gran adelanto.

Bendigo las veces que fuimos por los poblados semanas tras semanas. Qué lejos quedan las insolaciones, el cansancio, las lluvias, nuestro viejo coche, en el que teníamos que dormir, y en la selva o en chabolas de paja… junto con nuestras propias limitaciones. Cuando vemos los niños reír, jugar y crecer, qué lejos y qué cerca queda todo. ¿Qué nos quedó? Un calor en el corazón y un deseo de seguir luchando. Nos queda mucho por hacer para la malaria, el paludismo, la tuberculosis, la meningitis siempre latente y la enfermedad del siglo: el SIDA… Pienso que de la misma forma y con la ayuda de todos, venceremos. La ciencia va adelante cada vez más y saldrán nuevas vacunas para combatir.

Hermanos, luchemos todos juntos como lo hemos hecho durante tantos años y con tanta ilusión. Sin cansarnos de repetir “Señor, que yo viva para que Tú vivas”.

Un fuerte abrazo de vuestra hermana.

Mª Luz Nogueira, misionera claretiana.

SUS OTRAS CARTAS:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: